A pesar de que la Semana Santa ya ha comenzado y las torrijas son un postre de cuaresma, aún estamos en época de comer este dulce típico. En algunos puntos de España, esta semana es una de las más importantes del año; tanto por los encuentros familiares, como por la devoción cristiana y la alimentación típica. Las torrijas y los pestiños son recetas bastante calóricas, que normalmente van cargadas de azúcares añadidos. Es por eso que la mayoría de las personas que se cuidan, evitan a toda costa estos postres.

Torrijas sí, pero saludables

No tienes por qué dejar de degustar un dulce típico de una fecha señalada, tan solo debes realizar una receta saludable. En esta ocasión, ni azúcares añadidos, ni baños de miel. Vas a notar que el gusto es muy similar a las tradicionales y te sentirás menos culpable al «pecar» en la dieta. Lógicamente, es un postre calórico, que engorda igual que la receta que nuestras abuelas hacen. Lo que buscamos es alimentos con menos calorías, grasas saturadas y azúcares extras.

Hay quienes conocen este dulce por ser parecido a las tostadas francesas. En este caso, usamos el aceite de oliva virgen extra para sellar la mezcla de la leche y el huevo.

Ingredientes

  • 6 rodajas de pan de molde
  • Leche (elegir al gusto)
  • 1 Huevo
  • Canela al gusto
  • Esencia de vainilla
  • Edulcorante líquido

Preparación

Calentamos la leche

En una olla pequeña, calentamos la leche con el edulcorante, la canela y la esencia de vainilla. Una vez que esté bien mezclado todo, dejamos que repose en un plato hondo.

En un plato...

Batimos el huevo.

Empapamos las rebanadas de pan

De una en una, vamos mojando las rebanadas de pan en la mezcla de la leche y luego en la del huevo.

¡A la sartén!

Una vez bien empapadas, les damos un "vuelta y vuelta" en la sartén para que queden doradas.

Espolvoreamos canela al gusto, ¡y a disfrutar!

Puntúa esta receta
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0%