Tener algo de tiempo libre siempre es beneficioso para cuidar nuestra alimentación y dedicar un ratito a cocinar platos saludables. Los postres son la parte favorita de muchos de nosotros, además de ser un entretenimiento para muchos niños. Sabemos que el chocolate siempre se lleva la palma en cuanto a dulces, ¿pero alguien se olvida de la tarta de queso?

Hoy te enseñamos una receta para preparar una cheesecake con pistachos. Lo más sorprendente es el color verde que obtenemos de resultado. Hay quienes aman seguir una alimentación similar al arcoíris (variada en frutas y verduras, bien colorida), por lo que este postre no puede faltar.

Alto contenido en proteína y sin azúcar

Meternos en la cocina no implica utilizar ingredientes «de toda la vida», con harinas refinadas o grandes cantidades de azúcar. Comer saludable también es divertido y sabroso. En este caso no utilizaremos azúcar añadido, ya que los dátiles aportarán ese dulzor de manera natural.

En cuanto a la proteína, no cabe duda de que es una tarta de queso muy proteica gracias a la presencia de queso batido 0% y la ricotta. Por lo que se vuelve una genial idea para deportistas que quieren saciar el antojo dulce después de entrenar.

Te dejamos otras opciones de tarta de queso, que seguro que te encantarán:

Ingredientes

  • 360 gramos de pistachos
  • 110 gramos de dátiles
  • 320 gramos de queso batido 0%
  • 200 gramos de ricotta
  • 2 cucharadas de aceite de coco
  • 7 láminas de gelatina neutra
  • 100 ml de leche o bebida vegetal

Preparación

Preparamos la base

Trituramos 120 gramos de pistachos. Cuando lo tengamos listo, añadimos 50 gramos de dátiles y las 2 cucharadas de aceite de coco.

Cubrimos con esta masa el fondo del molde, presionando con los dedos.

Lo metemos en el congelador unos 10 minutos.

Pasamos al relleno

Hidratamos en agua (o en infusión) 60 gramos de dátiles, durante 10 minutos.

Trituramos 240 gramos de pistachos. Añadimos el queso batido, los dátiles y la ricotta.

Hidratamos las gelatinas en agua fría durante 5 minutos. Luego las disolvemos en leche caliente (sin que llegue a hervir). Después, las añadimos a la mezcla anterior y mezclamos todo.

Vertemos sobre la base

Vertemos el relleno sobre la base. Lo metemos todo en el frigorífico durante unas 3 horas.

Puntúa esta receta
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
35%