La tarta de calabaza es todo un clásico en la repostería estadounidense, sobre todo cuando se acercan las fecha de Halloween. En España tenemos la suerte de poder comer calabaza durante todo el año, por lo que deberíamos introducirla de manera frecuente en nuestra alimentación. Si has pinchado en esta receta es porque te encanta el dulce y quieres conocer una versión saludable del famoso postre. Pero, antes de pasar a las instrucciones, te quería recordar la versión de la Nutella de calabaza que hicimos hace unos meses.

¿Por qué usar calabaza en los postres?

A pesar de que puedas estar temiendo que tu tarta sepa de manera extraña, te aseguro que la calabaza no aporta ningún tipo de sabor. Al igual que sucede con las zanahorias o el boniato. Personalmente, me encanta usar esta hortaliza por la cantidad de nutrientes que aporta. Es rica en especialmente de betacaroteno (vitamina A), vitamina B, C, E, ácido fólico, potasio, fósforo, magnesio, hierro y cinc.
Además contiene muy pocas calorías y es perfecta para gozar de una buena salud digestiva.

Su consumo nos aporta hidratos de carbono de primera calidad, y en esta receta te va a sorprender los pocos ingredientes que utilizaremos. Asimismo, es necesario que prestes atención al porcentaje de cacao que está presente en el chocolate (te recomiendo mínimo un 80%). Cabe destacar también que las cantidades están pensadas para un molde de 23 centímetros de diámetro y que dará para unas 8 porciones. 

Ingredientes

  • 80 gramos avellanas o nueces naturales
  • 60 gramos copos de avena
  • 400 gramos de calabaza
  • 22 dátiles
  • 100 gramos de chocolate con 90% de cacao
  • 200 ml aproximadamente de bebida de avena, leche u otra bebida vegetal
  • Gelatina neutra

Preparación

Cocinamos la calabaza

Cortamos la calabaza en trozos pequeños y la metemos en el horno durante 30 minutos (o hasta que estén hechos) a 250º con calor arriba y abajo.

Preparamos la primera mezcla

Trituramos las avellanas (o nueces), los copos de avena y 11 dátiles hasta conseguir una textura arenosa y compacta.

Vertemos en el molde

Engrasamos un poco el molde con unas gotas de aceite de oliva virgen extra. Vertemos la mezcla anterior sobre el molde y guardamos en la nevera.

Hacemos una segunda mezcla

Trituramos la calabaza asada con los otros 11 dátiles y 50 ml de agua hasta que quede una textura de puré.

Hervimos la gelatina

Hervimos la bebida de avena o leche con nuestra gelatina. Sigue las instrucciones del fabricante.

Añadimos el chocolate y la calabaza

Una vez que se ha cocinado nuestra gelatina, pagamos el fuego y añadimos el chocolate negro hasta que se derrita. También metemos la mezcla de calabaza.
Mezclamos bien y, en caso de que sea necesario, añadimos un poco de bebida de avena hasta lograr una textura cremosa.
La vertemos esta nueva mezcla sobre el molde y la metemos en el frigorífico al menos 6 horas. También puedes dejarla toda la noche.

Puntúa esta receta
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0%