Salmorejo saludable y delicioso

Salmorejo saludable y delicioso

Sofía Pacheco

El salmorejo es una de las comidas más típicas de España, sobre todo el salmorejo cordobés. Una receta súper sencilla de hacer, muy saludable y muy nutritiva. En solo 30 minutos podemos estar tomándonos un salmorejo típico lleno de vitaminas y minerales.

Las verduras deben ser la base de nuestra alimentación y en la actualidad hay decenas de recetas que facilitan el consumo de verduras de todo tipo. Por ejemplo, el gazpacho y el salmorejo son dos cremas ricas en nutrientes que nos ayudan a aumentar la dosis de verduras diarias.

A lo largo de este texto, vamos a ver por qué el salmorejo es una receta saludable; las calorías que tiene; cómo podemos acompañarlo, cómo podemos conservarlo en la nevera 3 días y algunos consejos para que sea el mejor salmorejo de nuestras vidas

La receta del salmorejo es de lo más clásico que hay en nuestro país. Hoy vamos a aprender a hacerla para conseguir un plato delicioso, nutritivo, y muy rápido de conseguir. Una vez que la hagamos, querremos repetirla varias veces por semana, ya que no tiene ningún misterio ni tampoco se necesitan ingredientes muy extraños.

Esta receta crece bajo nuestros pilares fundamentales, que son crear una receta rápida y saludable, con ingredientes 100% naturales, económicos y fáciles de encontrar.

¿Por qué es una receta saludable?

Es muy fácil responder a esta pregunta, y es que se trata de una receta con ingredientes 100% naturales y bajos en calorías. No solo eso, sino que son todos ingredientes de origen vegetal y el aceite es AOVE. El problema llega cuando decoramos el salmorejo, ya que la tradición indica que podemos ponerle huevo duelo y jamón serrano.

El huevo sabemos que es muy saludable, tanto para deportistas como para todos, incluso para los animales, pero el jamón, a pesar de ser de calidad, tiene muchas grasas y muchas calorías innecesarias para esta receta.

En total, el salmorejo tiene unas 350 kilocalorías. Esto es poco comparado con las calorías máximas que un adulto debe consumir al día que están entre las 1.800 y las 2.100 kilocalorías.

Lo mejor del salmorejo no es que engorde poco o mucho, sino su valor nutricional y es algo que veremos a continuación. Vamos a desmigajar sus ingredientes principales para saber qué nos aportan.

Qué aportan sus ingredientes

Para empezar, la receta del salmorejo es facilísima, tan solo tenemos tomates, ajo, pan, aceite de oliva virgen extra y sal. Vamos a ver qué nos aportan los tomates y el ajo, como ingredientes principales.

Por su parte, cada 100 gramos de tomates nos aportan 18,12 kilocalorías, 1 gramo de proteínas, 0,11 gramos de grasas, 3,5 gramos de hidratos de carbono, nada de colesterol y 1,40 gramos de fibra. Con respecto a las vitaminas y los minerales, tenemos vitamina A, B, C y E, y sodio, hierro, calcio, magnesio, zinc, cobre, potasio y fósforo.

Salmorejo fit

Cada diente de ajo (5 gramos) aporta a nuestro organismo 4 kilocalorías, 0,2 gramos de proteínas, nada de grasas, nada de colesterol, 0,9 gramos de hidratos de carbono y nada de fibra. Como vitaminas tenemos A, B, C y E, y los minerales son calcio, hierro, yodo, magnesio, zinc, sodio, potasio, selenio y fósforo.

Con respecto al aceite de oliva, ya lo veremos en el apartado de trucos para mejorar la receta, y es que es necesario que sea un aceite de oliva virgen extra de calidad y suave. El AOVE aporta al organismo 884 kilocalorías por cada 100 ml, 92 gramos de grasas, vitaminas E y K, y minerales calcio, hierro y potasio. Se trata de un alimento muy saludable y que debemos consumir con cierta asiduidad, pero sin excesos.

Cómo conservar el salmorejo

Llegados a este punto, cabe decir que nuestra receta está enfocada a 4 raciones. En el caso en el que queramos más, habría que aumentar la cantidad, pero si queremos solo dos raciones, hay que dividir entre 2 las cantidades que especificamos al final del texto.

Sea como sea, es bastante probable que, sobre salmorejo, por lo que habría que ser precavidos y saber dónde guardarlo. Nosotros siempre recomendamos usar un tupper de cristal que esté limpio y seco y una tapa con cierre hermético. De esta forma conseguiremos conservar la comida por un máximo de 3 días, ya que más tiempo de esas 72 horas no podemos prometer que el alimento esté en perfectas condiciones.

Otro consejo es manipular el contenido del tupper solo con un utensilio limpio, y no comer directamente desde el tupper, salvo que nos comamos todo el contenido.

Este mismo tupper también nos sirve para congelar en el caso en el que nos haya sobrado mucha cantidad. Recordemos que una vez que se descongele, no podemos volver a congelar, ya que el alimento tendrá microbios activos y al volver a congelar estamos duplicando esas bacterias.

Trucos para el salmorejo perfecto

Si queremos conseguir un salmorejo que deje con la boca abierta a nuestra pareja, a nuestra madre o a quien queramos, entonces habría que seguir a raja tabla la receta que dejamos al final del texto. Aparte de tener en cuenta estos consejos básicos con los que conseguiremos ese toque diferenciador.

Aunque esa receta está comprobada por nosotros mismos, hay una serie de consejos que pueden mejorar la receta. Por ejemplo, si queremos que el salmorejo sea para beber, bastará con agregar más cantidad de agua hasta que quede tan fluido como queramos.

Otro consejo es la elección de los tomates, y es que en el mercado hay varios tipos diferentes y los mejores para el salmorejo son los tomates peras y hay que echarlos en trozos, sin piel y sin pepitas. El aceite de oliva tiene que ser virgen extra de muy buena calidad y de toque suave.

Algo importa es el pan, lo más tradicional es usar telera cordobesa, pero es un tipo de pan que no encontraremos en supermercados, solo en panaderías muy específicas. Si no damos con este tipo de pan, podemos usar pan de trigo blanco. Otra opción, para que sea más saludable es usar pan de hogaza con masa madre, pero eso ya lo dejamos a elección de cada uno.

Dificultad Facil
PlatoÚnico
Tiempo30 minutos

Ingredientes

  • 1 kilo de tomate pera
  • Medio diente de ajo
  • 2 o 3 rebanadas grande de pan con mucha miga (sin corteza)
  • Media taza de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de vinagre de Jerez
  • Sal al gusto

Preparación

Triturar los tomates
Los tomates deben ser triturados sin piel ni pepitas. Triturara hasta que sea un puré rojo. Lo volvamos en un bol. Retiramos la miga de las rebanadas y dejamos que se empape en ese puré de tomate.
Picar ajo con sal
Debemos picar el ajo y mezclarlo con la sal hasta conseguir una especie de pasta. Agregamos esto al bol donde está el tomate y el pan.
Triturar la mezcla
Todo lo que hay en el bol, lo devolvemos al vaso de la batidora hasta que los ingredientes estén bien integrados. Agregamos el aceite de oliva y probamos por si hace falta marcar con sal.
Cocer los huevos
Dejamos enfriar la mezcla anterior mientras cocemos los huevos, después los pelamos y los troceamos. Servimos el salmorejo y decoramos con los huevos, el jamón o lo que queramos.
¡DEJA TU VALORACIÓN!
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0
¡Sé el primero en comentar!