Hummus de calabaza para untar en pan

¿Qué sucede si unimos las bondades de los garbanzos y de la calabaza? Pues que estamos ofreciéndole al cuerpo alimentos saludables y llenos de vitaminas y minerales esenciales. La receta del hummus de calabaza es muchísimo más sencilla de lo que se pueda llegar a pensar, solo hará falta dedicarle unos minutos más y tener a mano una batidora de vaso.

El hummus de calabaza no tiene ningún misterio. Si ya sabemos hacer hummus normal, podemos investigar y añadir casi cualquier ingrediente extra que nos dará ese toque especial. De hecho, los hummus más famosos son el de remolacha y el de pimientos rojos. Los hay hasta de frutos secos como pistachos. La clave está en elegir un ingrediente de sabor potente y que combine bien con la comida.

En este caso el hummus de calabaza es perfecto para untarlo en un pan con mucha miga y bordes crujientes y agregarle un chorrito de aceite de oliva y otros ingredientes como hojas frescas de canónigos, queso, y algunos frutos secos o semillas al gusto. Cuando lo probemos se va a convertir en nuestra merienda o brunch favorito.

¿Por qué es una receta saludable?

Este hummus de calabaza es una receta saludable, no solo por sus ingredientes de calidad y que son alimentos frescos, sino que en total es una receta baja en calorías. Tanto es así, que por cada 100 gramos de esta receta de hummus no logramos ni 30 gramos de calorías.

Podemos preparar esta receta en lugar de comprar los hummus ultraprocesados que vemos en el supermercado. Es cierto que nos ahorramos tiempo, pero en esta ocasión perdemos el control de los ingredientes y de las cantidades. Nosotros, al preparar la receta de forma tradicional, podemos controlar las cantidades de sal y otros ingredientes, como las especias que cada uno quiera echarle para darle ese toque picante y personalizar el hummus de calabaza.

Como hemos dejado caer, se trata de la receta tradicional de hummus de garbanzo, pero con el toque especial de la calabaza. Esta hortaliza de color naranja (aunque las hay de varios colores y formas según su variedad) es típica de octubre y con ella se pueden hacer infinidad de recetas, no solo por su sabor y textura, sino por sus nutrientes.

Una receta de hummus con calabaza

¿Qué beneficios extra aporta la calabaza?

Esta hortaliza es esencial en nuestra dieta. Aparte de su sabor y su fácil cocción, se trata de un ingrediente perfecto en multitud de platos, ya sean fríos o calientes. La calabaza puede tomarse en cremas, cruda con ensaladas, en salsas, con carne, como relleno, rallada, gratinada con otros ingredientes como pimientos y champiñones, se puede agregar a un plato de macarrones, etc.

Aparte de todas estas ideas, no puede faltar la receta de hoy que es le hummus de calabaza. Hemos querido destacar algunos de los beneficios de esta hortaliza para que todos entendamos por qué es tan importante agregarla a nuestra dieta diaria o semanal.

El hummus, principalmente está formado por garbanzos, aunque se puede hacer con otras muchas legumbres, pero en este caso habrá 400 gramos de garbanzos cocidos. Estos garbanzos nos aportan vitaminas del grupo B como la B3, B6 y la B9 (ácido fólico), también vitamina C, E y K. Los minerales que aportan 100 gramos de garbanzos son calcio, hierro, zinc, fósforo, magnesio, potasio y sodio.

Por su parte, la calabaza, también está igual de bien en cuanto a su composición nutricional. 100 gramos de calabaza diaria nos aportan vitaminas tan importantes como la vitamina A, C, E y varias del grupo B como B1, B2, B3, B6 y B9. Con respecto a los minerales esenciales encontramos potasio, fósforo, magnesio, calcio, zinc, hierro y sodio.

Necesitas todo esto para crear la receta

Para crear esta receta se necesitan algunos utensilios de cocina muy concretos, ya que, a pesar de la sencillez de la receta, es mejor usar material eléctrico que hacerlo de forma manual. Solo así lograremos la textura perfecta y conseguiremos una mezcla homogénea tras unir todos los ingredientes.

Para empezar, necesitamos un peso para poder calcular las cantidades de cada ingrediente de esta receta de hummus de calabaza. Necesitamos un sacabolas para vaciar la calabaza, aunque nosotros recomendamos comprarla ya troceada y limpia.

Por otro lado, también necesitamos un bol para el dejar reposar el hummus, un tupper de cristal con cierre hermético para conservar lo que sobre en el frigorífico, un horno con bandeja (no vale la rejilla) y una batidora, procesador de alimentos o Thermomix.

Aparte de todo esto, hay que tener los ingredientes que aparecen en forma de lista en el siguiente apartado. Cabe decir, que hay quienes preparan este tipo de humus para ocasiones especiales, por lo que usan la base de la calabaza como recipiente. Es otra idea que podría darle un toque casero y original a nuestra comida, para así sorprender a los invitados. También es útil para reciclar desperdicios y para concentrar el sabor y el olor a calabaza.

Conservación

Para conservar este hummus de calabaza, ya hemos dado una pista en el apartado anterior, y es que recomendamos un tupper de cristal con cierre hermético y guardarlo en el frigorífico. Ahora hay que tener en cuenta 2 cosas, el olor y el caldo que suelta la mezcla cuando reposa en el frigorífico.

Nosotros recomendamos no dejar este hummus más de 72 horas en el frigorífico, por el bien de nuestra salud. Y con respecto al caldo y al olor, si al abrir el tupper vemos un caldo amarillento tirando a transparente, no nos asustemos es natural de los ingredientes, pero el olor que salga de ese tupper será quien diga si el producto es apto para su consumo o no. Puede ser que la mezcla lleve solo 1 día en la nevera y ya se haya puesto malo.

Para evitar sustos y reducir el desperdicio de alimentos, recomendamos hacer solo poca cantidad, para que puede ser consumida en el mismo día en una sola comida. De esta forma evitamos indigestiones, gastroenteritis, vómitos y otras consecuencias por comer comida fuera de fecha o en mal estado de conservación.

Dificultad Facil
PlatoÚnico
Tiempo15 minutos

Ingredientes

  • 400 gramos de calabaza asada
  • 400 gramos de garbanzos cocidos
  • 2 dientes de ajo
  • 80 gramos de salsa tahini
  • 15 gramos de zumo de limón
  • 60 gramos de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de comino
  • 1 cucharadita de pimentón dulce

Preparación

Asar la calabaza y los ajos
Ponemos los trozos de calabaza y los dos dientes de ajo en la bandeja del horno. Agregamos un chorro de aceite de oliva virgen extra y sal al gusto. Horneamos a 180º durante 30 minutos con calor arriba y abajo.
Preparar el hummus
En el vaso de la batidora agregamos 300 gramos de calabaza asada, los 2 dientes de ajo asados, los 80 gramos de salsa yahini, los 15 gramois de zumo de limón, un chooro de aceite de oliva virgen extra, el comino y el pimentón dulce. Lo trituramos todoi hasta que quede una pasta fluida, pero no muy líquida ni muy espesa.
Decoramos el resultado
Volcamos la parte de la mezcla que vayamos a usar en un bol o en la calabza vaciada y agregamos especias, frutos secos, verduras picadas, o lo que queramos. El resto del hummus lo guardamos en la nevera durante un máximo de 5 días dentro de un tupper de cristal con cierre hermético
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0
¡Sé el primero en comentar!