¿Cómo hacer gazpacho saludable?

¿Cómo hacer gazpacho saludable?

Lifestyle

El gazpacho existe en nuestra tradición culinaria desde hace varias décadas, aunque en la actualidad han surgido diferentes recetas. A continuación encontrarás un gazpacho andaluz clásico, sencillo y con todos los nutrientes de todos los ingredientes. Además, aunque lleve pan, podemos retirarlo de la receta y así sería un gazpacho apto para celíacos.

Hacer un gazpacho es como reunir en un solo vasos casi todos los nutrientes que nuestro organismo necesita en un día. Una receta sencilla, rápida y llena de sabor. Además, podemos jugar con ella a nuestro antojo, llegando incluso a hacerla sopa, hacerla salsa o hacerla crema.

Seguro que nunca hemos probado aliñar una ensalada con gazpacho, pues ya hemos saltado la idea, ahora solo falta aprender a hacer gazpacho y aliñar nuestra ensalada con esa salsa en lugar de usar salsas ultraprocesadas cargadas de ingredientes innecesarios e insalubres.

La receta de hoy es rápida y muy saludable, solo necesitamos una batidora o una Thermomix (o similares) y un buen cuchillo para cortar los ingredientes. A lo largo del texto diremos qué otros utensilios necesitamos, sobre todo para la conservación de esta receta.

¿Por qué el gazpacho es saludable?

Es una comida, o primer plato muy saludable por varias razones y son las que vamos a contar a continuación. El gazpacho, normalmente es mejor hacerlo casero que comprarlo, pero sí es cierto que en el mercado ya hay multitud de opciones muy saludables y que solo tienen los ingredientes estrictamente necesarios.

Aunque, como viene siendo evidente, es mejor que lo preparemos de forma casera. Nuestra receta es muy saludable principalmente por 2 razones. La primera es que una ración de esta receta de gazpacho andaluz, solo tiene 160 kilocalorías, y la segunda razón, es que solo hemos usado ingredientes naturales y frescos.

No hay ningún ingrediente extra e innecesario. Además, la decoración la dejamos a elección de cada lector. Podemos usar rúcula, jamón, aceitunas negras, tomates troceados, rodajas de pepino, pescado, carne, quesos, etc.

A la hora de hacer nuestras recetas, nuestras premisas son el uso de ingredientes saludables, frescos, económicos y que se encuentren fácilmente en el supermercado.

¿Se puede hacer sin pan?

El gazpacho puede hacerse de múltiples formas, dependiendo de la receta que elijamos. Si queremos que sea fit y bajo en hidratos de carbono, aconsejamos hacerlo sin pan. Es mejor aprovechar la bondad de los tomates dulces, el aceite de oliva, el ajo, el pepino y los pimientos. Si queremos darle mayor espesor a esta sopa de tomate, podemos añadir zanahoria o calabaza. La sopa de gazpacho tradicionalmente se hace sin pan, lo que la convierte en un plato ligero y saludable.

Otras versiones populares usan más pimientos rojos (conocidos como salmorejo) o almendras (conocidos como ajoblanco). Aunque en esos dos platos, el pan suele ser un ingrediente principal para hacerlo más cremoso. No obstante, este gazpacho fit aporta muy pocas calorías y muchas vitaminas.

¿Qué aporta este gazpacho?

Los ingredientes son todos de origen vegetal, como es obvio, aparte de sal, aceite de oliva virgen extra y vinagre de Jerez. En cuanto a las verduras y al pan, podemos hacer las combinaciones que queramos, de hecho, hay gazpacho de sandía, de calabacín, de remolacha, pepino, melón, fresas, etc.

En el gazpacho, el pan es opcional, ya que aporta algunos nutrientes y ayuda a espesar la crema, pero no es obligatorio usarlo, y más si entre los invitados hay celíacos.

En nuestra receta hemos usado tomates, pimiento verde, pepino, cebolla y ajo. Qué mejor forma de hacernos conscientes de la bomba nutricional que es el gazpacho andaluz casero, que viento todo lo que nos aportan sus ingredientes. Vamos a descifrar las vitaminas y minerales de los ingredientes principales:

  • Tomates: vitaminas A, B1, B2, B3, B6, C, K y E. Entre los minerales encontramos potasio, cloro, fósforo, calcio, azufre, magnesio, sodio, hierro, cobre, zinc, yodo, cobalto, manganeso, cromo, níquel, etc.
  • Cebolla: tiene vitaminas A, B6, C y E. Los minerales que aportan son hierro, potasio, fósforo, selenio, magnesio y calcio.
  • Pimiento: vitaminas A, B1, B2, B3. B6, B9, C y E. Aparte de minerales como potasio, fósforo, magnesio y calcio.
  • Pepino: tiene vitamina A, grupo B como B9 y C. Los minerales son calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio y zinc.
  • Ajo: las principales vitaminas son A, B y C. En cuanto a los minerales tenemos yodo, fósforo y potasio.

Dos platos de gazpacho andaluz fit

Consejos para mejorar la receta

Es una receta muy sencilla en la que solo tenemos que mezclar y triturar todo muy bien, pero aún es esta situación de ventaja donde no hay que molestarse demasiado, pueden surgir inconvenientes.

Por ejemplo, para lograr un color rojo intenso, en lugar de un color anaranjado tirando a salmón, hay que triturar los ingredientes poco a poco, en lugar de todos a la vez. En la primera tanda debemos batir los tomates maduros y en la segunda tanta el resto de ingredientes incluidos la sal y el vinagre. Seguidamente mezclamos el tomate de la primera tanda que teníamos reservado aparte con lo que acabamos de tritura y así lograremos que al batir todo de nuevo, tengamos un rojo más vivo.

Otro consejo es eliminar las pepitas de los pimientos y del pepino. Se da por hecho que las de los pimientos se van a eliminar, pero lo recordamos por si acaso.

Por último, un consejo muy importante, aunque es opcional, es dejar reposar el gazpacho andaluz al menos unas 5 o 6 horas. Si esperamos un día, su sabor será más intenso, que si lo comemos tal cual terminemos de prepararlo. Además, al guardarlo en la nevera por 24 horas, el resultado estará fresquito y muy sabroso.

Sustituciones

Lo que pasa con el gazpacho es que es bastante versátil. Muchas personas omiten el pepino y otras, a veces, usan pimiento rojo en vez del pimiento verde más tradicional. La receta tradicional suele espesar el gazpacho con un trozo de pan duro o incluso con zanahoria, pero no es necesario si queremos reducir las calorías o hacerlo menos espeso.

Por otra parte, el aceite de oliva también genera debate. Algunas personas usan más o menos aceite de oliva, tan solo unas cucharadas, y otras agregan más agua fría al final para que la textura sea más ligera y acuosa. Lo mejor es experimentar hasta encontrar lo que más nos gusta. Por ejemplo, hay versiones de gazpacho más modernas, como el gazpacho verde y el de sandía.

¿Cómo conservarlo?

Es fácil conservar esta receta un máximo de 3 días en el frigorífico. Lo más importante es usar el recipiente adecuado con una tapa de cierre hermético, aparte de no ponerlo en la puerta de la nevera, ya que ahí hay grandes cambios de temperatura que pueden durar varios segundos y hacen que los alimento se estropeen antes.

Antes de guardarlo en la nevera, debemos vaciar el contenido en un recipiente de cristal limpio y seco con tapa hermética. Bajo ningún concepto hay que comer directamente de ese recipiente, a menos que nos lo vayamos a comer a ti. Si vamos a servir, hay que usar un utensilio limpio, ya que cualquier otro de otra comida puede contaminar el gazpacho y estropearlo.

El tema de la tapa hermética, no es solo para que no entre oxígeno y que las bacterias sean capaces de sobrevivir, sino porque si usamos papel de plata, servilleta, papel film o similares (e incluso sin tapa) el gazpacho se puede contaminar con cualquier líquido que haya en el frigorífico, un alimento en estado de putrefacción, nosotros mismos al manipular cosas de la nevera, etc.

El gazpacho durará de 4 a 5 días si se guarda en el refrigerador en un recipiente hermético. Además, se puede congelar, aunque el gazpacho descongelado siempre será ligeramente diferente a la versión fresca tanto en sabor como en apariencia.

¿Cómo se toma?

Por otra parte, se cree que el gazpacho se origina en el sur de España, donde las temperaturas en verano pueden llegar a los 48°C. Una sopa fría es necesaria para mantenerse hidratado y fresco durante un clima tan caluroso. Dicho esto, antes de la refrigeración, el gazpacho se habría servido a temperatura ambiente (pero nunca tibio o caliente).

El gazpacho se puede disfrutar a cualquier hora del día. Mucha gente empieza el día con una copa de gazpacho frío (especialmente cuando se siente mal o cansado por el calor). Por lo general, se toma como aperitivo o entrante del almuerzo o cena, servido en un vaso o en un tazón pequeño con aderezos.

Coberturas recomendables

Con una sopa de puré tan simple, los ingredientes son imprescindibles. Realmente se puede agregar cualquier combinación al gazpacho:

  • Crutones caseros: fáciles de hacer con cualquier pan sobrante que tengas a mano.
  • Hierbas frescas: albahaca, tomillo, orégano, romero y/o cebollín son algunas de nuestras favoritas.
  • Pimienta negra recién molida: siempre imprescindible.
  • Aceite de oliva: un chorrito extra encima es tradicional en España.
  • Jamón español y huevos duros picados: estos aderezos son tradicionales con el salmorejo, pero también son populares con el gazpacho en el sur de España.

O, probablemente lo más común es espolvorear encima algunas de las verduras picadas sobrantes del gazpacho (como tomate, pimiento verde, cebolla o pepino).

Inconvenientes del gazpacho

Una desventaja puede ser su textura muy fina y un sabor a vinagre extremadamente agresivo. Para hacer un gazpacho exitoso, el consejo más importante es tener cuidado con el vinagre. Es absolutamente imprescindible utilizar vino suave de alta calidad o vinagre de Jerez. El vinagre de sidra también es una buena elección porque siempre es menos agresivo.

Pero incluso cuando usemos un vinagre suave, lo añadiremos con moderación. Un gazpacho debe tener un sabor ácido pero nunca una presencia abrumadora de vinagre. La gran mayoría de los cocineros, tanto profesionales como aficionados, se inclinan a utilizar demasiado vinagre.

Por otra parte, aunque el gazpacho está lleno de verduras, también contiene una buena cantidad de aceite de oliva y las calorías que conlleva. Si no fuera por esas calorías, el gazpacho no hubiera sustentado a un campesino andaluz durante su larga jornada laboral. Por supuesto, podemos hacer gazpacho sin aceite de oliva, pero no sería uno auténtico. Cuando estamos haciendo platos regionales españoles, nunca debemos conformarnos con una versión light.

Dificultad Facil
PlatoPrimero
Tiempo25 minutos

Ingredientes

  • 1 kilo de tomates maduros tipo pera
  • Medio pimiento rojo
  • 1/4 de pimiento verde o 1 pimiento verde muy pequeño
  • 1/4 de cebolla blanca
  • Medio pepino
  • 1 o 2 ajos pelados
  • Agua al gusto (según la consistencia que deseemos)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal al gusto
  • Vinagre de Jerez

Preparación

Lavar y cortar
Lavamos, pelamos y cortamos todas las verduras.
Triturar los tomates
Primero trituramos los tomates maduros hasgta que sea una crema homogénea y reservamos el resultado para más adelante.
Triturar las verduras
Ahora trituramos el resto de verduras y agregamos 100 ml de agua. Echaremos más o menos agua dependiendo de la consistencia que queramos que tenga el gazpacho.
Unimos las mezclas
Ahora agregamos los tomate que trituramos primero, echamos el vinagre, el aceite y la sal y mezclamos unos 30 segundos. Vamos echando más agua o más sal para que quede a nuestro gusto.
Enfriar y servir
Lo volvamos a un tupoper o recipiente de cristal con tapa hermética y lo dejamos enfriar mínimo 5 horas.
¡DEJA TU VALORACIÓN!
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0
¡Sé el primero en comentar!