Crema de espinacas saludable sin lácteos

Crema de espinacas saludable sin lácteos

Sofía Pacheco

Las espinacas son de las verduras más saludables y nutritivas que podemos comer a diario, pero no siempre tenemos ganas de comerlas crudas, ni de usarlas en totillas, así que una crema de espinacas puede ser la opción perfecta para una cena ligera, sabrosa y altamente nutritiva. Además, nuestra receta es sin lácteos y apta para veganos porque no lleva caldo de pollo.

Las cremas son la mejor solución para que nuestros hijos coman verdura, así como para que nuestros mayores se sigan alimentando bien, pero al ser puré les ayudamos en el proceso digestivo. En esta ocasión, nuestra receta es una variación de la original, porque no usaremos caldo de pollo ni lácteos de ningún tipo.

Es por esto que nuestra receta es apta para mucha gente, ya seamos vegetarianos (de cualquier tipo), veganos, intolerantes a la lactosa o no nos gusten los caldos de pollo prefabricados. También podemos hacer esta receta, aunque no entremos en ninguno de los grupos que hemos nombrado. Podemos hacerla porque literalmente está deliciosa y usaremos ingredientes 100% naturales y que segurísimo que todos tenemos ahora mismo en nuestra nevera.

A lo largo de este texto vamos a explicar cómo se hace esta receta, lo cual dejaremos para el final, también explicaremos por qué es tan importante que las espinacas formen parte de nuestra dieta diaria o semanal, diremos también por qué es una receta saludable y entraremos más de lleno en los ingredientes que vamos a usar y, por último, enseñaremos a conservar esta crema de espinacas en nuestra nevera sin que se ponga mala.

Las espinacas en nuestra dieta

Se trata de unas verduras de hojas verdes que pueden comerse crudas, al vamos, en revueltos, en tortillas, como relleno de empanadas o croquetas, con arroz blanco, en guisos, etc. Una verdura muy versátil, pero que no se incluye tanto en nuestra dieta como se debería.

Hoy traemos otra opción y es la crema de espinacas. En nuestro caso solo habrá ingredientes naturales y usaremos zanahorias para darle un toque de sabor y aumentar su espesor. Otras recetas usan queso crema, pero nosotros queremos realizar una receta saludable y llena de sabor sin introducir lácteos, para que más gente pueda disfrutar de ella.

En esta receta las protagonistas son las espinacas puesto que 100 gramos de ellas en nuestra dieta semanal o diaria, aportan al organismo vitamina A, C, B9 y K, así como minerales tan importantes como el fósforo, hierro, calcio, potasio y magnesio.

Esta receta es apta también para niños a los que no les gustan las verduras y mucho menos las espinacas, así como también para mayores a los que les cuesta masticar. La receta puede ser modificada y agregar queso crema si queremos o frutos secos, pero nosotros queremos hacerla ligera y libre de los alérgenos principales.

Un cuenco con crema de espinacas

Una receta muy saludable

Se trata de una crema de espinacas muy saludable porque solo usaremos ingredientes reales y naturales, nada de caldo de pollo ultraprocesados, ni ningún tipo de queso o nata o producto azucarado y procesado. Solo verduras y especias, así de simple.

Entre los ingredientes de esta receta tenemos zanahorias, una patata, media cebolla, aceite de oliva virgen extra y especias. Como vemos son ingredientes sanos que darán como resultado una crema con textura espesa con alto valor nutritivo y mucho sabor.

Nos hará falta una batidora, eso sí que es imprescindible, pero nada de freír los ingredientes ni nada similar. Solo cocemos y trituramos.

Una taza de espinacas solo tiene 7 kilocalorías, por lo que esta receta es muy baja en calorías, perfecta para deportistas que buscan un primer plato o cena muy ligera y muy nutritiva. Mucho mejor elegir esta crema que cualquier batido sustitutivo, barrita energética o productos similares que tantas y tantas veces hemos desaconsejado y seguiremos haciendo por el bien de la salud de nuestros lectores.

Sin olvidarnos de las diferentes dietas que existen en la actualidad. Seamos vegetarianos, en cualquiera de sus variantes, como si somos veganos, o buscamos una cena ligera y baja en calorías, esta crema de espinacas es nuestra mejor opción.

Si seguimos esta receta al pie de la letra conseguiremos una crema con textura espesa. Si la queremos más diluida podemos eliminar la patata, pero si es la primera vez que la hacemos, recomendamos no saltarnos nada y ya la próxima vez vamos experimentando.

Así hay que conservarla en la nevera

Con las recetas caseras hay que tener mucho cuidado y más si hay huevo, leche, queso y similares en la mezcla. En este caso no hay nada de ese estilo, solo verduras, especias y aceite, pero aun así hay que conservarla bien para que nos dure unos 3 días en la nevera y podamos comer esta crema de espinacas con tranquilidad.

Hay algunos tips o consejos básicos para saber conservarla bien sin problemas y son válidos para casi cualquier tipo de alimento. Lo primero es usar un recibiendo limpio y que proteja los alimentos del exterior y de los cambios de temperatura. En este caso, lo mejor es un tupper de cristal con tapa hermética.

Otro dato importante es que cuando estemos sirviendo los platos no usemos el mismo utensilio que usamos para remover, sino uno nuevo y limpio. El resto de la sopa la dejamos en la olla y que se enfrío y cuando vayamos a pasarla al tupper usamos un alengua que esté bien limpia.

De esta forma lo que conseguimos es evitar la contaminación de la comida. Además, si al día siguiente vamos a volver a comer crema de espinacas, no comamos directamente del tupper, a menos que nos lo vayamos a comer todo. Es mejor, retirar solo la porción que vayamos a comernos y el resto dejarlo intacto dentro del tupper y dentro de la nevera.

También podría valernos un tarro con tapa giratoria, pero es mejor un tupper con cierre hermético. Si usamos papel film o papel de plata estaremos poniendo en riesgo la integridad de los alimentos y podría crear algún tipo de contaminación dentro de la nevera.

Dificultad Facil
PlatoÚnico
Tiempo

Ingredientes

  • 300 gramos de espinacas
  • 3 zanahorias
  • 1 patata mediana
  • Media cebolla blanca
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

Preparación

Cocer los ingredientes
En una olla echamos agua y agregamos todos los ingredientes previamente lavados, pelados y cortados en trozos. Cuando hierva lo dejamos tapado 25 minutos y cuando pase ese tiempo agregamos las espinacas previamente lavadas.
Triturar
Ahora retiramos todo con un colador y trituramos la mezcla. Agregamos la sal y la pimienrta. Podemos agregar caldo de la olla si vemos que la crema ha quedado muy espesa.
¡DEJA TU VALORACIÓN!
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0
¡Sé el primero en comentar!