Crema de espárragos rica en proteínas

Crema de espárragos rica en proteínas

Sofía Pacheco

En esta receta vamos a preparar una crema de espárragos trigueros muy simple y sencilla apta para toda la familia, pero con un toque muy especial que nos va a dar un chute de proteínas perfecto si hoy entrenamos piernas y glúteos, tenemos ruta de senderismo, salimos en bicicleta o vamos a realizar cualquier esfuerzo extra como ayudar en una mudanza.

La crema de espárragos es perfecta durante todo el año, ya que se puede comer fría o caliente y es tan nutritiva y a la vez tan suave que sacia nuestro apetito de forma adecuada, pero sin llegar a sentirnos llenos e hinchados por haber comido. En nuestra receta hemos añadido un ingrediente extra que, desde ya decirnos que podemos eliminarlo si no nos gusta, si somos intolerantes a la lactosa, si ese día no se nos apetece, etc.

En nuestra receta solo hay ingredientes 100% naturales, económicos y que se pueden conseguir fácilmente. Son nuestras premisas a la hora de realizar estas recetas. Y a esto le sumamos que van orientadas al fitness, como es el caso de esta crema de espárragos trigueros con un toque extra de proteínas.

Si seguimos la receta tal cual la explicamos al final del texto, tendremos la cena o almuerzo perfecto para afrontar un día duro de entrenamiento. Por supuesto, si la tomamos antes de ir a entrenar, deberíamos acompañarla de más elementos como un par de huevos, un aguacate, un yogur proteico, o algo similar.

¿Por qué es una crema proteica?

No, no vamos a echar suplementos de proteína en polvo que vemos a muchos influentes de fitness en Instagram. Nosotros solo apoyamos los ingredientes naturales, accesibles, económicos y saludables.

Nuestro secreto está en agregar queso parmesano. Por si nadie lo sabía, es el queso que más porcentaje de proteínas tiene de todos los quesos del mercado actual. Para ser más exactos, tiene casi 36 gramos de proteínas de calidad por cada 100 gramos de queso.

En nuestra receta solo vamos a usar 2 cucharadas de parmesano, pero después, para decorar, podemos echar más o tostar pan y ponerle una pizca de parmesano por encima. Ya la decoración va a cuenta de cada lector.

Tengamos en cuenta que el parmesano es muy denso si no hay suficiente hidratación, así que, si no seguimos bien la receta, podemos cometer el error de crear una crema muy pastosa, pero que no cunda el pánico, echamos un poco de agua y listo.

En los ingredientes marcamos 800 ml de agua o caldo. Podemos elegir caldo de pollo de buena calidad y así aumentamos el valor proteico y nutritivo de la receta. U optar por un caldo de verduras, pero que siempre sea lo más casero y saludable posible, ya que suelen venir cargados de estabilizantes, aromatizantes, sal, azúcar, y muy bajos porcentajes de ingredientes frescos como la carne o las verduras.

Crema de espárragos trigueros proteica

¿Qué aportan los espárragos?

Los espárragos trigueros son brotes verdes muy sabrosos y versátiles que pueden cocinarse de varias formas diferentes. La más común es a la plancha vuelta y vuelta o en crema, como nuestra receta de hoy. Tienen un sabor peculiar y combinan perfectamente con todos los vegetales, carnes, pescados, tortillas, etc.

Este alimento debería estar en nuestra dieta semanal por una razón muy sencilla y es que son muy ricos en vitaminas y minerales. Tomar espárragos le aporta a nuestro organismo vitamina A, grupo B incluido B9 (ácido fólico), C y K. Con respecto a los minerales obtenemos calcio, hierro, magnesio, sodio, fósforo y potasio.

Un alimento rico en fibra, y libre de grasas y colesterol. Además, si lo comemos con cierta asiduidad es beneficioso en el embarazo, ayuda a limpiar la sangre, es saciante, tiene una gran cantidad de antioxidantes, combate la retención de líquidos, etc.

Por todo esto, es recomendable añadir los espárragos trigueros a nuestra dieta con cierta regularidad y combinarlos con otros vegetales verdes que, normalmente, son los más saludables y completos, nutricionalmente hablando.

Conservar esta crema en la nevera

Todo lo que sea casero corre el riesgo de comenzar muy pronto su proceso de putrefacción, y eso se debe a que no contiene ningún tipo de conservante como sí lo tiene los productos procesados o ultraprocesados que encontramos habitualmente en el mercado.

En este apartado vamos a dar algunos trucos básicos para conseguir conservar esta crema de espárragos en la nevera durante 3 días en las mejores condiciones posibles y que no se produzca ningún tipo de contaminación ni alteración de la crema.

Lo primero que recomendamos es, si vemos que hemos hecho mucha cantidad, podemos no agregar el parmesano antes de batir. Los lácteos tienen un proceso de putrefacción acelerado cuando no se conservan adecuadamente y podría interferir negativamente en lácreme llegando incluso a ponerla agria.

Otro consejo clave es usar un tupper de calidad que no altere las condiciones de la crema, por eso recomendamos siempre tupper de cristal con tapa hermética. Si usamos una tapa normal, también es válida, pero corremos el riesgo de que no esté bien cerrada y se cuele oxígeno. Todos los seres vivos necesitamos oxígenos, incluso los microorganismos que se reproducirán en nuestra comida.

El último consejo y el más importante, casi. No recomendamos usar el mismo utensilio para cocinar que para servir en los platos. Del mismo modo que cuando vayamos a servir del tupper de la nevera a un plato, usemos un utensilio limpio, de lo contrario estaremos contaminando la comida.

Cabe decir que nada de comer directamente del tupper, a menos que nos lo vayamos acabar todo y que no saquemos el tupper de la nevera y lo olvidemos fuera más de 2 horas, ya que en ese tiempo los microorganismos ya han empezado su trabajo.

Dificultad Facil
PlatoPrimero
Tiempo40 minutos

Ingredientes

  • 2 ramos de espárragos verdes trigueros
  • 1 patata pequeña
  • Medio puerro
  • Media cebolla blanca
  • 800 ml de agua o caldo de pollo/verduras
  • 2 cucharadas de parmesano
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal al gusto

Preparación

Cortar los espárragos
Cogemos uno de los ramos de espárragos y les cortamos las cabezas (no tirar hay que reservarlas). El cuerpo de los espárragos los cortamos en 3 o 4 trozos. En una olla echamos un chorro de aceite y calentamos las cabezas de los espárragos durante 2 minutos. Lo justo para que no estén crudas. Las dejamos aparte.
Cocer las verduras
En la olla anterior echamos la cebolla y el puerro, ambos previamente lavados y cortados en trozos. Lo dejamos unos 5 minutos a fuego medio y a continuación, agregamos los trozos de espárragos y la patata previamente lavada y pelada. Agregamos la sal y cocinamos todo 5 minutos.
Agregar agua o caldo y parmesano
Retiramos del fuego la olla, agregamos el caldo y el parmesano. Batimos directamente en la olla con la batidora de mano hasta que la crema quede a nuestro gusto. Si está muy espesa, agregamos poco a poco más agua o caldo hasta que quede a nuestro gusto. Probamos y corregimos de sal si es necesario. Ahora solo queda servir y decorar.
¡DEJA TU VALORACIÓN!
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0
¡Sé el primero en comentar!