Si eres más adicto a las galletas que Triki, estoy segura de que te va a encantar esta receta saludable y fitness. Estamos acostumbrados a comer galletas crujientes, pero la skillet cookie presenta una versión diferente: crujiente por fuera, jugosa por dentro. Además, ¿qué puede ir mal si está rellena de chocolate?

Skillet cookie a la sartén o cazuela

Esta versión de la skillet cookie es rica en proteína ya que optamos por usar proteína whey en polvo con sabor a vainilla. En el caso de que no quieras usar este ingrediente, puedes añadir un poco más de harina de avena. Los ingredientes puedes modificarlos a tu gusto (o a demanda de lo que tengas en la despensa). Al igual que tienes la opción de hacerla de frutos del bosque, sustituyendo al chocolate, o usar otro tipo de bebida vegetal.

Es curioso hacer una galleta rellena en una sartén o cazuela de barro, pero te aseguro que queda un resultado espectacular. Al introducir la cuchara, el chocolate del interior estará derretido y el interior de la galleta tierno. Es ideal que dejes que se enfríe unos minutos antes de hincarle el diente.

Ingredientes

  • 100 gramos de harina de avena
  • 10 gramos de proteína whey con sabor vainilla
  • 2 cucharadas de mantequilla de cacahuete casera
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de aceite de coco
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1 cucharada de bebida de soja sin azúcar añadido
  • 3 onzas de chocolate negro 90%
  • Canela en polvo al gusto

Preparación

Preparamos la primera mezcla

Dejamos precalentando el horno a 180ºC.

Batimos el huevo con la bebida de soja. Añadimos la mantequilla de cacahuete y el aceite de coco. Removemos bien hasta que quede una mezcla homogénea.

En otro bol...

Mezclamos los ingredientes secos (harina de avena, proteína whey, canela y levadura) los tamizamos y vamos agregamos poco a poco a la primera mezcla.

Movemos hasta que todos los ingredientes estén bien integrados y consigamos una masa que podamos manejar con las manos.

Truco: humedécete las manos para que te sea más sencillo darle forma.

¡Al molde!

Engrasamos el molde (pueden ser sartenes de hierro o cazuelas de barro).

Dividimos la masa en dos partes. La primera la ponemos en el fondo del molde.

Metemos algunos trozos de las onzas de chocolate en el microondas para que queden un poco derretidas. Lo esparcimos bien por la primera capa de masa que hemos puesto.

Colocamos encima el resto de la masa, aplastamos bien y añadimos el resto de trozos de chocolate.

¡Al horno!

Lo cocinamos durante unos 10-15 minutos a 180º C. Como cada horno es diferente, revisa que no se te queme a los 10 minutos.

Puntúa esta receta
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0%