¿Eres un amante de la Nutella o las cremas de cacao? Pues claro ¿quién no? Pero dirás… sólo puedo tomarlo en mi cheat meal 🙁 Pues amigo, ¡tenemos buenas noticias!

Gracias a esta receta que te presentamos a continuación, no tendrás que esperar a tu comida libre para disfrutar de la crema de cacao. Cocinándola nosotros mismos nos aseguramos que sea apta para nuestro estilo de vida healthy, evitando azúcares añadidos y grasas saturadas. Y lo más sorprendente es su ingrediente secreto, ¡la calabaza!

¿Por qué usar calabaza?

La calabaza es un hidrato de carbono rico en calcio, magnesio, hierro, potasio y vitamina A y C, entre otros muchos minerales. Además, en cada 100gr de calabaza hervida tan solo existen ¡20 calorías! Te preguntarás por qué es interesante añadir esta fruta a una Nutella que originalmente tan solo lleva leche, cacao y avellanas. Gracias a la calabaza encontramos una textura suave y pastosa, similar a la crema comercial. Su composición nutricional no tiene nada que ver con la que encontramos en las estanterías del supermercado. Es cierto que tampoco debemos atiborrarnos con esta receta, pero sin duda estarás optando por una versión con gran aporte en nutrientes.

En el caso de la Nutella, más de la mitad de su contenido es azúcar. En el resto de ingredientes encontramos manteca de palma (¡horror!), leche en polvo, cacao y avellanas. Evidentemente, si comparamos componentes… ¡La nuestra gana por goleada!

No temas realizar la crema de cacao con la calabaza porque no notarás su sabor lo más mínimo. En esta receta también huimos de los aceites y azúcares refinados, por lo que tan sólo vamos a usar endulzantes naturales como la stevia, la miel o el sirope de ágave.

Ingredientes

  • 400gr de calabaza (mejor si viene envasada al vacío, pelada y cortada)
  • 200gr de avellanas naturales o tostadas naturales
  • 3 cucharadas de cacao en polvo desgrasado Valor
  • 2 cucharadas de edulcorante natural: miel, stevia, sirope de ágave...
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla (opcional)

Preparación

Hierve la calabaza

Llena una olla con agua y ponla a hervir. Cuando el agua esté hirviendo, añade la calabaza.

Déjala a fuego medio-alto durante unos 15min y ve comprobando, con la ayuda de un tenedor, que la calabaza esté cocinada.

Una vez esté hecha, la apartamos en un plato con papel de cocina y esperamos a que se enfríe. Es importante que uses papel de cocina para que absorba todo el agua que pueda.

Tritura las avellanas

Tenemos que crear nuestra propia crema de avellanas, así que mete los 200gr en una licuadora o batidora. Este proceso te va a durar unos 10 minutos, ya que vas a tener que estar removiendo de vez en cuando las avellanas para que las aspas puedan seguir triturando.
Debe quedarte una ligera crema, como las mantecas de avellanas o cacahuetes que ves en los supermercados.

Une los ingredientes

Una vez que tengamos nuestra crema de avellanas y la calabaza cocida, añadimos todos los ingredientes en una misma batidora.
(Es conveniente que añadas poco a poco los ingredientes hasta que encuentres el sabor que deseas).

Puntúa esta receta
Puntuación de los lectores: (2 Votos)
91%