¿Quién dice que la lasaña solo puede ser de pasta? Tanto si sigues una dieta low carb, como si te apetece comer platos típicos italianos, pero no quieres abusar de los carbohidratos, ¡esta es tu receta! La lasaña de berenjenas con relleno de verduras es fácil de hacer, y te mantendrá alejado de los azúcares, la nata y los conservantes que suelen traer las precocinadas.

La berenjena puede sustituir perfectamente a las láminas de pasta que hacen de base y, además, realizaremos un relleno de verduras con salsa de tomate casera. En esta ocasión te retamos a que no uses nada manufacturado y descubras el sabor real de los alimentos.

Beneficios de la berenjena

  • Bajo en calorías. Es muy baja en carbohidratos y calorías, lo que permite su consumo habitual. En una berenjena hay un 92% de agua, por eso posee una concentración mínima de calorías. Además, resulta ser un excelente diurético que te ayudará a minimizar la retención de líquidos.
  • Reduce la posibilidad de tener diabetes. Al ser un alimento con bajo número de calorías, tiene un bajo índice glucémico. Por lo que las personas con diabetes pueden consumirla sin temor a que suba el nivel de glucosa en sangre.
  • Rica en hierro y otros minerales. Es un alimento con alto contenido en hierro, perfecto para prevenir la anemia. Además, tiene vitamina A, C, complejo B, ácido fólico, fósforo, calcio, potasio y magnesio.
  • Rica en fibra. Esto provoca un efecto saciante y mejora el funcionamiento del sistema digestivo.
  • Su piel es muy beneficiosa. La piel de la berenjena contiene nasunina, un antioxidante único de esta hortaliza, y se encarga de retardar el envejecimiento.

Ingredientes

  • 2 berenjenas
  • 1 diente de ajo
  • 3 tomates
  • 2 zanahorias
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal
  • Queso light rallado

Preparación

Preparamos el relleno

Necesitaremos lavar y cortar las zanahorias y los pimientos en un tamaño reducido para usarlo como relleno a nuestra lasaña.
Una vez que lo tengamos todo troceado, engrasamos una sartén con un poquito de aceite y pochamos las verduras.

Preparamos la salsa de tomate

Podéis usar salsa de tomate manufacturada baja en azúcar, pero yo prefiero hacerla artesana.
Lavamos los tomates y los metemos en la batidora junto con el diente de ajo.

Vertemos las salsa en la sartén

Una vez tengamos nuestra salsa de tomate, la incorporamos a las verduras de la sartén y movemos para que se mezcle todo muy bien. Echamos un poquito de sal y apartamos del fuego.

Troceamos las berenjenas

Lavamos muy bien las berenjenas y, sin necesidad de pelar la piel, la troceamos en láminas de 2 cm más o menos. Intentaremos que todas las láminas sean uniformes de tamaño.

Doramos las berenjenas

A mi me gusta más la opción de dorar un poquito la berenjena en una sartén para eliminar el exceso de agua. Pero podéis meter las láminas en el microondas durante unos segundos para que se ablanden.

Las apartamos sobre un papel de cocina para que absorba el agua restante.

Colocamos en una bandeja de horno

Como si de pasta de lasaña de tratase, usamos las berenjenas. Iremos haciendo capas de láminas y vertiendo relleno de verduras entre capa y capa.
Puedes añadir un poco de queso rallado entre las capas.
Termina poniendo el queso como topping.

¡Al horno!

Metemos nuestra bandeja a 200º durante unos 10 minutos y lista para comer.

Puntúa esta receta
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0%