Helado de fresa con alto contenido en proteínas

Helado de fresa con alto contenido en proteínas

Carol Álvarez

Con la llegada del buen tiempo, a la gran mayoría se nos antoja tomar postres o meriendas frías. Aunque los helados son un alimento que podemos consumir durante todo el año, en primavera y verano se vuelven especialmente demandados. A continuación te vamos a enseñar cómo hacer un yogur helado con la fruta que más te guste. Nosotros hemos elegido la fresa, aprovechando que es su temporada.

Es una receta muy fácil de hacer, con poquísimos ingredientes y casi instantánea. Además, contiene una buen cantidad de proteína e hidratos de carbono, por lo que puede ser un snack perfecto para después de entrenar.

Valores nutricionales del helado proteico de fresa

Los helados que normalmente encontramos en los supermercados o en heladerías contienen demasiadas calorías. Esto se debe a los ingredientes utilizados en el proceso. La mayoría se hacen con nata de la leche como primer ingrediente, y azúcar como segundo. Ninguno de estos dos alimentos aportan un gran contenido nutricional. Es por eso que nuestra receta busca aumentar el aporte de proteínas con el yogur griego o queso desnatado batido.

El yogur griego también contiene grasa por la nata, por lo que recomendamos comprar uno con 0% materia grasa y sin azúcares añadidos. No significa sea menos saludable el anterior, tan solo intentamos crear una versión fit, con pocos hidratos y mucha proteína. En este caso, en 80 gramos de yogur encontramos 8 gramos de proteína y apenas 45 calorías.

Sobre las fresas, la cantidad usada son aproximadamente dos tazas. En total aportan unas 64 calorías y un gran contenido de agua. Presentan azúcares de manera natural, así que no debes de preocuparte por su aporte calórico o el exceso de grasa que puedan generar. La fresa es una fruta saludable y muy recomendable. Son una excelente fuente de vitamina C y manganeso y también contienen cantidades decentes de ácido fólico (vitamina B9) y potasio. Además, son muy ricas en antioxidantes y compuestos vegetales, que pueden tener beneficios para la salud del corazón y el control del azúcar en sangre.

Por otro lado, el potasio que se encuentra en las fresas reduce la presión arterial alta, al equilibrar los efectos del sodio en nuestro sistema. De hecho, esta es una de las razones por las que se considera que las fresas son realmente buenas para el corazón.

Normalmente las consumimos crudas y frescas, así que en esta nueva versión de yogur helado puedes tener una nueva variante para esas fresas que se están poniendo pochas o que no te apetece comer.

El uso de fresa sirve como refuerzo de inmunidad

A pesar de que es una receta que se puede adaptar con otro tipo de frutas, las fresas son una perfecta opción para darle al sistema inmune la fuerza que necesita.

Los seres humanos somos incapaces de producir vitamina C de forma natural y, por lo tanto, es importante que recurramos a fuentes externas. En una taza de fresas al día encontramos la dosis diaria necesaria de vitamina C, que aumenta nuestra inmunidad y funciona como un antioxidante brillante. La vitamina C en las fresas también ayuda a fortalecer la córnea y la retina del ojo, incluso ayuda en la producción de colágeno en nuestro cuerpo que contribuye a la elasticidad de la piel.

Además, el ácido elágico que se encuentra en las fresas controla el crecimiento de las células cancerosas. También es una fruta que contiene los antioxidantes luteína y zeathancina que combaten los radicales libres y reducen sus efectos nocivos en nuestro sistema. El ácido elágico y los flavonoides de las fresas protegen nuestro corazón del colesterol malo, aunque habrá que ingerirlas con asiduidad para notar los efectos a largo plazo.

helado de fresa con proteinas

Consejos para realizar la receta

La fresa es una fruta que gusta a cualquier edad, pero es cierto que no siempre la encontramos disponible en el supermercado. En ese caso, puedes optar por la que más te guste: arándanos, frambuesas, kiwi, pera, ciruela, plátano, mango… Como necesitarás fruta congelada, puede servirte de gran ayuda las que venden en bolsas, listas para consumir en batidos o en helados. Incluso, puedes congelar tú mismo la fruta cuando la compres y no quieras consumirla pronto. Tan solo tendrás que cortarla a trozos para que se más fácil de triturar.

Sería mejor que las fresas usadas estuvieran maduras, casi pochas, para que aporten más dulzor y no sea necesario añadir edulcorantes. En este caso, nosotros hemos añadido miel, pero puedes elegir otro edulcorante natural que tengas en tu despensa. Por ejemplo: stevia, sirope de agave, sirope de arce, etc. En principio no debe ser necesario, pero puede ser que te encante el sabor extremadamente dulce de las cosas.

Al no usar un yogur con contenido graso (como la nata) es posible que el resultado sea con agua cristalizada. Para evitar eso, no dejes el helado en el congelador más del tiempo recomendado. Tan solo se tardan 10 minutos en hacer, así que puedes preparar la receta antes de comer, y así lo tomas como postre. Dejarlo más tiempo no afectará a su sabor, ni a su valor nutricional, tan solo a la textura. Será menos cremoso, pero igual de delicioso.

Antes de triturar (o congelar) las fresas, asegúrate de lavarlas correctamente y eliminar las hojas. Queremos un resultado cremoso y homogéneo, así que es mejor ponérselo fácil a la batidora o procesador de alimentos. Ve batiendo poco a poco para no dañar las cuchillas si las fresas están muy congeladas o los trozos son gordos. Si, por lo que sea no tienes frutas congeladas, puedes introducir algunos cubitos de hielo. El resultado será más tipo granizada o smoothie, pero podrás aprovechar las fresas antes de que se pongan malas y las tengas que tirar.

Ideal para deportistas y pérdida de peso

Como hemos podido ver anteriormente, el valor nutricional del helado de fresa es perfecto. En 100 gramos obtenemos unas 124 calorías, 8 gramos de proteína y 22 gramos de carbohidratos. Los azúcares están presente de manera natural en los alimentos, por lo que no afectan de manera negativa a la salud.

Es por eso que es una buena receta para personas que realizan deporte físico, se cuidan o quieren llevar un estilo de vida saludable. Al estar compuesto por solo dos ingredientes, se hace fácil para cualquier persona. Es muy aconsejable en personas que buscan perder peso o mantenerse, ya que resulta una merienda o postre dulce muy saciante. Su alto contenido en proteínas nos hace permanecer sin hambre durante más tiempo, reduciendo la ingesta de alimentos y manteniendo estables los niveles de azúcar en sangre.

Por otra parte, los deportistas también disfrutarán de una merienda pre o post entreno. El yogur helado de fresa es rápido de hacer y recupera esos electrolitos perdidos durante el entrenamiento. Además, el aporte de proteínas ayuda a la recuperación muscular y fatiga general. El único inconveniente es que no podrás llevarlo hasta el gimnasio, ¡pero te esperará a la vuelta! No te preocupes por el momento adecuado para tomarlo. Es válido antes o después del ejercicio físico, incluso como postre antes de ir a la cama. El consumo de proteínas antes de dormir mejora la calidad del sueño y promueve la recuperación general.

Los vegetarianos también pueden disfrutar de esta receta, dándoles nuevas ideas para llevar una alimentación equilibrada y saludable. Con este helado de fresa es imposible caer una alimentación monótona y aburrida. Además, tan solo contiene tres ingredientes, por lo que es bastante sencillo de hacer, incluso si eres pastoso en la cocina.

Dificultad Facil
PlatoPostre
Tiempo15 minutos

Ingredientes

  • 280 gramos de fresas congeladas
  • 80 gramos de yogur griego 0% materia grasa o queso fresco batido
  • Media cucharada de jugo de limón
  • 1 cucharada de miel

Preparación

Prepara la mezcla
Mete todos los ingredientes a una batidora y remueve hasta que quede una mezcla homogénea y sin grumos.
¡Al congelador!
Introduce la mezcla en el congelador durante unos 10 minutos y estará lista para consumir. Puedes añadir algún topping, como frutos secos naturales o trozos de frutas.
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0