Natillas fit de vainilla (100% proteicas)

Natillas fit de vainilla (100% proteicas)

Carol Álvarez

Las natillas son un postre ideal para adultos y niños, aunque las envasadas del supermercado pueden no ser tu mejor amigo. Muchas veces buscamos opciones con algo contenido en proteínas, pero encontramos que están repletas de azúcares o edulcorantes. Hoy te enseñamos a hacer natillas fit de vainilla, con un contenido 100% proteico.

Esta receta de natillas saludables, baja en carbohidratos y sin azúcar es la forma tradicional de usar las claras de huevo que quedan al hacer pudín de nieve y preparar una salsa al mismo tiempo. Históricamente, el huevo ha tenido una mala reputación por causar colesterol alto, pero las investigaciones actuales indican que en realidad pueden ayudar a aumentar las lipoproteínas de alta densidad (HDL), el colesterol «bueno».

Esta se puede usar con frutas o incluso en pasteles. No es difícil de hacer, pero se recomienda seguir las instrucciones cuidadosamente, o podemos terminar con huevos cuajados.

¿Cuánta proteína contiene?

En este caso, el aporte de proteína lo da el queso de burgos, las claras de huevo y la leche desnatada (sin lactosa a ser posible). En total, casi 40 gramos de proteína en dos vasitos de natillas. El contenido de carbohidratos es muy bajo, y el de las grasas casi inexistente. Así que se convierte en una merienda proteica perfecta para tomar después de entrenar o para saciar el hambre antes de ir a dormir.

También podemos añadir proteína en polvo para incrementar aún más su valor. Podemos tener a mano una proteína en polvo con sabor a vainilla solo para este propósito. Las proteínas en polvo varían mucho, por lo que deberemos encontrar una que se ajuste a lo que estamos buscando, ya sea que queramos elegir una en función del sabor, la calidad de la proteína, el precio, vegetariana, limpia, etc.

Nosotros hemos añadido canela y galletas integrales como topping, pero puedes dejarlas sin añadir nada, o poniendo las galletas trituradas en la base. Incluso, las puedes convertir en natillas de chocolate si incorporas un poco de cacao en polvo 100% desgrasado. 100% saludables, aptas para vegetarianos y para personas intolerantes al gluten.

Natillas vs crema pastelera

Natillas es un término bastante genérico para una amplia gama de productos elaborados con leche y / o crema, huevo, vainilla y, a veces, un espesante. El pudín o la crema pastelera es un «postre». El pudín americano es un tipo de postre cremoso, y la natilla es una salsa suave como la seda que se usa para verter sobre postres o lo suficientemente espesa como para agregar a las rosquillas, etc. Lo principal que distingue a las natillas del «pudín» es el uso de huevo.

Los huevos se espesan y proporcionan una consistencia deliciosa que no se encuentra en la crema pastelera general. Entonces, ya sea que lo preparemos en una olla, al baño María u horneado, todavía se lo conoce como crema pastelera. Por supuesto, podemos obtener natillas aún más firmes para postres como una tarta de natillas, que mantienen su forma cuando cortamos.

La maicena o la harina solo se usan en variedades más espesas de natillas, aunque también se pueden agregar para aquellas que sirven para bañar postres. El almidón no solo actúa como espesante, sino que también estabiliza los huevos y evita que se cuajen en las natillas. También ayuda a que este proceso se realice en una sola olla en lugar de un método de baño maría.

Sin usar huevos, la mezcla resultante con los lácteos y el espesante sería un manjar blanco. De hecho, esta receta de natillas caseras no contiene almidón de maíz, pero sigue siendo una receta ideal para todo tipo de postres.

¿Por qué las natillas fit quedan aguadas?

Hay muchas razones por las que las natillas pueden convertirse en un postre acuoso, aunque no incomible. Siguiendo los pasos de la receta no deberías encontrarte con el problema de las natillas acuosas, aunque es posible que algunos errores puedan hacer que no se consiga la textura adecuada:

  • La receta y la proporción de ingredientes pueden ser la razón principal.
  • Las natillas hechas con huevos enteros en vez de solo las yemas de huevo pueden ser más aguadas, porque las claras de huevo pueden diluirlas.
  • No usar la cantidad correcta de gelatina puede resultar en una natilla de huevo que no sea lo suficientemente espesa.
  • Si la cantidad de leche es demasiada, las natillas no se pueden espesar.
  • No cocinar las natillas el tiempo suficiente. Esta crema casera debe cocinarse hasta que espese y debemos cubrir la parte posterior de la espátula con la que revolvemos.
  • Deben comenzar a aparecer burbujas en la natilla cuando esté lista, asegúrate de revolver constantemente.

Huevos: el ingrediente principal

Una gran parte de la discusión sobre las natillas gira en torno a los huevos, como huevos enteros, huevos enteros con yemas añadidas o solo de claras separadas.

Los huevos son el espesante principal en la mayoría de las natillas y las yemas las hacen suaves y ricas. Sin embargo, en estas natillas fit prescindiremos del uso de las yemas. Las claras de huevo contienen proteínas, que cambian de líquido a sólido, lo que se denomina coagulación, cuando se cocinan o se hornean. Esto significa que el huevo líquido se vuelve más firme. A medida que continúa el calentamiento, el huevo finalmente se vuelve semigelificado o completamente gelificado cuando se enfría, especialmente bajo refrigeración, lo que le da la textura de las natillas. Cuantos menos huevos hay en una receta de natillas, aumenta el tiempo de cocción y también el tiempo de coagulación.

Como los huevos son el principal ingrediente estructural de las natillas, es importante usar huevos frescos y grandes de grado A; a veces se puede ver una diferencia negativa en las natillas cuando se usan sustitutos de huevos congelados, viejos o secos. El calentamiento de las proteínas del huevo debe realizarse a fuego lento y lentamente, por lo que las natillas a base de huevo generalmente se cocinan u hornean en baños de agua (baños maría). Las ollas para baño maría son otro tipo de sartén que se usa para cocinar natillas en la vitrocerámica.

Para hacer unas deliciosas natillas sin huevo, calentaremos 500 ml de leche de almendras con 2 cucharadas de miel o jarabe de arce 100% + 2 cucharaditas de extracto de vainilla hasta que casi hierva. Espesaremos con una papilla hecha con 2 cucharadas de harina de maíz y luego agregaremos un poco de nuez moscada para terminar.

natillas fit de vainilla

Consejos para hacer natillas fit proteicas

Este tipo de postre siempre es un buen socorrido en una dieta saludable. Al ser una receta que no sigue los patrones clásicos, es interesante tener en cuenta estas recomendaciones para conseguir un resultado perfecto.

¿Se pueden congelar?

Si han quedado especialmente buenas, intuimos que no hará falta congelarlas porque las devoraremos en pocos minutos. No obstante, si la cantidad es demasiada o quieres adelantar el postre de la semana, es interesante tener en cuenta cómo congelarlas.

Normalmente no se meten en el congelador porque no se congela bien y tiene tendencia a separarse, una vez descongelado. Si haces donuts, por ejemplo, y los rellenas con natillas, puedes congelarlos. Pero no se recomienda congelar pasteles y tartas de natillas. Hacer un helado de natillas es otra historia. La mayoría de las veces es necesario utilizar una máquina de helado para batir el helado.

Aderezos para natillas fit

La cobertura de natillas es similar a la cobertura de helado. Cualquier cosa que crea que sabrá bien, probablemente será un triunfo. Y si elegimos el sabor a vainilla, casi cualquier cosa lo complementará. Los toppings favoritos pueden ser:

  • Galletas desmenuzadas
  • Fruta fresca
  • Menta fresca
  • Chips de chocolate
  • Espresso, café o almendra molida.
  • Canela
  • Nuez moscada

Templa los ingredientes

El templado en la cocción es cuando se agregan gradualmente dos mezclas a diferentes temperaturas. En esta receta de natillas, se refiere a agregar la leche caliente y la crema a la mezcla de huevo relativamente fría en lotes.

Si añadimos los dos juntos de una vez, los huevos se revolverán. Comienza agregando 1/3 de la leche caliente mientras bates. Una vez que la mezcla esté suave, el resto de la leche se puede agregar de una vez.

¿Cómo guardarlas en el frigorífico?

A pesar de que no se recomienda congelarlas, sí es una buena idea meterlas en el frigorífico. Se recomienda hacer la receta un día antes para que tengan la textura y el cuerpo idóneo.

Una vez que estén templadas a temperatura ambiente, cubre con una envoltura de plástico justo encima de las natillas para evitar que se forme una capa de película pegajosa. Las natillas fit se pueden almacenar en el frigorífico en perfecto estado hasta una semana.

¿Cómo se calientan las natillas?

Podemos recalentar natillas en el microondas o en la cacerola.

  • Método de microondas: mételas durante 1 minuto, revuelve y luego cocina en el microondas en intervalos de 30 segundos, revolviendo cada vez. Continua hasta que alcance la temperatura esperada. Si está demasiado espesa, agrega un poco de leche.
  • Método de la cacerola: calienta en una cacerola a fuego lento, revolviendo continuamente. Si está demasiado espesa, añade también un poco de leche.

Variaciones y sustituciones aceptadas

Si no tenemos leche desnatada, se puede sustituir por una alternativa. Por ejemplo, podemos usar 3/4 taza de semi y media y 1/4 de taza de agua. Las alternativas a la leche no láctea no tienen el mismo contenido de grasa que la leche láctea, por lo que si usamos un producto como la leche de avena o la leche de soja, es posible que no obtengamos la consistencia deseada.

En cuanto a los edulcorantes, si no tenemos stevia o preferimos no usarla, es mejor usar una alternativa natural como el edulcorante de frutas de monje. Este producto es de 100 a 250 veces más dulce que el azúcar, mientras que la stevia puede ser hasta 350 veces más dulce que el azúcar, por lo que es posible que debas usar un poco más. Si tienes stevia líquida, usa aproximadamente 1 cucharadita en lugar de 1 cucharada.

Para hacer natillas de chocolate, añade 100 gramos de chocolate negro de buena calidad picado a las natillas al final y revuelve hasta que quede suave y bien integrado.

Toppings saludables

Estas natillas fit de vainilla se pueden servir frías o calientes. Si queremos servirlas calientes, podemos volver a calentarlas al baño maría o a fuego muy lento mientras revolvemos para asegurarnos de que no se cuaje. En este caso, se recomienda usarla en otras recetas. Por ejemplo, como fondo de una sopa dulce, acompañamiento de coulant o sobre alguna tarta. Incluso, se pueden usar para crear la versión saludable de la tarta de la abuela (tarta de galletas, chocolate y natillas).

Si las servimos frías, muchas personas deciden usarla como postre único. Los toppings más usados son las galletas de avena, chocolate negro picado, canela o granola casera. Cualquier fruta también puede servir, aunque se aconseja disfrutar de su sabor en solitario. Además, si queremos que sean altas en proteínas y bajas en hidratos de carbono, es preferible tomar algún snack alto en proteínas o tan solo darle sabor por especias.

También podemos servir estas natillas fit sobre bayas frescas o peras escalfadas para un postre decadente bajo en carbohidratos. Incluso, podemos rociarla sobre nuestro tipo de bizcocho favorito, ya sea que un bizcocho tradicional o un pastel de almendras para mantener la cuenta baja de carbohidratos.

Dificultad Facil
PlatoPostre
Tiempo4 horas y 30 minutos

Ingredientes

  • 150 gramos de queso de Burgos 0%
  • 200 gramos de claras de huevo
  • 3 láminas de gelatina
  • 100 ml de leche desnatada
  • Esencia de vainilla
  • Edulcorante líquido
  • Canela y galletas integrales (opcional)

Preparación

Hidratamos las gelatinas
Ponemos a hidratar las 3 láminas de gelatinas en agua fría.
Cocemos las claras
Ponemos los 200 gramos de claras de huevo en un bol y lo metemos en el microondas durante 3 minutos, aproximadamente.
Batimos las claras
Una vez cocidas, batimos las claras junto con el queso de Burgos, la esencia de vainilla y añadiremos un poco de edulcorante líquido (puede ser stevia o sacarina líquida).
Metemos la gelatina en leche
Para que la mezcla nos quede más líquida, diluimos las láminas de gelatina en unos 100 ml de leche desnatada (previamente calentada en el micro).
Mezclamos todo
Añadimos la leche con las láminas diluidas a la mezcla de las claras y el queso. Batimos bien para que quede una mezcla homogénea.
¡A los recipientes!
Vertemos la mezcla en un par de vasitos. Añadimos canela y galletas integrales como topping (opcional) o como base para las natillas fit. Las metemos en el frigorífico durante 3-4 horas como mínimo, para que cuaje y enfríe bien.
¡DEJA TU VALORACIÓN!
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0
¡Sé el primero en comentar!