Bizcocho de yogur fitness sin azúcar

Bizcocho de yogur fitness sin azúcar

Carol Álvarez

A todos nos alucina el bizcocho de yogur por su esponjosidad y humedad. Esta versión te va a encantar, ya que usamos harina de almendras y stevia, por lo que es bajo en carbohidratos y libre de gluten. ¡Y está delicioso! Aunque sea conocido por su base de yogur, te aseguramos que te volverá loco el sabor de la harina de almendras.

Este bizcocho de yogur tiene un sabor cremoso. La miga es tan muy suave, sedosa y mantecosa. Obtendremos una hermosa vista previa de su textura cuando experimentes la enorme cremosidad de la masa del bizcocho. El yogur es un caballo de batalla y cuando se combina con harina para pasteles y mantequilla, hace que los bizcochos se eleven a un nivel completamente diferente. El pastel es un poco denso como el bizcocho, pero la miga no es tan apretada.

El pastel de yogur, o gâteau au yaourt, es una receta clásica francesa. Es tan simple que suele ser lo primero que se les enseña a hornear a los niños franceses y, tradicionalmente, los ingredientes se miden en tazas de yogur pequeñas e individuales. Si encontramos este pastel en una cafetería, estaremos casi seguros de que será menos seco aunque lleve varios días en la vitrina.

Ingredientes naturales

Es uno de los bizcochos saludables más simples que podemos hacer para toda la familia, en poco tiempo y es bastante barato.

Está cargado de yogur que es muy nutritivo, bajo en calorías y rico en calcio, ideal para los huesos, los dientes, el cabello, la piel y las uñas.
También es bajo en azúcar. Por lo general, se recomienda usar algún edulcorante natural, pero puedes usar cualquiera que tengas a mano. No obstante, el consejo más saludable es reducir la cantidad de azúcar añadida, sea la que sea.

A pesar de que puedes pensar que cualquier tipo de yogur es válido, te recomendamos que sea natural o griego. Evita que sea bajo en grasa para obtener el resultado perfecto. Además, debes tener en cuenta que tienes que usar harina de almendras molida, porque la gruesa no funcionará del todo bien en esta receta.

No será necesario que lo glasees, ni que le pongas cualquier tipo de topping si no te entusiasma. En cada rebanada obtendrás 190 calorías y 3 gramos de carbohidratos netos, por lo que es una gran opción para tomarlo en el desayuno de vez en cuando si te apetece.

¿El yogur hace que el bizcocho se humedezca?

Hay muchas personas que se preguntan cuál es la función del yogur al hornear un dulce. Incluso algunos dudan entre si usar leche o yogur en sus recetas. Básicamente, el yogur se elabora con leche entera, por lo que el 81% es agua y el 5% grasa. Lógicamente, la principal diferencia entre un bizcocho normal o de yogur es el uso de este lácteo.

Como resultado, el yogur agrega humedad y grasa a la masa del bizcocho, lo que hace que se humedezca. Un bizcocho horneado con yogur nunca se seca. Siempre es suave, húmedo y delicioso, aunque hayan pasado días desde su cocinado. Así que la respuesta es sí, el yogur se puede usar para hornear y humedece el pastel. Esta receta encantará a cualquiera gracias a que es extremadamente húmedo, su miga es suave y casi cremosa, y tan solo está hecho con un yogur. Conseguiremos un sabor ligero y fresco que no empalaga ni se repite.

El pastel de yogur es absolutamente saludable porque los ingredientes principales son el yogur y los huevos. No hay mantequilla en esta receta y todos sabemos que el yogur es un ingrediente saludable porque es rico en nutrientes. Además, debe ser un pastel bajo en azúcar, por lo que no es muy dulce. Es ligeramente dulce, aunque con el añadido de edulcorante puede resaltar el dulzor del pastel. Sin embargo, no hay inconveniente en no poner añadidos si preferimos notar los sabores propios de los ingredientes.

Materiales necesarios

Para que el bizcocho de yogur salga bien, es importante elegir los materiales adecuados para cocinar. Aunque existen maneras más rápidas de hacer la receta, el resultado no será el mismo.

  • Batidora de mano: justo lo que necesitamos para hacer este delicioso pastel. No se recomienda una batidora automática porque puede mezclar los ingredientes en manera poco homogénea.
  • Molde para bizcochos: el tipo de molde es el que más nos guste o tengamos en casa. Al ser un bizcocho saludable, es posible que la masa suba menos, por lo que tampoco es necesario un molde con mucha profundidad.
  • Tamizador: tamizar la harina es importante para que el resultado de la masa sea suave y ligero. En muchas ocasiones, la harina tiene grumos que son difíciles de disolver al mezclarlo con el resto de ingredientes. En cambio, un tamizador ayuda a que toda la harina sea ligera.
  • Bols para mezclar: parece que nunca hay suficientes bols para mezclar los ingredientes. Lo más recomendable es tener uno para ingredientes secos y otro para ingredientes húmedos.
  • Cucharas de madera: los italianos mezclan más las cosas con cucharas de madera que con espátulas. Así que hagámosles caso. Si no también está bien usar utensilios de silicona. Estos harán que no se pegue tanto la masa a los utensilios y sean más fácil de limpiar.

Y también se puede hacer con cualquier sabor de yogur. Normalmente el yogur griego o yogur natural funcionan bien. Cada uno hace que este pastel de yogur fácil sea súper húmedo y delicioso.

bizcocho de yogur fit

Consejos para el mejor bizcocho de yogur fit

Para lograr una receta perfecta y con resultados óptimos, es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones a la hora del cocinado. Revisa todos los ingredientes y presta atención a las posibles sustituciones sin alterar el resultado. No obstante, el cambio de la receta original puede variar en el aumento de calorías.

¿Qué tipo de yogur usar?

El yogur natural, bajo en grasa o aromatizado con una consistencia «vertible» funciona bien en esta receta. Sin embargo, muchos prefieren usar el yogur griego ya que es demasiado espeso y da una textura más densa.

El yogur griego natural es la elección más versátil y brinda un control total sobre el sabor de el producto horneado. Elegiremos yogur griego con leche entera y con toda la grasa para obtener el mejor sabor (se puede usar 2% si lo preferimos). Pero evitaremos los yogures sin grasa, ya que no solo pueden contener rellenos y estabilizadores que cambian el sabor y la textura de lo que está horneando, sino que tampoco tienen el mismo rico sabor y sensación en la boca que las variedades con grasa.

Si todo lo que tenemos en casa es yogur griego, podemos diluirlo para replicar el yogur normal y usarlo en cualquier receta. Así quedará un sabor más ligero y una textura más líquida y jugosa. No existe una proporción exacta, así que habrá que ir probando la cantidad de agua adecuada.

De todas formas, la opción que elijamos debe ser natural en su forma. Es decir, que el yogur natural sea sin azúcares añadidos, o que el yogur griego no sea desnatado. De lo contrario, el resultado final podría ser muy diferente al que perseguimos. El yogur ayuda a mantener húmedos los productos horneados. La acidez del yogur activa el bicarbonato de sodio y hace que los pasteles sean esponjosos y ligeros.

¿Se puede usar cualquier harina?

Sí, la receta también acepta harina de arroz sin ningún problema. No obstante hay que tener en cuenta cómo se mezclan los ingredientes a la hora de amasar. Se recomienda usar huevos a temperatura ambiente y asegurarnos de que el yogur no esté demasiado frío. Los ingredientes deben estar más o menos a la misma temperatura para evitar una masa cuajada. Pero si eso sucede, no te preocupes demasiado y hornea de todos modos.

No mezcles demasiado la masa porque trabajar demasiado la harina puede producir gluten , lo que crea una torta densa y gomosa.

En esta receta solo usamos harina de almendras. Sabe delicioso, pero es cierto que no a todos les puede gustar. El bizcocho de yogurt es demasiado pesado y denso. Y no mantiene su forma cuando se corta, por lo que puede ser desesperante para aquellos que odian que se desmorone. Puedes cambiar hasta 1/2 taza de harina de almendras por harina para todo uso, lo que hará que el pastel sea aún más tierno y le dará algo de riqueza adicional.

¿Cómo guardar las sobras?

Se conserva bien durante 3-4 días a temperatura ambiente, en un recipiente hermético. Pero no lo metas en el frigorífico, ya que el frío seca la masa. También se puede congelar: envuelve el bizcocho o las rebanadas en una envoltura de plástico (film transparente), guárdalo en un recipiente hermético y congela hasta 1 mes. Para descongelarlo, bastará con sacarlo la noche de antes y esperar a que se descongele.

Una vez que el pastel está completamente frío, puedes rebanarlo y colocar las rebanadas en un recipiente de almacenamiento de vidrio hermético. Puedes separar las capas con papel encerado, para que así, las sobras se conserven bien durante 4-5 días.

Otras recomendaciones

  • Engrasa el molde para pan con un aceite en aerosol bajo en calorías y limpia alrededor del molde con un trozo de papel de cocina.
  • Usa solo un limón para la ralladura de limón y echa el jugo de limón de una botella si quieres darle algo de sabor.
  • Se puede usar yogur natural con toda la grasa, aunque eso aumentará ligeramente las calorías.
  • Si usas arándanos congelados en lugar de frescos para introducirlos en la masa, sécalos con un trozo de papel de cocina antes de usarlos.
  • Si quieres eliminar el azúcar, intenta usar aproximadamente 75 ml de edulcorante en su lugar.
  • Si no tienes un molde para bizcochos, puedes usar un molde para cualquier otro postre que se cocine en el horno.
  • Nosotros no hemos usado ningún tipo de aceite para hacer un bizcocho fit. Un aceite neutro como el aceite vegetal o el aceite de canola no le dará ningún sabor a la masa, mientras que el aceite de oliva proporcionará un toque de sabor sabroso que es mantecoso y un toque picante. Si realmente quieres mantener la esencia de este bizcocho, lo ideal es seguir las recomendaciones de la receta.
Dificultad Facil
PlatoÚnico
Tiempo1 hora y 15 minutos

Ingredientes

  • 1 yogur natural
  • 3 huevos
  • 1 cucharadita y media de stevia
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • 1/4 de cucharadita de sal marina
  • 1/2 taza de harina de almendra (almendra molida)
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato

Preparación

Batimos los ingredientes húmedos
En un bol, batimos los huevos, el yogur, la esencia de vainilla, la sal y la stevia.
Mezclamos los ingredientes secos
Mezcla la harina de almendras y el bicarbonato de sodio.
Mezclalo todo
Unimos ambas mezclas hasta que consigamos una masa homogénea.
¡Al horno!
En un molde previamente engrasado con aceite de coco o de oliva virgen extra, vertemos la mezcla de nuestro bizcocho. Horneamos durante 30 minutos a unos 160ºC (vigila tu horno).
Desmolda
Espera otros 30 minutos antes de desmoldar y decora con tus extras favoritos.
¡DEJA TU VALORACIÓN!
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0
¡Sé el primero en comentar!