Pastel de caqui bajo en calorías

Pastel de caqui bajo en calorías

Carol Álvarez

Siempre recomendamos consumir fruta y verduras de temporada, y el otoño es la estación favorita para muchos por la aparición del caqui. Esta fruta jugosa y dulce aporta numerosos beneficios a la salud, por lo que es momento de empezar a consumirla. Si te aburre tomar alimentos siempre de la misma manera, hoy te enseñamos cómo hacer un delicioso bizcocho de caqui apto para vegetarianos.

Hace unos días te enseñamos cómo podías transformar esta fruta en unas llamativas natillas de chocolate, pero quizá eres más de degustar una merienda esponjosa junto a un yogur natural. Te aseguramos que es una receta sencilla, así que ya no tienes excusa para aportar variedad a tu dieta.

Un bizcocho de masa ligera

El pudin no es un postre que guste a todo el mundo, pero los bizcochos mayoritariamente sí. La idea de tener el molde del pudín, hacer un baño de agua y mantenerlo dos horas horneando es muy aburrido y laborioso. Sin embargo, no ocurre lo mismo con un bizcocho de caqui que mantiene los sabores cálidos y la textura del fruto. Además, puede servir para usar todas las frutas que hayamos comprado y se vayan a poner pochas en poco tiempo.

Si el pudín nos recuerda a una gelatina de chocolate o vainilla, el de caqui se parecerá más a un pastel. Al añadir harina conseguiremos una miga muy húmeda y riquísima. En este caso usaremos harina integral y no contiene azúcar añadido, ya que la madurez del caqui será lo suficientemente dulce.

En lugar de hornearlo en un molde para pudín, esta receta de bizcocho requiere un molde para pasteles normal y no se requiere baño de agua en una cazuela. El resultado es un pastel muy tierno y jugoso con los sabores de canela, clavo y jengibre que son perfectos para la época de otoño e invierno.

Esta receta de pastel no solo nos brindan las grasas saludables que se encuentran en los aguacates, sino que también aporta unos 10 gramos de fibra. Así que este pastel es básicamente comida sana y recomendable para cualquier desayuno o merienda. Incluso puede ser una forma de introducirlos en la alimentación si no nos gusta demasiado esta fruta o su textura.

La pulpa de caqui es de color naranja brillante. Pero después de hornear, este pastel se volverá marrón oscuro. ¡No te preocupes! Eso es completamente normal. Es la reacción entre los pigmentos del caqui y el bicarbonato de sodio alcalino en la masa lo que crea este dorado. Si queremos un pastel de caqui más dorado, eliminaremos el bicarbonato de sodio y usaremos un total de media cucharadita de polvo de hornear.

¿Cuál es el caqui adecuado?

Los caquis tienen un sabor muy suave y dulce, como la calabaza endulzada con miel. Ciertos tipos de caquis, como Hachiya, pueden tener un sabor calcáreo muy desagradable si no están completamente maduros. Pero una vez que ha madurado por completo, la textura es sedosa y acuosa como la compota de manzana y bastante agradable para comer. Otros tipos, como Fuyu, se pueden comer mientras la fruta aún está un poco firme.

Existen principalmente dos tipos de caqui comestibles: hachiya y fuyu. Pese a que ambos pueden usarse para hacer este bizcocho, es conveniente conocer las diferencias entre ellos para elegir el mejor.

El hachiya es alargado y tiene forma de bellota. Son bastante agrios cuando están firmes, por lo que no se recomienda comer cuando están verdes. No tiene un sabor agradable. Sin embargo, los que son maduros son muy dulces y jugosos. En este caso, son la mejor opción para hornear, ya que agrega humedad y dulzura a las masas de bizcocho.

Por otro lado, el caqui fuyu es mucho más pequeño y plano que el hachiya. Se parece a un tomate y puede ser la mejor opción para aquellos que nunca lo han tomado. Es crujiente como una manzana, por lo que de puede comer en trozos o a bocados. Los grandes pasteleros no suelen utilizar esta variedad para las masas porque al ser más firmes no aportan la misma textura y humedad. Es mejor consumirlo en ensaladas o como merienda.

La mayoría de las tiendas venden la variedad hachiya. Suelen venderlos cuando aún están muy firmes. Al comprar caquis, se recomienda buscar los regordetes que se noten pesados ​​para su tamaño. La piel debe verse suave y brillante, sin magulladuras ni imperfecciones.

Si necesitamos que maduren rápidamente, deberemos poner la fruta en una bolsa de papel o simplemente dejarla reposar a temperatura ambiente. A medida que maduran, adquieren un color naranja más intenso. Una vez maduro, guarda la fruta en el frigorífico. Los hachiyas se vuelven muy maduros rápidamente. En ese caso, se puede hacer puré y congelarlo una vez que estén suaves para usarlos en un futuro.

El viejo truco más conocido consiste en colocar los caquis verdes en una bolsa de plástico o papel con una manzana. El gas etileno natural liberado por la manzana ayudará a que los caquis maduren rápidamente, en unos tres o seis días.

¿Caquis blandos o duros?

Los caquis astringentes deben comerse solo una vez que estén completamente maduros y suaves, como gelatina por dentro. Muy, muy blandos. Deberían explotar fácilmente en el bolso o la mochila, si no tenemos cuidado. Comerlos antes dará como resultado una horrible sensación en la boca de sequedad/tiza/papel de lija y un sabor amargo, y odiarás los caquis para siempre.

Esto se debe a la concentración realmente alta de taninos en la fruta verde. Mientras que pequeñas cantidades de taninos son buenas para nosotros como antioxidantes, demasiadas pueden causar enfermedades, vómitos y daño hepático.

Los caquis no astringentes se pueden disfrutar mientras están duros y crujientes, como una manzana.

Merienda saludable para deportistas y niños

Estas frutas coloridas son bajas en calorías y están cargadas de fibra, lo que las convierte en un alimento ideal para perder peso. Solo un caqui contiene más de la mitad de la ingesta recomendada de vitamina A, una vitamina liposoluble fundamental para la función inmunológica, la visión y el desarrollo fetal.

Además de las vitaminas y los minerales, los caquis contienen una amplia gama de compuestos vegetales, incluidos taninos, flavonoides y carotenoides, que pueden tener un impacto positivo en su salud. Para aquellos que tienen la suerte de tener un árbol de caqui en su patio trasero, esta es una excelente manera de usar una gran cantidad de esa hermosa fruta. Para aquellos que aman esta fruta, este postre fue hecho para ellos, porque está repleto de él.

Los caquis Fuyu también contienen taninos, pero se consideran no astringentes. A diferencia de los caquis Hachiya, la variedad Fuyu crujiente se puede disfrutar incluso cuando no está completamente madura. En el caso de la receta, se recomienda usar Hachiya para conseguir una textura más esponjosa y dulce.

Además, son una excelente fuente de poderosos antioxidantes como carotenoides y flavonoides. Las dietas ricas en estos compuestos se han relacionado con un riesgo reducido de ciertas enfermedades, incluidas las enfermedades cardíacas y la diabetes. Son capaces de reducir la presión arterial, disminuir la inflamación y disminuir los niveles de colesterol. Por lo que este bizcocho puede mejorar notablemente el aporte de antioxidantes.

persimon para hacer bizcocho de caqui

Consejos para hacer bizcocho de caqui

Cuando sea la época de los persimon, será más fácil encontrar caquis muy maduros y blandos. Cuanto más maduro, más dulce. Además, la suavidad del caqui maduro hace que el fruto pueda distribuirse uniformemente por toda la masa. También debes tener en cuenta el tipo de caqui para el bizcocho. Aunque a muchos nos gusten los más duros para tomar como merienda, en el caso de las recetas es mejor usar un caqui que esté lo suficiente maduro. Incluso, puedes poner el más duro como decoración encima del bizcocho.

Ten en cuenta que la masa resultante será muy húmeda, así que no te preocupes si parece mojada como la masa del pan de plátano. Lo más recomendable es usar un molde para pan antiadherente. No te olvides también de desechar la mayor cantidad posible de cáscaras al hornear para obtener la textura más suave. No obstante, no es necesario tirar la cáscara del caqui; se puede añadir a un batido de frutas.

Para preparar los caquis, pela y pícalo ligeramente para después hacerlo puré (se puede usar una batidora de mano para hacer esto). Puedes prepararlo con unas horas de anticipación, colocar en un recipiente hermético y refrigerar. Sácalo de la nevera 30 minutos antes de hacer el bizcocho.

Al terminar, hay que dejar que la masa se enfríe completamente en un ambiente sellado. Utiliza una bolsa de plástico o un recipiente grande con cierre. Luego, deja el bizcocho de caqui reposar durante la noche y disfrútalo por la mañana. Puede durar en un recipiente hermético durante 3-4 días en el frigorífico o en el congelador hasta 3 meses. Para congelar el pastel, esperaremos a que se enfríe por completo y lo envolveremos dos veces en una envoltura de plástico y congelarlo hasta 3 meses. Puede ser más fácil cortarlo en secciones más pequeñas antes de envolverlo. Cuando estemos listos para comer el bizcocho, dejaremos que se descongele por completo.

Si planeas decorar la parte superior del bizcocho con caqui, debes evitar que el centro se cocine uniformemente con los lados. El centro del bizcocho necesitará más tiempo para cocinarse que los lados. Para obtener mejores resultados, no cubras la hogaza con caqui. Y si quieres hacer, córtalos muy finos. También es un compañero natural de las especias populares como la canela, la nuez moscada y el clavo. Si estamos buscando una adición simple al bizcocho, intentaremos cubrirlos con estas especias.

Hay que tener cuidado de no mezclar demasiado la masa. Añadiremos los ingredientes húmedos a los ingredientes secos hasta que se mezclen. Mezclar demasiado hará que el pan salga duro, denso o seco. La clave para mantener húmedo un pan rápido es no mezclar demasiado.

También podemos proteger la parte superior con papel aluminio después de los primeros 45 minutos de horneado. Esto evita que la parte superior se oscurezca demasiado, mientras que el resto del bizcocho se puede cocinar.

Sin azúcar añadido. Tan solo el dulzor de la fruta y una pizca de edulcorante (si lo prefieres). Merendar saludable y de forma golosa es posible. Te animamos a hacer esta receta y que nos muestres tu resultado por Instagram. ¿Quieres sorprender en un cumpleaños? ¡Es tu momento!

¿Cómo hacerlo vegano?

Cuando usamos puré de caqui en un bizcocho rápido, que es como usar puré de plátano en pan de plátano, el resultado final es un pan húmedo que sabe bastante similar al pan de calabaza. Los caquis agregan un sabor a miel muy suave y dulce, que se sazona con canela, nuez moscada y clavo. Podemos agregar pasas o arándanos secos y nueces picadas para aportar más sabor, textura y dulzura.

En esta receta de bizcocho de caqui tan solo habría que sustituir los huevos para conseguir una versión vegana. Para ello podemos usar:

  • Una cucharada de semillas de lino y tres cucharadas de agua. Moleremos finamente las semillas de lino, las pasaremos a un bol y batiremos con tres cucharadas de agua con la ayuda de un tenedor. Se volverá una mezcla viscosa y gelatinosa, muy parecida a un huevo. Quizá sea la mejor opción si no queremos que haya otros sabores a frutas en esta receta.
  • Un plátano maduro triturado con el resto de ingredientes de la masa; le aporta suavidad, volumen y un suave aroma.
  • Una manzana madura rallada.
  • Si queremos agregar más textura a este bizcocho, mezclaremos algunas nueces picadas o frutas secas.

Toppins saludables

Al agregar algunas coberturas saludables, podemos aumentar aún más el contenido nutricional de este bizcocho de caqui. Además, algunos de estos ingredientes son increíblemente útiles para su salud en general, ¡incluso para perder peso!

  • Chocolate negro. En vez de optar por un gran trozo de bizcocho con chispas de chocolate densos en calorías, ¿por qué no añadir algunas chispas de chocolate negro en nuestra versión fit? Podemos espolvorear 1/2 cucharada de mini chispas de chocolate amargo, lo que solo aumenta las calorías en 40. El contenido de azúcar también es bajo (4 gramos), así como el contenido de grasa (2 gramos).
  • Semillas de granada. Como los músculos están estrechamente relacionados con la tasa metabólica, es importante mantener los músculos sanos y fuertes. Uno de los mejores alimentos para la salud muscular son las granadas. Son una gran fuente de fibra y vitamina C, pero también pueden ayudar significativamente con la salud intestinal, la digestión y la salud muscular. Especialmente después de tu recuperación post-entrenamiento.
  • Jarabe de arce. Aunque hay muchos bizcochos fáciles de avena instantánea, por lo general están llenos de azúcares añadidos. Sin embargo, podemos obtener el mismo sabor en casa si agregamos una cucharadita de jarabe de arce. Esto solo agrega 4 gramos de azúcar a todo el tazón y mantiene las calorías agregadas por debajo de 20.
  • Glaseado de chocolate y aguacate. El cacao se mezcla con las grasas saludables de los aguacates y un toque de dulzura para hacer un increíble glaseado cremoso y saludable. Libre de frutos secos o semillas y contiene dos porciones de frutas/verduras. Se puede usar en este bizcocho de caqui para darle un toque chocolateado.
  • Glaseado de anacardos y naranja. Los anacardos saludables para el corazón se mezclan con jugo de naranja recién exprimido para obtener un glaseado increíble y sabroso. Este glaseado saludable para el corazón combina perfectamente con cualquier cosa de chocolate como brownies o bizcochos. Se agrega un toque de cúrcuma para realzar el color naranja, no lo notamos pero agregará un poco de nutrientes al postre.
  • Mantequilla de coco casera. Podemos hacer nuestra propia mantequilla de coco cruda saludable a partir de coco seco puro. Nada añadido, nada quitado y conserva toda la fibra saludable.
Dificultad Media
PlatoÚnico
Tiempo1 hora y

Ingredientes

  • 2 caquis
  • 1 sobre de levadura
  • 6 nueces
  • 4 huevos
  • 300 gramos de harina de avena
  • 150 ml de bebida vegetal
  • Edulcorante al gusto

Preparación

Realizamos la primera mezcla
Primero batimos los 4 huevos y añadimos la bebida vegetal (o leche). Si vas a añadir edulcorante, hazlo también en este momento.
Tritura los caquis
Retira las hojas y tritura los caquis para incorporarlos a la mezcla.
Añade la harina
Tamiza la harina de avena con la levadura y añádelo todo a la mezcla anterior. Sigue batiendo hasta que quede una mezcla homogénea.
¡Al horno!
Vierte la mezcla en un molde apto para horno y decora por encima con las nueces. Hornea durante 40 minutos a 160ºC.
¡DEJA TU VALORACIÓN!
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0
¡Sé el primero en comentar!