Los amantes del fitness y del gimnasio se interesan en mayor medida por recetas que contengan una buena dosis de proteínas. El pollo a la naranja es un clásico de la comida asiática, que junto a la quinoa y las verduras se convierte en una comida muy saludable y nutritiva. Te desvelamos hoy una receta fácil de hacer, en muy poco tiempo y perfecta para llevarte en una fiambrera al trabajo.

Proteínas, por partida doble

Parece mítica esa escena de los tuppers con arroz y pollo en los vestuarios de los gimnasios, pero realmente se pueden conseguir platos bastante interesantes y menos monótonos con los mismos ingredientes. En este caso, en lugar de arroz apostamos por la quinoa. Este pseudocereal es uno de los que mayor cantidad de proteína vegetal aporta, 13 gramos de proteína por cada 100 gramos de quinoa. Además, como bien sabrás, la mayoría de los cereales y vegetales no aportan proteínas completas; es decir, tienen una menor composición en ciertos aminoácidos. Por suerte, en el caso de la quinoa no ocurre esto.
Por otra parte tenemos la pechuga de pollo, la cual es una carne magra de las que aporta mayor cantidad de proteína (22’2 gr/100 gr) y muy poca de grasa (6’2 gr/ 100 gr).

Ingredientes

  • 2 pechugas de pollo
  • 2 naranjas
  • 1/4 calabacín
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 cebolla
  • 150 gramos de quinoa cocida
  • Especias

Preparación

Exprimimos las naranjas

Con la ayuda de un exprimidor, sacamos el jugo de dos naranjas. Por favor, no uses zumo envasado.

Cocinamos el pollo

En una plancha o sartén, vertemos un poco de aceite de oliva virgen extra para poder cocinar el pollo. Troceamos las pechugas y las echamos en la sartén hasta que queden doraditas.
Añadimos también el calabacín, el ajo y la cebolla; aunque puedes usar las verduras u hortalizas que más te gusten.

Añade la quinoa

A nuestro pollo con verduras en la sartén le añadimos la quinoa previamente cocida. Removemos bien para que se integre con el resto de ingredientes.

Usa especias

Puedes usar las especias que más te gusten para darle un toque diferente al plato. Verás que no hemos sazonado, pero realmente no será necesario.
La pimienta negra, el orégano, el romero o un poco de curry puede quedar bien en esta receta.

Incorpora el zumo

Una vez que tenemos la mezcla bien homogénea, vertemos el zumo de las dos naranjas y volvemos a remover.

Puntúa esta receta
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0%