La mayoría de las pizzas están hechas con harinas refinadas e ingredientes poco saludables que aumentan en gran medida nuestro consumo de calorías. Hoy te enseñamos a hacer una pizza de quinoa como base, sin harinas, sin huevos y sin lactosa. Así que no existe ningún problema si eres intolerante al gluten, al huevo o a los lácteos, ¡podrás disfrutar de esta receta sin miedo!

Si no sabes cómo cocinar la quinoa o en qué recetas usarla, esta puede ser una gran idea para comenzar. Te recordamos que la quinoa es un pseudocereal que contiene los 9 aminoácidos esenciales para el organismo. Es decir, estarás consumiendo una pizza con base proteica e ingredientes naturales.

 

Ingredientes

  • 180 gramos de quinoa cruda
  • 60 gramos de agua
  • Especias: sal, pimienta negra, orégano, albahaca...
  • Todos los ingredientes que más te gusten para tu pizza (tomate frito, mozzarella, champiñones...)

Preparación

Pon la quinoa en remojo

En un bol, pon la quinoa en remojo durante mínimo 3 horas.

Enjuágala y tritura

Enjuaga muy bien la quinoa y escúrrela para eliminar el exceso de agua.

Ponla en un recipiente para batirla con los 60 gramos de agua, las especias y la sal.

Vierte la masa en papel de horno

Coloca un papel de horno sobre la bandeja y engrásalo con un poco de aceite de oliva virgen extra.

Vierte la masa y extiéndela muy bien por la bandeja, de manera que quede muy fina.

¡Al horno!

Hornea la masa sola durante 12-15 minutos (sin que se queme) a 200ºC, con calor arriba y abajo.

Añade los toppins

Saca la masa del horno y dale la vuelta para ponerle encima tus ingredientes elegidos.

Ten cuidado para que no se rompa la masa al girarla. Yo usé otro papel de cocina encima para darle la vuelta con mucho cuidado.

pizza con base de quinoa
¡Al horno de nuevo!

Mete de nuevo la pizza en el horno y déjala que se cocine otros 12-15 minutos.

Puntúa esta receta
Puntuación de los lectores: (2 Votos)
70%