Pensar en recetas para cenas saludables, proteicas y ligeras no es fácil. Para evitar darnos un atracón, por llegar a casa hambrientos después de una larga jornada de trabajo, te propongo realizar el famoso pastel proteico de pavo (versión saludable). Dista mucho de la clásica receta que hacen nuestras madres, pero potenciará tus beneficios del entrenamiento.

¿Por qué usamos pavo?

En este pastel proteico nos hemos decantado por el pavo por ser una carne magra con el mayor contenido en proteínas. Es de las carnes más proteicas, junto al pollo, con  24’2 gr por cada 100 de producto. Lógicamente, hay partes más grasas que otras, pero la pechuga es la ideal para este plato. Además, usaremos huevo y leche, en los que también encontramos cierto contenido en proteínas.

No debes temer por que sea una receta pesada, ya que más de las tres cuartas partes son de pavo y verduras. Escoge las verduras que más te gusten, aunque en este caso hemos elegido pimientos (verdes y del piquillo) junto a la cebolla. El uso de las especias también le dará un toque diferente. Si puedes, reduce o evita el aporte de sal y aprovecha para disfrutar del sabor natural de este pedazo de pastel.

En cuanto a la harina, puedes usar cualquier integral o de granos enteros para hacer la versión más saludable.

Ingredientes

  • 500 gramos de carne picada de pavo
  • 1 huevo
  • 1/2 cebolla
  • 2 pimientos
  • 4 cucharadas de harina de avena
  • 1 bote de pimientos del piquillo
  • 1/4 de taza de leche desnatada o bebida vegetal
  • Especias y sal

Preparación

Precalentamos el horno

Ponemos el horno a 170º C, con calor arriba y abajo.

Realizamos una primera mezcla

En el bol de la harina de avena, añadimos un poco de nuez moscada y la leche desnatada. Removemos hasta que tengamos una pasta homogénea.

Segunda mezcla

En otro bol, añadimos el pavo picado, los pimientos (del piquillo y verdes) y la cebolla. Removemos bien y añadimos el huevo junto con la primera mezcla.

Échale sal y pimienta al gusto, y remueve todo para conseguir que me mezcle correctamente.

Prepara para meterlo en el horno

Engrasa el molde para horno con un poco de aceite de oliva virgen extra. Agrega toda la mezcla, ayudándote de una cuchara de madera.

Déjalo en el horno a 170º C durante unos 75 minutos. Vigila que no se queme.

Puntúa esta receta
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0%