Galletas con frutas en 10 minutos y para toda la familia

Las galletas que estamos acostumbrados a comer son una masa ultraprocesada cargadas de harinas refinadas y azúcares y donde hay ausencia casi total de ingredientes de calidad con un buen porcentaje de nutrientes. Sin embargo, las galletas con frutas que proponemos nosotros son la alternativa saludable y aptas parta toda la familia.

A todos nos gustan las galletas, ya sean para desayunar o para merendar algo rápido, pero pocas veces encontramos opciones decentes y cuando damos con una que parece que sí, vemos varios gramos de azúcar de más. Aparte de que el precio de las galletas suele ser elevado. Lo bueno de las recetas caseras es que somos nosotros quienes controlamos los ingredientes podemos elegir los huevos, el tipo de leche, la harina, si usamos azúcar o eritritol, etc.

Esto nos da la posibilidad de personalizar al 100% cada receta, e incluso podemos experimentar e investigar y probar nuevas combinaciones, sabores, añadir más fruta, o dos tipos de frutas, o agregar frutas y semillas, etc. De una sola receta pueden salir varias más.

¿Qué significa que son galletas saludables?

Cuando una receta es saludable, se da por hecho que es baja en grasas, sin estar frito y sin azúcares añadidos, aparte de ser sin colorantes artificiales, aditivos, aceites de baja calidad, sin harinas refinadas, etc. En la receta que presentamos hoy podemos usar fruta fresca, fruta en almíbar o un toque de mermelada. En las dos últimas opciones el toque azucarado ya va intrínseco, sin embargo, en la fruta fresca habrá que agregar algo de azúcar a la mezcla, Stevia o eritritol.

A veces creemos que cuidar la alimentación y darnos caprichos no pueden ir de la mano, y hoy vamos a demostrar que sí que se puede y bastante bien, además. Tampoco es plan de comerse 16 galletas de Nutella en una sentada, pero si continuamos con nuestra dieta saludable, practicamos deporte y este tipo de caprichos son muy aislados, no pasaría nada. Nuestro objetivo no se vería muy afectado y podríamos seguir quemando grasa para conseguir el cuerpo que deseamos.

El concepto saludable muchas veces se confunde, pero tenemos que dejar claro que saludable es solo aquellos alimentos frescos, casi sin procesar. No creamos que un batido sustitutivo o una Coca-Cola son saludables porque lo pone en un anuncio o lo dice un influencer en Instagram. Como tampoco lo es seguir haciendo vida sedentaria o inactiva a y tomar pastillas para adelgazar, cuando lo que debemos hacer es cambiar los hábitos y mejorar nuestra alimentación a la vez que practicamos deporte de forma asidua.

Agregar plátano para hacerlas saludables 100%

Si hay una receta popular en Instagram esas con las galletas de avena y plátano. Se trata de una receta ligera, rápida y fácil de hacer con solo 3 ingredientes. En este caso no se trata de esa receta, sino que son galletas con frutas, sin embargo, podemos eliminar algunos ingredientes como la harina, aunque no prometemos que el resultado sea igual de jugoso y sabroso.

Galletas con frutas y chips de chocolate

Lo bueno del plátano es que es muy dulce, sobre todo cuando ya está muy maduro, así que nos ahorramos el paso de agregar azúcar. Realmente podemos poner la fruta o frutas que queramos, siempre que estén bien limpias y cortadas a trocitos muy pequeñitos. La otra opción es agregar la mermelada, pero tendremos que usar una mermelada muy casera con ingredientes de alta calidad y baja en azúcares. De lo contrario ya no serían galletas saludables.

Como consejo, si no somos muy manitas en la cocina, y no tenemos mucha experiencia haciendo galletas y repostería, recomendamos seguir la receta al pie de la letra y cuando cojamos algo de soltura ir cambiando los ingredientes, ir variando las cantidades, los tiempos, agregarle toppins, etc.

Trucos para que las galletas queden jugosas

Hay miles de tipos de galletas, están las finitas, las rellenas, las doraditas, las crujientes, las blanditas, etc. En este caso vamos a dar dos trucos y ambos son para esos segundos previos a meter la bandeja en el horno.

Dentro de todos los tipos de galletas que conocemos, los más comunes son las galletas crujientes y las galletas tipo bomba que son jugosas y dentro tiene gran cantidad de ingredientes o chocolate líquido que se fundirá en nuestra boca.

Si queremos galletas crujientes, debemos aplanar la mezcla hasta que quede con un grosor estándar o que queden finitas. Sin embargo, si queremos que queden gruesas y jugosas, lo mejor es hacer bolitas y darles solo unos leves toquecitos para aplastarlas un poco.

Hay una gran diferencia entre una opción y otra. En el primer caso, quedarán como galletas planas y clásicas de toda la vida con un toque crujiente, y en el segundo caso parecerán como pequeñas empanadillas. Nuestra forma favorita, desde que las probamos, es la segunda opción porque así se disfrutan muchos más los sabores.

¿Cuándo podemos comer galletas con frutas?

Ya hemos adelantado que estas galletas con frutas son para toda la familia y que podemos modificar la receta a nuestro antojo. Ahora le toca el turno a otra gran duda, y es que a veces no sabemos ni cuando es buena idea comer galletas, puesto que se relacionan con una mala alimentación.

Al ser una especie de desliz, las podemos dejar como complementos de un desayuno, sin embargo, al ser saludables, también podrían servirnos como picoteo a media tarde, para acompañar el té o el café, como bienvenida si viene visita a casa o vamos de visita a otra casa, para decorar un regalo, para hacer una bandeja de dulces caseros, etc.

Siempre es buena ocasión para comer un dulce, pero sin excesos. Una buena idea sería acompañar las galletas con una pieza de fruta fresca diferente a la que hay en el interior de estas galletas con frutas. Por ejemplo, si las galletas tienen fresas, podemos tomarnos un melocotón, una manzana, dos mandarinas, otros frutos rojos, o incluso un lácteo, como un yogur griego sin azúcar y trocear las galletas dentro y añadir semillas o frutas a trozos.

Dificultad Facil
PlatoPostre
Tiempo15 minutos

Ingredientes

  • 220 gramos de harina
  • 115 gramos de mantequilla sin sal
  • 1 huevo
  • 30 gramos de copos de avena
  • 5 o 6 fresas (o la fruta que elijamos) cortadas en daditos o 100 gramos de mermelada
  • Media cucharadita de esencia de vainilla
  • Eritritol al gusto si no elegimos plátano maduro ni mermelada.

Preparación

Batimos la mantequilla
La mantequilla debe quedar a punto de pomada. Este punto se consigue con varillas eléctricas o batiendo a mano con una cuchara. Después volcamos el resultado en un bol grande y seguimos removiendo con la lengua.
Mezclamos ingredientes
En el bol de antes, agregamos la harina y mezclamos. Cuando sea una mezcla homogénea añadir el huevo y la esencia de vainilla. Mezclamos hasta que vueklva a ser una mezcla homogénea.
Agregamos la fruta y la avena
En ese mismo bol agregamos la fruta troceada o al mermelada y los copos de avena. Mezclamoshasta integrar todo en la masa.
Preparamos la masa
Nos espolvoreamos harina en nuestras manos y vamos cogiendo bolitas, como si fueran croquetas. Nos podemos ayudar con una cuchara.
Colocar en la bandeja del horno
Sacamos la bandeja del horno, cerramos la puerta y lo ponemos a calentar a 175 grados. Colocamos papel vegetal en la bandeja del horno y mientras vamos pasando las bolitas de nuestras manos a la bandeja del horno. Podemos aplanarlas un poco, pero recomendamos que no mucho, para que queden jugosas y blanditas.
Empieza la cocción
Con guantes en nuestras manos, introducimos la bandeja en el horno a media altura y cerramos la puerta. Dependiendo del tipo de horno, tardará más o menos. Para que lleguen a su punto exacto deben pasar entre 9 y 12 minutos y para que se doren habría que esperar unos 14 minutos. Es conveniente ir revisando el progresos a través de la ventana del horno, para que no se quemen.
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0
¡Sé el primero en comentar!