Galletas de anacardos y chocolate

Galletas de anacardos y chocolate

Carol Álvarez

Si tienes un estilo de vida saludable y cuidas tu alimentación, quizá haya veces en las que tus comidas se vuelvan un poco monótonas. Para evitar que eso suceda, te enseñamos una receta totalmente real food y muy fácil de hacer. ¿A quién no le gustan las cookies? Es imposible que haya alguien que dijera que no se atrevería a probar estas galletas de anacardos, avena y chocolate.

Estas galletas pueden parecer increíblemente elegantes, pero son una receta simple e infalible para hacer. No se necesitan aparatos de cocina o mezcladores de lujo. La combinación de harina de almendras y copos de avena le da una textura ligera, suave y masticable, con mucho chocolate por todas partes. Las galletas son dulces y mantecosas, sin ser empalagosas.

Galletas saludables

Todos los ingredientes se encuentran en su forma original. Usamos copos de avena triturados, anacardos naturales, cacao en polvo 100% y huevos. El único tipo de azúcar (si lo queremos añadir) que usamos fue media cucharada de miel. Es casi inapreciable esa cantidad para las cantidades que usamos, así que no tengas miedo.

En el caso de que no te guste el chocolate, puedes no añadirlo y te quedarán unas galletas de frutos secos simples. En 20 minutos tenía listas las galletas de anacardos, y verás que la preparación es de lo más sencillo.

Existen varios beneficios para la salud de comer anacardos en una galleta, aunque realmente son buenos sin importar en qué formato los consumamos. Los anacardos son casi iguales, en cuanto a nutrición, que otros frutos secos. Tienen un alto contenido de grasa, pero también son una buena fuente de magnesio, zinc, vitaminas E, C y B, así como ácido fólico y otros minerales. Tienen aproximadamente un 10 % más de grasa que otros frutos secos, pero siguen siendo buenos con moderación. Una porción de anacardos es de aproximadamente 18 frutos enteros, lo que equivale a 28 gramos.

Se pueden tomar en dietas para pérdida de peso y mantenimiento. Son bastante saciantes y no se generan picos de insulina después de comerlas. Además, al ser naturales y artesanas, la saciedad es mucho mayor que la de unas galletas ultraprocesadas. Se recomiendan para deportistas que quieren recuperar hidratos y grasas después de un duro entrenamiento.

galletas de anacardos

Consejos

Las galletas de anacardos y avena no son muy complicadas de hacer, pero es mejor tener en cuenta algunas de estas recomendaciones.

Cómo guardar

Si nos sobran galletas, podemos guardarlas en un recipiente hermético en la encimera durante una semana, o hasta 10 días en el frigorífico. También podemos congelar las galletas horneadas (una vez que se hayan enfriado por completo) en un recipiente hermético.

Es importante dejar que se enfríen por completo y luego pasarlas a un frasco o recipiente hermético para galletas y se pueden conservar durante semanas a temperatura ambiente. También podemos congelar las galletas de anacardos horneadas. Simplemente las pondremos en una bolsa de congelador (doble capa si es posible), sacaremos todo el aire y sellaremos la bolsa. Se pueden mantener de esta manera durante aproximadamente 1 mes. No recomendamos mantenerlo durante más tiempo ya que la calidad comienza a deteriorarse después de eso. Simplemente descongelaremos a temperatura ambiente durante aproximadamente 30 minutos y se pueden consumir después de eso.

Para congelar la masa de galleta de anacardos, colocaremos las galletas en forma en una bandeja para hornear forrada con un pergamino, lo más cerca posible pero sin tocarse entre sí y las pondremos en el congelador durante 1 hora. Luego las pasaremos a la bolsa del congelador. Se pueden conservar durante 3 meses. Cuando estemos listos para hornear, no es necesario descongelarlas. Las hornearemos como se indica en la receta y añadiremos de 3 a 5 minutos más o hasta que estén bien doradas.

Cómo mantenerlas blandas

Para asegurarnos de que estas galletas de anacardo y avena se mantengan suaves, guardaremos las galletas enfriadas en un recipiente hermético junto con un pequeño trozo de pan (o una magdalena o muffin). Esto hará que el pan aporte un poco de humedad y evita que se resequen las galletas.

Usaremos el microondas para restaurar las galletas de días atrás a su gloria original suave y masticable. Colocaremos una o dos galletas en un plato apto para microondas. Calentaremos durante 10 a 15 segundos y dejaremos que se enfríen antes de disfrutar.

Usar papel de horno

Si usamos papel pergamino en vez de una bandeja para hornear, no cambiará el tiempo de cocción de la galleta. Esto tan solo evitará que se dore tanto en el fondo como sin él. En estos casos, no es necesario bañar con una ligera capa de aceite el fondo. El papel de horno evita que la masa se pegue a la bandeja.

Así que si queremos ese bonito fondo dorado, añadiremos uno o dos minutos al tiempo de cocción (o moveremos la sartén más cerca de la rejilla inferior durante uno o dos minutos) para dorarlos. Las galletas horneadas en pergamino no se extenderán tanto; y sus fondos no se dorarán (o potencialmente se quemarán) tan rápido.

Cómo hacerlas crujientes

La interacción entre el azúcar, la grasa y la harina, el tiempo y la temperatura de horneado, además de una gran cantidad de experimentación realizada en nuestra propia cocina, es cómo lograr la textura de galleta con chispas de chocolate favorita.

La percepción de crujiente o blando se debe en parte a la percepción personal de cada persona. Además, todos los hornos hornean de forma ligeramente diferente. Los tiempos de horneado de la receta funcionan para nuestro horno y hacen galletas con un sabor crujiente o masticable. Para determinar nuestros propios tiempos de horneado, se recomienda hornear solo 3 o 4 galletas para comenzar. Dejaremos que se enfríen lo suficiente para que veamos si tienen la textura que buscamos.

Sí, esto parece un desperdicio, dejar que el horno caliente se quede vacío mientras las galletas se enfrían lo suficiente como para evaluar la textura. Pero, ¿cuánto más derrochador es hacer una tanda completa de galletas y luego, 20 minutos después de que están fuera del horno, decidir que no tienen la textura que estamos buscando?

Dificultad Facil
PlatoÚnico
Tiempo20 minutos

Ingredientes

  • 100 gramos de anarcado natural
  • 60 gramos de copos de avena molidos
  • 1 cucharada de cacao 100%
  • Media cucharada de miel
  • 2 huevos

Preparación

Trituramos los anacardos y los copos
Con la ayuda de una batidora, trituramos los anacardos para hacerlos harina. Es importante no triturar demasiado, para que no comience a soltar la grasa y se quede demasiado cremoso. Apartamos en un bol y trituramos los copos de avena hasta conseguir harina.
Incorporamos el resto de ingredientes
En un bol, mezclamos los anacardos triturados, los copos de avena, el cacao en polvo, la miel y los huevos semibatidos. Removemos con la ayuda de una cuchara y mezclamos todos los ingredientes muy bien. Precalentamos el horno a 180ºC, por arriba y abajo.
¡Al horno!
En una bandeja, colocamos papel de horno o vegetal y damos forma a nuestras galletas. Cada galleta será la cantidad de una cuchara. Aplastamos la masa con las manos para darle la forma que queramos y las ponemos espaciadas. No te preocupes, porque tampoco van a expandirse demasiado. Dejamos que se cocinen durante 15 minutos.
¡A comer!
Dejamos que se enfríen a temperatura ambiente, y ya estarían listas para comer.
¡DEJA TU VALORACIÓN!
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0
¡Sé el primero en comentar!