Galletas de pistachos con crema de anacardos

Los pistachos son un fruto seco que muchos devoran como si fueran un auténtico manjar. Parece complicado consumirlos más allá de coger un puñado y comerlos naturales, pero existen recetas muy saludables para darle un toque divertido a tu alimentación. Hoy apostamos por unas galletas de pistachos con crema de anacardos.

Con tan solo tres ingredientes (y sin horno o microondas), tendrás en menos de 40 minutos unas deliciosas cookies. Además, al no tener trigo, ni ingredientes derivados de origen animal, son aptas para veganos y celíacos.

Si te encantan los pistachos, esta es tu galleta. Sin embargo, incluso si no eres fanático, también deberías probarlas. Estas cookies de pistachos son originales por su color verde. Además, son muy fáciles de hacer. Suaves por el centro, un poco dulce, no demasiado dulce y sin lácteos ni gluten.

¿Qué tipo de pistacho elegir?

La apariencia del color y el sabor de estas galletas con chispas de pistacho dependerán en gran medida del tipo de pistacho que usemos. Los pistachos pueden variar en sabor, color y tamaño. La mayoría de los que compramos están producidos en Irán y Estados Unidos. Dependiendo de dónde vivamos, tendremos solo algunos tipos diferentes de pistachos disponibles o tal vez solo uno.

En la receta se pueden usar dos tipos de pistachos. Funcionará con cualquier tipo, pero hay que tener en cuenta que el color de las galletas variará mucho según el tipo de pistacho que usemos, y es posible que las galletas no queden tan verdes como las de la foto.

Los pistachos tostados se usan para picar y mezclar con la masa para galletas como complemento. Estos son pistachos tostados, salados y con cáscara de California. En cambio, los otros se suelen usar para moler y son parte de la masa de galletas. Estos son granos de pistacho verdes pelados grado A de Irán. Tienen un color verde oscuro porque se cosechan antes de que estén completamente maduras y por lo tanto no amarillean.

Si usamos los pistachos de California para la masa de galletas, las galletas serían menos verdes o amarillentas. Sin embargo, en cuanto al sabor, ambas son deliciosas. Así que no debemos preocuparnos demasiado por los pistachos y su color y usaremos lo que encontremos disponible. Sin embargo, se prefieren sin cáscara crudos.

Los pistachos se recomienda que sean molidos en un procesador de alimentos. Si preferimos usar pistacho ya molido o harina de pistacho, también está bien. Si queremos probar esta receta con otros frutos secos, investigaremos el contenido de grasa de los frutos secos que deseamos utilizar y lo compararemos con los pistachos. Tendrían que tener casi el mismo contenido de grasa. Si utilizamos frutos secos más grasos, como las nueces, por ejemplo, las galletas quedarán muy grasosas.

galletas de pistachos y anacardos

¿Por qué enfriar la masa durante la noche?

Cada ingrediente tiene un perfil específico de aroma y sabor. Cuando se mezclan entre sí, liberan distintos sabores. Sin embargo, no entendemos la ciencia detrás de esto. Nos apresuramos innecesariamente y cocinamos cosas agregando todo y casi cualquier cosa. Primero, debemos entender la razón por la que enfriamos la masa. Más importante aún, a qué propósito sirve.

Una vez que hagamos una masa para galletas, la dejaremos reposar durante un tiempo después de amasar, de esta manera, retiene la humedad necesaria. En segundo lugar, el ingrediente como el polvo de hornear reaccionará químicamente para formar bolsas de aire. Esto ayudará aún más en la cocción. Puedes preparar la masa hasta con dos días de antelación y guardarla tapada en la nevera. Antes de hornearla, debemos dejarla reposar a temperatura ambiente durante 20-30 minutos hasta que sea una masa suave y que se pueda comer con una cuchara.

Finalmente, cuando la masa para galletas esté lista, la envolveremos en plástico apto para uso alimentario. La envoltura de plástico sostendrá la masa firmemente. También mantendrá la humedad intacta y evitará que la masa se seque. Por lo tanto, no se recomienda enfriar la masa de galletas de pistachos sin una envoltura.

Si queremos congelar la masa, la prepararemos, enfriaremos, sacaremos y enrollaremos la masa como se indica y colocaremos las bolas de masa en bolsas para congelar. Dejaremos descongelar a temperatura ambiente durante 1-2 horas antes de hornear o en el frigorífico durante la noche.

Consejos

Para que las galletas de pistachos salgan perfectas, debemos tener en cuenta algunas recomendaciones. Son sencillas de cocinar, incluso se puede hacer con niños, pero hay técnicas y detalles que pueden hacer que el resultado sea excelente a la primera.

  • Si la masa no se une porque está demasiado húmeda, simplemente podemos añadir un poco más de harina, empezando con una cucharada cada la vez.
  • Si está demasiado seca, añadiremos un poco más de aceite de coco (media cucharadita cada vez) hasta que se una para formar una masa compacta.
  • Hay que dejar enfriar la masa antes de darle forma, y hornearla es otra forma de evitar que las galletas se esparzan. El enfriamiento solidificará la grasa en las galletas. A medida que se hornean las galletas, la grasa de la masa fría tardará más en derretirse que la grasa no fría, lo que evita que las galletas se esparzan.
  • Las galletas deben almacenarse en un recipiente hermético en una sola capa separada con papel pergamino, se mantendrán a temperatura ambiente durante dos o tres días, o en el frigorífico durante cinco o seis días. Debemos asegurarnos de llevarlas a temperatura ambiente antes de servirlas.
  • Las galletas se pueden congelar horneadas o sin hornear. Congelaremos las galletas horneadas en un recipiente seguro para el congelador separado con papel pergamino, se mantendrán durante meses en el congelador. Las galletas se pueden descongelar en el frigorífico o a temperatura ambiente.
  • El truco para hornear estas galletas de pistacho perfectas es el tiempo de horneado. Solo debemos hornear estas galletas hasta que el fondo de la galleta esté ligeramente dorado. No querremos que la parte superior de la galleta se dore demasiado (tan solo los bordes), porque entonces estos no estarán demasiado blandos en el medio.
Dificultad Facil
PlatoÚnico
Tiempo40 minutos

Ingredientes

  • 200 gramos de pistachos
  • 80 gramos de dátiles sin hueso
  • 80 gramos de aceite de coco
  • Crema de anacardos (opcional)

Preparación

Trituramos los pistachos
En una trituradora (o batidora de mano), metemos todos los pistachos y trituramos hasta que quede un polvo ligero (tipo harina). ¡Ojo! No tritures demasiado para evitar que se cree una mantequilla de pistachos.
Añadimos el resto de ingredientes
Introducimos en la trituradora los dátiles sin hueso y el aceite de coco derretido. El aceite de coco es el que dará la consistencia a las galletas. NO es válido otro tipo de aceite.
Damos forma a las galletas
En un papel de hornear, cogemos un poco de la masa y le damos forma con ayuda de un moldeador de galletas. Debes apretar bien para que queden lo más compactas posibles y no se desmoronen al sacar el molde.
¡Al frigorífico!
Una vez que tenemos las galletas listas, las metemos en el frigorífico durante 30 minutos.
Decoramos con crema de anacardos
Una vez pasados los 30 minutos, y habernos asegurado de que están duritas, las sacamos del frigorífico y le untamos por encima la crema de anacardos.
¡DEJA TU VALORACIÓN!
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0
¡Sé el primero en comentar!