Huevos a la flamenca light

Huevos a la flamenca light

Sofía Pacheco

Los huevos a la flamenca son una receta muy típica en la cocina andaluza, más concretamente en Sevilla, aunque a día de hoy se puede encontrar en casi cualquier sitio. Se trata de un plato muy nutritivo lleno de verduras y donde los protagonistas son los huevos. Como es obvio, no se trata de un plato vegano, pero sí es apto para los ovolactovegetarianos y el resto de omnívoros.

Una receta muy sencilla de hacer y además es personalizables, ya que, aunque nosotros pongamos aquí una serie de verduras, podemos cambiarlas por otras. Lo que es inamovible son las patatas tipo bravas y los huevos, de lo contrario sería otro tipo de receta y no huevos la flamenca.

Esta receta es preferible para almorzar, ya que para la noche podría resultarnos un poco pesado, a menos que cenemos antes de las 9:30 de la noche y dejemos un margen de 2 horas antes de dormir. Esta es la opción más adecuada para poder dormir bien las 7 u 8 horas que recomiendan los expertos y poder descansar sin que la digestión interfiera.

Por la noche se recomienda cenar cosas ligeras sin muchas grasas y por su puesto nada de fritos, por eso recomendamos que esta receta de huevos a la flamenca tan sevillanos sean nuestra opción para un almuerzo.

¿Por qué es saludable?

Es saludable por unos cuantos motivos. Por ejemplo, se trata de ingredientes naturales, frescos, de cercanía, fáciles de encontrar y económicos. También es una receta saludable por ser baja en calorías, aun así, son 300 calorías, pero tengamos en cuenta que son dos huevos por persona y varias verduras.

También nos atrevemos a decir que es una receta saludable, porque, nuestro caso, no hemos usado ingredientes procesados, como sí diremos en el siguiente apartado, si queremos comer huevos a la flamenca y solo tenemos 15 minutos para cocinar.

Aparte de todo esto, al ser frutas, patatas y huevos, estamos aportando multitud de nutrientes a nuestro organismo, y si, además, mojamos pan, aumentamos el valor nutricional, y también calórico. Por ejemplo, al comer esto tenemos vitamina A, grupo B, C, D, E, K, entre otras, aparte de minerales como sodio, potasio, magnesio, zinc, calcio, hierro, manganeso, fósforo, etc.

Cómo hacer esta receta en 15 minutos

Sí, podemos pasar de tardar 1 hora a tardar solo 15 minutitos, eso sí, no será saludable, sino que obtendremos el mismo resultado, pero en lugar de tener 300calorías más o menos, puede subir hasta las 500 kilocalorías por ración.

La opción que nosotros damos es usar un pisto preparado, como la fritada de Mercadona, que aparentemente es un buen procesado, pero tiene muchas calorías, concretamente casi 400 kilocalorías el brik de 380 gramos. Podemos elegir otra marca que tenga menos calorías y menos azúcares y demás, pero casi todos los supermercados andan por el estilo.

Después llega el momento de las patatas, y es que no es lo mismo usar patatas naturales que comprarlas ultracongeladas y freírlas en abundante aceite. Nosotros recomendamos usar una freidora de aire, así restamos algunas calorías y si tenemos que freír, es mejor usar aceite de oliva virgen extra que aceite de girasol. En todo caso usar aceite de girasol alto oleico.

Los huevos son iguales en todas las opciones de esta receta, aunque nosotros animamos a comprarlos camperos o de gallinas criadas en libertas, ya que no es lo mismo, para el animal, vivir hacinado en una jaula del tamaño de un folio A4 toda su vida hasta que muere por estrés, enfermedad, inanición, etc. y sin ver la luz del sol, que criarse en libertad comiendo pienso natural.

Huevos a la flamneca

Consejos para mejorar la receta

Si queremos que estos huevos a la flamenca sean maravillosos y terminemos chupándonos los dedos, lo mejor es usar huevos de calidad, tal y como hemos explicado anteriormente, usar verduras de calidad y cuanto más frescas mejor y no engrasar demasiado las patatas al freírlas.

Para el tema de las patatas, lo mejor es freír pocas cantidades y poner un par de servilletas debajo del plato para que absorba el aceite cuando las saquemos. Otra opción es usar una freidora de aire o usar el horno, que también es una forma de cocinar saludable y bajo en grasas, además da un toque muy especial a las patatas: crujientes por fuera y jugosas por dentro.

Si algunas de las verduras que ponemos en la receta no nos convencen, podemos elegir las que queramos, o reducir cantidades, si queremos. Eso ya lo elige cada uno a su gusto.

Otro consejo importante es no echar demasiado tomate, ya que al final el resultado quedará muy sumergido en tomate y ese sabor reinará por encima de todos. Lo importante aquí es disfrutar de todos los sabores y no estar todos camuflados bajo uno.

Así puedes conservarla por 3 días

Queremos destacar una cosa, lo que son las verduras y la salsa de tomate, e incluso las patatas sí que podemos conservarlo todo dentro de un recipiente durante un máximo de 72 horas, pero los huevos no. Los huevos es importante que se coman al momento o como muy tarde 24 horas después de realizar la receta.

Los huevos en mal estado muy peligrosos y podemos caer gravemente enfermos con salmonelosis, por ejemplo. Es por esto que, recomendamos encarecidamente no guardar los huevos, sino, por ejemplo, hacer solo los que necesitemos en ese momento y guardar en la nevera las verduras y las patatas.

Cuando vayamos a comernos las sobras, preparamos los huevos de nuevo en jun momento. Para que tengan menos calorías, los huevos se pueden hacer al baño maría, por ejemplo.

Para conservar las patatas y las verduras, recomendamos usar tupper diferentes, ya que el potente sabor de las verduras con el tomate, bañará las patatas y estas se pondrán blanditas. Nosotros recomendamos separarlo, después que cada uno haga lo que crea conveniente.

El tupper debe ser de cristal con tapa hermética, para proteger los alimentos y que no sufran contaminación del exterior. Además, el cristal conserva mejor los alimentos porque es un material que no se degrada con el uso y el tiempo como los tupper de plástico.

Dificultad Facil
PlatoÚnico
Tiempo1 hora y

Ingredientes

  • 60 gramos de cebolla
  • 60 gramos de pimiento rojo
  • 40 gramos de guisantes
  • 20 gramos de tomates pera pelados
  • 4 huevos
  • 1 patata grande
  • 1 diente de ajo
  • 150 ml de agua
  • Sal al gusto
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra

Preparación

Batir
En el vaso de la batidora ponemos la cebolla, el ajo y el aceite. Después se agrega el tomate, los pimientos y la sal. Volvemos a batir todo, y agregamos los guisantes. Para quitar la acidez podemos agregar una cucharadita de azúcar.
Cortar las patatas
La patata la lavamos y la pelamos y tenemos que cortarla en cubos. Podemos freírlas, al horno o en la freidora de aire. Escurrimos las patatas y las agregamos al plato de la salsa de tomate con verduras.
¡DEJA TU VALORACIÓN!
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0
¡Sé el primero en comentar!