Haga frío o calor, un helado siempre es un postre apetecible. Sin embargo, su gran cantidad de azúcares simples lo hace una elección poco saludable a la hora de llevar un estilo de vida fit. El asunto es: si el problema es el azúcar, ¡quitémoslo!

Es posible hacer un helado de fresa sin azúcar, y beneficiarnos de las propiedades de la fresa, rica en vitamina C y E y gran fuente de hierro y calcio. No perderemos apenas sabor y reduciremos las calorías.

¿Qué nos aporta la fresa?

La fresa es una fruta que además de poder presumir de tener un índice glucémico más bajo que otras frutas, aporta grandes cantidades de antioxidantes. Con un aporte importante de vitaminas  y compuesta en un 85% por agua, y rica en fibra, regulará nuestros niveles de azúcar en sangre y nos mantendrá saciados.

 

Ingredientes

  • 500ml de leche vegetal
  • 250 gramos de yogur natural
  • 2 claras de huevo
  • 1 cucharada de stevia
  • 10 fresas congeladas

Preparación

Tritura las fresas

En una licuadora, robot de cocina o similar, las trituraremos hasta que se genere una masa cremosa similar a la del helado.

Añade stevia y leche progresivamente

Mientras vamos triturando las fresas, es momento de añadir la cucharada de stevia y la leche a pequeños chorros.

Bate un par de claras de huevo

Las claras de huevo bátelas a punto de nieve y añádelas con el resto de la mezcla. Darán mayor consistencia al helado.

Con la mezcla finalizada, al congelador

Una vez tengamos toda la mezcla bien batida, un cuarto de hora en el congelador sería suficiente para tener nuestro helado a la perfección.

Cierra con sirope

Esto ya, a elección de uno mismo. Si te apetece darle un toque especial con algún sirope bajo en calorías, adelante!

Puntúa esta receta
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0%