Aprovechando que estamos en una perfecta época para consumir frutas y verduras en platos fresquitos, os quiero enseñar una de mis recetas favoritas. Soy una loca amante del gazpacho clásico (y más siendo del sur), pero también he probado diferentes versiones con frutas. Sin duda alguna, el gazpacho de mango es mi favorito, superando incluso al de tomate. Vais a descubrir toda una experiencia nueva para vuestro paladar, y os sorprenderá lo rico que está.

¿Por qué acompañarlo con marisco?

El mago es una fruta dulce, aunque también tiene su puntito cítrico. El contraste con el frescor del marisco es una maravilla. Puedes elegir el acompañante que más te guste, incluso pescado a la plancha o al horno. Su textura es tan suave y el sabor tan ligero que te aseguro que podrías alimentarte solo de esto durante años.

Las especias que elijas son las que más te gusten a ti, aunque te aconsejo que tenga un poco de picante para disfrutar de varios contrastes en tu boca. Eso sí, debes tomarlo bien frío. Puedes dejar que enfríe en el frigorífico durante unas 3 horas, o añadir hielo picado para que también tenga un poco más de espesor. ¿Te animas a probar?

Ingredientes

  • 1 kilo de tomates pera
  • 2 mangos maduros
  • 1 cebolleta
  • 3 cucharadas de vinagre
  • 150 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Una pizca de sal
  • 200 gramos de gambones (sin cabeza)
  • 2 dientes de ajo
  • Especias al gusto (pimentón picante, clavo, jengibre, anís...)

Preparación

Preparamos los gambones

Cocemos durante un minuto las colas de las gambas en agua con bastante sal. Pélalas y apártalas en un bol pequeño. Añade las especias que has elegido, los dientes de ajo pelados, una pizca de sal y un poco de aceite de oliva. Mezcla todo bien, tápalo y mételo en el frigorífico.

Preparamos el gazpacho de mango

En una batidora o Thermomix, introducimos el kilo de tomates, los dos mangos maduros, el vinagre, la cebolleta, el aceite de oliva y la pizca de sal. Trituramos bien. Si queda muy espeso, incorpora un poco de agua fría y vuelve a batir.

Mételo en el frigorífico y deja que enfríe durante 3 horas,

¡Sírvelo todo junto!

Saca los gambones del bol. Echa el gazpacho en diferentes platos y acompáñalo bien frío junto con las gambas.

Puntúa esta receta
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0%