Los pistachos son un fruto seco que muchos devoran como si fueran un auténtico manjar. Parece complicado consumirlos más allá de coger un puñado y comerlos naturales, pero existen recetas muy saludables para darle un toque divertido a tu alimentación. Hace unos días te enseñamos a hacer una cheesecake con un llamativo color verde, y hoy apostamos por unas galletas de pistachos con crema de anacardos.

Con tan solo tres ingredientes (y sin horno o microondas), tendrás en menos de 40 minutos unas deliciosas cookies. Además, al no tener trigo, ni ingredientes derivados de origen animal, son aptas para veganos y celíacos.

Ingredientes

  • 200 gramos de pistachos
  • 80 gramos de dátiles sin hueso
  • 80 gramos de aceite de coco
  • Crema de anacardos (opcional)

Preparación

Trituramos los pistachos

En una trituradora (o batidora de mano), metemos todos los pistachos y trituramos hasta que quede un polvo ligero (tipo harina).

¡Ojo! No tritures demasiado para evitar que se cree una mantequilla de pistachos.

Añadimos el resto de ingredientes

Introducimos en la trituradora los dátiles sin hueso y el aceite de coco derretido.

El aceite de coco es el que dará la consistencia a las galletas. NO es válido otro tipo de aceite.

Damos forma a las galletas

En un papel de hornear, cogemos un poco de la masa y le damos forma con ayuda de un moldeador de galletas.

Debes apretar bien para que queden lo más compactas posibles y no se desmoronen al sacar el molde.

¡Al frigorífico!

Una vez que tenemos las galletas listas, las metemos en el frigorífico durante 30 minutos.

Decoramos con crema de anacardos

Una vez pasados los 30 minutos, y habernos asegurado de que están duritas, las sacamos del frigorífico y le untamos por encima la crema de anacardos.

Puntúa esta receta
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0%