Los fritos y los rebozados son grandes enemigos de una vida saludable. Sin embargo muchas recetas tradicionales que se cocinan de esta forma pueden sustituirse con otras formas de cocinarlas. Una de estas recetas son las empanadillas fritas de pisto. Recurriendo a una harina saludable como puede ser la de avena o la de garbanzo, y rellenándolas de una buena cantidad de vegetales como la de la berenjena, el tomate o el calabacín, y cocinándolas al horno en vez de fritas, la receta puede ser un éxito.

La avena, clave

La avena es un cereal tremendamente completo, y actualmente su uso es cada vez más común en todos los hogares. Con un sinfín de opciones para tomarla (leche, bizcochos, galletas), hablaremos de un alimento rico en fibra, digestivo saciante.

Preparación del plato

Antes de comenzar con la receta es conveniente resaltar que se trabajará un plato a dos marchas. Y es que primero habrá que pensar en el pisto, y luego en la masa de las empanadillas, por lo que se convierte en un proceso laborioso. No querer caer en la clásica masa ya precocinada lleva trabajo extra, aunque nuestro cuerpo lo agradecerá. Con respecto al pisto, realizarlo sin apenas aceite aprovechando el jugo del tomate y de las verduras, lo hará mucho más saludable.

 

Ingredientes

  • 1 Pimiento verde
  • 1 Cebolla
  • 1 Pimiento rojo
  • 2 Dientes de ajo
  • 1 Calabacín (más bien grande)
  • 1 Berenjena (también grande)
  • Tomate pelado y troceado (200ml)
  • Aceite de oliva
  • Sal rosa del himalaya
  • 80g de harina de avena
  • 20g de harina de garbanzo
  • 1 Huevo completo
  • 1 Clara de huevo
  • Cilantro u orégano
  • Pimienta negra
  • Edulcorante líquido (sacarina)

Preparación

Comenzamos con el pisto

Primero realizaremos el relleno de las empanadillas, en este caso el pisto. Una vez lo tengamos, pasaremos a la masa de las empanadillas. Estos son los pasos para la verdura:

Aceite y ajo a la sartén

Echaremos una cucharadita de aceite de oliva y picaremos los ajos y lo echándolos a la sartén.

Vertemos la verdura y sal

Troceamos la verdura en dados pequeños y la agregamos junto al tomate pelado previamente. Sazonamos también con una pizca de sal.

Cocinado a fuego lento

Estaremos en torno a 45 minutos, quizá una hora removiendo el pisto para evitar que se pegue. En caso de estar muy ácido, añadir un poco de edulcorante, lo solucionará. Vigilar el tomate para que no quede ácido el plato.

Tiempo para la masa

Una vez el pisto queda listo, hay que elaborar la masa, un proceso laborioso pero que merecerá la pena. Estos son los pasos:

Mezcla harina y huevo

En un bol, mezclamos la harina con el huevo junto a las especias, sal y un poco de edulcorante líquido. Removeremos hasta tener la masa, y no nos preocupemos por meter las manos. Incluso es más cómodo directamente con las manos que mezclando con utensilios de cocina.

Hacemos una bola

Iremos poco a poco amasando hasta crear una bola consistente y elástica para poder ser amasada. En caso de verla muy espesa un par de cucharadas de agua será la solución. Si por el contrario está muy pegajosa, no dudemos en echar algo más de harina de avena para compensar.

Calentamos el horno

Previamente a su uso iremos precalentando el horno a unos 180º para que esté listo en un cuarto de hora escaso.

Hacemos bolitas

De la bola grande pasamos a seis bolas pequeñas, una por cada empanadilla. Con papel de horno y un rodillo, las aplastaremos para tener unos círculos finos con los que trabajar la forma de la empanadilla. Deben quedar finos pero no mucho como para romperse.

Pisto en cada círculo

Una vez tenemos los círculos, es momento de colocar una cucharada de pisto en cada uno. No abusar de cantidad ya que será difícil luego cerrarlos. Con un tenedor las cerramos.

¡Al horno!

En 175º, los tendremos unos 15-20 minutos, vigilando hasta que la masa esté dorada y cocida. Una vez estén en su punto, ¡es momento de comer!

Puntúa esta receta
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0%