Llevar una dieta saludable y equilibrada no es sinónimo de eliminar radicalmente nuestros antojos y sufrir un calvario. Existen versiones muy saludables de snacks salados como las chips de col rizada o kale que te enseñábamos en esta receta. Hoy os traemos unas chips muy parecidas a las típicas de las bolsas de patata, pero mucho más fit. La batata es un tubérculo que aporta numerosos beneficios a nuestro organismo y que aún no tenemos del todo integrada en nuestra alimentación.

Sin aceites ni frituras

La receta es bastante sencilla y no necesitarás más que la batata y las especias que quieras añadir para condimentarla. Existen posibilidades de añadir vinagre, sal, queso rallado, aceite de oliva, pero hemos preferido que apuestes por la versión más “light”. Sin aceites, ni frituras, solo especias.
Lo bueno de esta receta es que no necesitaremos una freidora, ni una sartén. El microondas es el electrodoméstico estrella que hará crujientes nuestras chips al quitarle el agua que contienen.

Sin duda, es una opción muy saludable para añadir como guarnición o como antojo de snack salado. Ni te imaginas lo ricas que están y lo poco calóricas que son, en comparación con las de bolsa. Evidentemente, al principio te costará más trabajo hacerlas y tener paciencia en cortar muy fino, pero la recompensa para tu organismo será mayor.

Ingredientes

  • 1 batata limpia (pelada o no)
  • Especias al gusto

Preparación

Corta la batata

Con un cuchillo bien afilado, corta la batata en rodajas muy finas para que queden bien crujientes.

Mételas en agua

En un recipiente con agua muy fría, mete las rodajas de batata y déjalas durante 1 minuto, más o menos.
Luego, sécalas muy bien con papel de cocina.
Este proceso lo hacemos para eliminar el exceso de almidón y ayudar a que queden más crujientes.

En una bolsa de congelados...

Mete todas las rodajas y añade las especias que más te gusten (sal, pimienta, pimentón, curry, ajo en polvo...). El motivo de meterlo en una bolsita para congelados es para facilitar la mezcla de especias sin mancharnos las manos.

En una bandeja / plato....

Usa papel de horno sobre una bandeja y pon las rodajas separadas entre unas y otras. Asegúrate de que cabe en tu microondas.
Es importante que no estén muy cerca unas de otras para que no se peguen.

¡Al microondas!

Mete las rodajas en el microondas durante unos 5-7 minutos. Vigila que se doren para asegurarte de que están listas.

Puntúa esta receta
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0%