Pensando en recetas apta para celíacos y baja en calorías, se nos han ocurrido estos buñuelos de calabacín al horno. El resultado será algo parecido a unas mini tortillas, pero la textura es muy similar al relleno de los buñuelos. Lógicamente, al estar al horno, evitamos el rebozado y hacemos una versión más saludable.

¡Con menos de 100 calorías!

Cada buñuelo contiene tan solo 89 calorías y 7 gramos de proteína. Nosotros le hemos añadido queso de cabra para darle consistencia y más textura, pero si no es de tu agrado puedes evitarlo. ¡Aunque prometemos que está de muerte! El calabacín es una hortaliza con un sabor muy suave y que contiene tan solo 14 calorías por cada 100 gramos. Esto se debe a que tiene un alto contenido en agua y en la receta debemos reducir su humedad para que nuestro buñuelos no queden acuosos.

Las especias elegidas le dan un sabor muy ligero y no se hace pesado, pero puedes cambiarlas por las que más te gusten. En este caso, solo usaremos la sal para eliminar el agua de la hortaliza, ya que el sabor lo encontraremos en el queso y las especias.

¿Te atreves a probar la receta y enseñárnoslo por Instagram?

Ingredientes

  • 1 calabacín grande
  • Un trozo de queso de cabra
  • 1 huevo
  • 1/2 cucharadita de cebolla en polvo
  • 1/4 de cucharadita de pimienta
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/4 de cucharadita de ajo en polvo

Preparación

Precalienta tu horno

Pon a calentar el horno a 200º.

Ralla el calabacín

Ralla el calabacín grande para que aproximadamente llene 2 tazas.
Una vez que lo tengas, esparce la sal sobre ellos y ponlos en un paño. Así expulsará el agua y el resultado no será una catástrofe. Déjalo reposar.

Hacemos la primera mezcla...

En una batidora ponemos el huevo junto con el queso. Mezclamos hasta que quede una masa suave. Agregamos las especias y volvemos a batir.

Volvemos al calabacín

Retira todo el exceso de agua que ha soltado (exprime el paño para que lo notes). Y añadimos el calabacín a la mezcla anterior. Lo unimos muy bien con una cuchara de palo.

¡Al horno!

En una bandeja cubierta con un papel para hornear, vertemos 8 cantidades iguales de la masa.
Horneamos durante 20 minutos, los sacamos del horno y les damos la vuelta.
Volvemos a hornear durante 10-15 minutos. ¡Vigila que no se quemen!

Puntúa esta receta
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0%