El bizcocho de limón es un clásico en el mundo de la repostería. Seguramente lo recordarás por ser uno de los más sencillos de realizar cuando eras pequeño, pero también habrás echado cuenta de la cantidad de azúcar que se añadía. Hoy nos hemos propuesto enseñarte una receta fit y saludable, baja en azúcares y con ingredientes naturales.

Sin azúcar refinado y con yogurt natural

El yogurt de limón era el ingrediente principal para este bizcocho, pero simplemente por su aroma. Para evitar su uso (ya que suele tener un nulo valor nutricional), optamos por un yogur natural, jugo de limón recién exprimido y ralladura del mismo. Te aseguro que conseguiremos el mismo sabor (incluso más potenciado), sin llegar a ser ácido.

Cuando realices la ralladura del limón, no debes incorporar la parte blanca de la cáscara, tan solo lo de color amarillo. De esta manera no quedará un bizcocho demasiado cítrico y no habrá necesidad de incorporar demasiado edulcorante. Además, el yogur contiene azúcares presentes de manera natural, por lo que favorece a ese dulzor típico.

Es una receta muy sencilla de hacer, con ingredientes que todos tenemos en casa y que puede saciar el antojo de una merienda nostálgica.

Ingredientes

  • 360 gramos de harina de avena
  • 1 sobre de levadura
  • La ralladura de un limón grande (o 2 pequeños)
  • El jugo de un limón grande
  • 2 huevos y 1 clara
  • 1 cucharadita de edulcorante
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla (opcional)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 125 gramos de yogur natural

Preparación

Mezclamos los ingredientes húmedos

En un recipiente vertemos los huevos, el aceite de oliva virgen extra, el yogur el jugo y la ralladura del limón, la esencia de vainilla y el edulcorante. Batimos hasta que quede una mezcla homogénea.

Tamizamos la harina y la levadura

Con la ayuda de un colador de rejilla metálica, tamizamos la harina y la levadura para que quede una masa más esponjosa y regular.

Personalmente, me gusta tamizar directamente sobre el bol de la primera mezcla, para poder ir integrando la harina poco a poco.

¡Al molde!

Cuando tengamos la harina y la levadura completamente integrada, la pasamos a un molde apto para hornos.

Aunque en las recetas clásicas se engrasa el molde con mantequilla, nosotros pondremos un papel vegetal para que no se pegue, ni se queme.

Lo metemos al horno

En un horno precalentado, metemos el bizcocho y dejamos que se cocine durante 30 minutos a 180º. Cuando pase la media hora, hacemos la prueba del palillo. Si aún sale manchado, dejamos cocinar 10 minutos más.

bizcocho de limon fit
Puntúa esta receta
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
100%