Desde que el brunch y los hipster se pusieron de moda, el bizcocho de zanahoria se convirtió en un dulce fundamental en cualquier cafetería. Y desde luego, ha sido todo un acierto incorporar este bizcocho en nuestra cultura, que junto a un té lo hacen un desayuno perfecto.

Una versión mucho más saludable

Es verdad que las cafeterías suelen añadirle frostin, nata, fondant o cualquier otro complemento que lo hacen igual de peligroso que un bollo de chocolate. Que no os engañe el que sea de “zanahoria”. Nosotros hemos querido enseñarte una versión mucho más saludable, con los ingredientes justos para que sea un dulce fit.

Nos hemos decantado por la harina integral, aunque puedes usar la de avena también. En cuanto a los edulcorantes, para evitar el azúcar refinado y la sacarina, nos hemos decantado por el sirope de ágave que además le da un sabor especial. El resto de ingredientes de este bizcocho verás que son totalmente saludables y que no usamos levadura. Puedes usarla, no es mala, pero de esta forma te quedará un bizcocho más compacto y húmedo en su interior.

Su proceso de elaboración es muy rápido, aunque tienes que tener paciencia cuando lo metas al horno.

Ingredientes

  • 2 huevos
  • 120gr de zanahoria
  • 150gr de harina integral
  • 1 cucharadita de canela
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 4 cucharaditas de edulcorante líquido

Preparación

En un bol...

Ponemos la harina integral junto a la cucharadita de canela y removemos hasta que quede una harina uniforme.

En la batidora...

Añadimos todos los ingredientes: huevos, vainilla, edulcorante líquido (sirope de ágave, en nuestro caso) y la zanahoria limpia y partida para que sea más fácil de triturar.
Batimos hasta que quede una especie de crema ligera.

Unimos las mezclas

A la mezcla de la harina le vertemos la que acabamos de hacer en la batidora. Removemos la mezcla con cuidado con una espátula o cuchara de palo (para que no se levante la harina).

¡Al horno!

Precalentamos el horno a 180º.

En un recipiente (de la forma que prefieras), le ponemos un papel de horno o engrasamos con un poco de aceite de oliva virgen extra para que nuestro bizcocho no se pegue.

Vertemos la mezcla en el recipiente para horno y ponemos a hornear durante unos 35 minutos a 200º.

Puntúa esta receta
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0%