Chips de calabacín saludables y para toda la familia

Sí, en lugar de comer patatas fritas del cartucho, vamos a hacer una receta para comer chips de calabacín. Un tentempié o picoteo muy rápido y saludable, además es apto para toda la familia y todo tipo de dietas, salvo la dieta paleo. Si somos veganos o vegetarianos, esta receta de chips de calabacín nos va a enamorar para siempre.

A veces cuando tenemos sesión de cine en casa con los amigos, con la pareja o nosotros solos tan ricamente, no tenemos palomitas y nos da pereza salir a comprar porquerías que al final son grasas trans, calorías vacías, azúcares, aceites refinados, sal, colorantes, etc. Lo que sí podemos hacer es abrir el cajón de las verduras del frigorífico y seguro que tenemos un calabacín.

Con ese calabacín, no importa si está un pelín pasado de madurez, puede servirnos igual, podemos hacer chips de calabacín sin aceite y pocos minutos en tiempo de hacer nuestra rutina facial, secarnos el pelo, darle de comer a nuestras mascotas, cambiar las sábanas, tirar la basura, recoger el correo o hacer cualquier tarea doméstica cortita, los chips estarán listas para que las disfrutemos.

Cabe decir que esta misma receta se puede hacer también con zanahoria, pero desde luego que nuestros chips favoritos son las de calabacín, y cuando todos las probemos entenderemos por qué. Lo mejor de esta receta es que no hace falta exceso de aceite ni sartén, ya que eso agrega calorías extras e innecesarias, y más cuando este aperitivo suele tomarse a media tarde o a la noche mientras disfrutamos de nuestra película o serie favorita.

¿Por qué el calabacín es buen ingrediente?

El calabacín es una muy buena opción como aperitivo, además, combina fenomenal con todo tipo de quesos, incluso en pizzas y se puede comer crudo sin problema alguno. Otras ideas donde podemos usar esta hortaliza son haciendo fideos de calabacín, cortando láminas y usándolas para la lasaña, una crema, en tempura, en revueltos, rellenos con queso, carne y verduras, rodajas de calabacín empanadas con queso parmesano, en sándwiches y bocadillos, etc.

El calabacín es un buen ingrediente porque dispone de vitaminas muy importantes para nuestro organismo como son, por ejemplo, la A, B6, B9, C y K. Asimismo, también dispone de minerales esenciales como son el calcio, potasio, sodio, fósforo y el magnesio.

El calabacín es una hortaliza que pertenece a la familia de las cucurbitáceas, y debería estar entre los alimentos frescos que contiene nuestra dieta diaria y semanal. Tomar calabacín de forma frecuente ayuda a perder peso gracias a su fibra y al aporte de agua. Con respecto al peso, el calabacín es un alimento muy saciante, por eso hay que tener cuidado con las cantidades de esta receta.

Esta hortaliza verde se come con cascara y para esta receta es mejor, sobre todo si usaremos los chips para mojar en otra salsa, ya que la corteza le aportará consistencia. Esta hortaliza ayuda a reducir el colesterol, la presión arterial, mejora la salud cardiovascular, etc. Pero realmente no es que sea un producto milagroso, es que al cambiar nuestra dieta a una basada mayoritariamente en verduras y lejos de las carnes rojas y ultraprocesados, nuestra salud general mejora drásticamente.

Para hacer chips de calabacín

Un horno y 10 minutos

Esto es todo lo que necesitamos para conseguir estos chips de calabacín. Claro está que hay especias que pueden mejorar la situación, ya no solo hablamos de la sal, sino la pimienta y otras especias como el pimiento rojo, ajo en polvo, hierbas provenzales, paprika, o incluso usar estos chips para mojar en salsas. En caso de quererlos para dippear, será mejor que cortemos las rodajas con más grosor.

Ahora necesitamos papel vegetal de horno y un horno precalentado a 180 grados. Ponemos las rodajas con cierta separación, nos vamos 10 minutos y al volver tenemos el mejor aperitivo para la tarde de cine que hayamos probado nunca. Además, una opción extremadamente saludable, salvo que usemos especias ultraprocesadas o salsas ultraprocesadas.

Podemos tomarlo como entrante, al igual que pasa con el pan de gamba en los restaurantes chinos o como las aceitunas en los bares españoles. Además, ahora vamos a aprender a hacer chips de calabacín, podemos mezclar con otras opciones como zanahoria, berenjena o kale.

También se pueden hacer en una sartén, pero ya pierde su parte saludable, aunque sea con aceite de oliva virgen extra. El horno le da ese toque dorado perfecto, un crujiente muy bueno y le resta bastantes calorías a la receta. Además, si las hacemos en sartén, porque no tenemos horno, o por el motivo que sea, no nos olvidemos de escurrir chips a chips y poner una servilleta súper absorbente en el plato.

Cómo conservar los chips

Lo que siempre decimos es que hagamos la cantidad justa y necesaria, es decir, a medida que vayamos cortando el calabacín vamos viendo la cantidad que nos queremos comer o que vamos a ser capaces de comernos. Como truco, si no somos capaces de hacernos a la idea viendo las lonchas en un plato, probemos a meterlo en una bolsa de congelación, por ejemplo, o un bol.

Puede que así nos hagamos más conscientes de la cantidad que vamos a preparar. Además, no estará crudo, estará aliñado y asado, lo que convertirá esas lonchas o rodajas finitas de calabacín en un aperitivo más saciante.

Si decididos hacer un calabacín entero, que sepamos que hay que cortarlo en rodajas muy finitas, casi transparentes, por lo que un calabacín entero es mucha cantidad. Aun así, podemos hacerlo en varias partes, es decir, lonchear todo el calabacín y guardar en un tupper de cristal con tapa hermética las rodajas que no usemos. Ese calabacín tendrá que consumirse en unas 72 horas como máximo.

Si finalmente hacemos mucha cantidad, una vez que estén cocinados se conservan igual que las patatas fritas o asadas, es decir, en un tupper en la nevera, pero recomendamos no tardar más de 48 horas en comerlos o se pondrán rancios y perderán su sabor, frescura y el crujiente característico de los chips de calabacín.

Dificultad Facil
PlatoÚnico
Tiempo15 minutos

Ingredientes

  • 1 calabacín mediano
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • Especias al gusto

Preparación

Cortar el calabacín
Cortamos rodajas de calabacín muy finitas. Cuanto más fino sea el corte más crujiente estarán.
Bañar con aceite y especias
En un bol ponemos las rodajas y echamos una cucharada de aceite y las especias que hayamos elegido, y removemos para que todas las rodajas se impregnen bien. Mientras tanto precalentamos el horno a 180 grados.
Al horno
En una bandeja de horno ponemos papel vegetal y con unas pinzas vamos poniendo cada rodaja de calabacín con un dedo de distancia. Metemos al horno 10 minutos o menos, y dejar enfriar. Hay que sacar la bandeja cuando veamos que los chips están poniéndose doraditos.
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0
¡Sé el primero en comentar!