Las albóndigas o los buñuelos son recetas típicas que nuestras abuelas hacían para terminar con algunas sobras de la nevera. Si te apetece hacer una versión fit, saludable y con pocas calorías, hoy te enseñamos la receta de albóndigas de brócoli con queso, ¡sin freír!

A muchos les da pavor comer este tipo de alimentos porque piensan en el aceite a altas temperaturas introduciéndose en la albóndiga, pero si las hacemos al horno, tan solo estaremos tostándolas. Otra opción muy recomendable son las freidoras de aire, que funcionan igual que el horno (pero para cantidades pequeñas).

Además, es una manera divertida de comer brócoli. Si odias esta verdura o quieres variar un poco la presentación en tu dieta, te aseguro que te encantarán. Nosotros hemos elegido dos tipos de quesos (que pensamos que van muy bien para dar forma a las bolitas), pero puedes elegir el que más te guste a ti.

Te animamos a probar otras recetas con base de brócoli:

Ingredientes

  • 1 taza de brócoli picado
  • 3 cucharadas de pan rallado
  • 1 huevo
  • 1/3 taza de queso mozzarella
  • 1/4 taza de queso ricotta o feta
  • Media cucharada de albahaca

Preparación

Realizamos la masa

En un bol grande, introducimos todos los ingredientes y removemos para que se forme la masa de nuestras albóndigas.

Damos forma

Cogemos pequeñas porciones de masa y hacemos bolitas con las manos. Tampoco te pases con el tamaño, lo ideal es que te las puedas comer con un par de bocados.

Las pasamos por pan rallado

Pasamos todas las albóndigas por el pan rallado.

Ahora es cuando puedes meterlas en un tupper y congelarlas durante 3 meses. Si vives solo y no quieres hacer albóndigas de brócoli todas las semanas, ¡es una gran idea!

¡Al horno!

Son unas albóndigas especiales, ya que no las vamos a freír.

Las metemos al horno (190ºC) durante 25 minutos, vigilando que no se quemen.
También puedes usar una freidora de aire, que tampoco usa aceite en el proceso.

Puntúa esta receta
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
93%