Trucos para apuntarte al gimnasio sin pagar de más

Se acabó la temporada de trajes de baño, playas y piscinas. La vuelta a la rutina se inicia con septiembre y muchos retoman la actividad física diaria. Hay quienes aprovechan para desapuntarse del gimnasio en los meses verano, por lo que ahora buscar ahorrar unos euros al volver a fichar por un centro deportivo.

Asumamos que es hora de ir al gimnasio, pero no tienes que apuntarte en el más cercano a casa o en el que te lleguen folletos que prometan la mayor cantidad de resultados. Pagar una cuota mensual afecta tanto a tu billetera como a la cintura, por lo que valdrá la pena si sabemos cómo ahorrar dinero. A continuación desvelamos los mejores consejos para pagar menos en la vuelta a septiembre.

¿Cómo pagar menos al apuntarnos al gimnasio?

Antes de decantarnos por un centro u otro, lo mejor es solicitar una prueba gratuita. La mayoría ofrecen un día gratis, así que aprovecha todas las pruebas gratuitas que puedas. No solo harás ejercicio gratis, sino que podrás decidir realmente si este es el gimnasio para ti. Es cuestión de saber qué clases y horarios prefieres, así como si el material de entrenamiento suele estar disponible.

Una vez decantados por un centro en concreto, recomendamos analizar los siguientes puntos.

Matrícula gratis en septiembre

La mayoría de los gimnasios disponen de ofertas de matriculación gratuita en los meses más punteros del año. No cobrar la matrícula de inscripción asegura que habrá una mayor demanda en estos centros. Normalmente, estos meses suelen ser septiembre y enero, aunque hay algunos centros que cuentan con ofertas limitadas durante todo el año.

También puedes preguntar por otros descuentos, como el de estudiantes, carnet joven o jubilados. Incluso, puede haber ofertas por familias y parejas.

Horarios de mañana o fines de semana

Los centros deportivos suelen tener tres cuotas diferentes: horario de mañana, horario de fin de semana o el total. En el caso de los dos primeros, el precio es mucho menor a la cuota completa.

Habrá que analizar si trabajas solo de tarde o si entre semana prefieres otro tipo de entrenamiento. En ese caso, será conveniente elegir un horario más barato, a pesar de no poder acceder de tarde o entre semana. No obstante, cualquiera de estas decisiones pueden ser cambiadas avisando los días 20 de cada mes. Es decir, puede haber meses que prefieras ir solo de mañana para ahorrar, y luego cambiarlo a la cuota completa para el mes siguiente.

mujer en el gimnasio

Usa Gympass

Si quieres una combinación de clases de yoga, entrenamiento funcional y ciclismo, puedes ahorrar comprando una cuota en Gympass en vez de apuntarte al gimnasio con clases muy limitadas. Tener una membresía Gympass permite asistir a clases de ejercicios en varios estudios de fitness o gimnasios. Es decir, se obtiene una variedad en la rutina de ejercicios sin tener que comprar varias cuotas de gimnasio a precio completo.

Si no estás seguro de si es adecuado para ti, aprovecha una prueba gratuita de la aplicación. Podrás hacer una cantidad determinada de clases durante la prueba de forma gratuita.

Paga varias cuotas de gimnasio de una vez

Aunque al principio no estemos seguros de la gran decisión, si creemos que vamos a estar varios meses, es mejor pagar varias cuotas de una vez para ahorrar unos euros. Normalmente, los gimnasios hacen ofertas para pagar mensualmente, tres meses juntos o todo el año. Es cuestión de valorar si estamos conformes con la instalación y sus servicios.

Probablemente tendrás que gastar más por adelantado y comprar una cuota de un año, pero para aquellos que asisten a un gimnasio con regularidad, esta es una excelente manera de ahorrar dinero a largo plazo.

¡Sé el primero en comentar!