Un 63% de los teletrabajadores prefiere pedir comida a domicilio

La pandemia de COVID-19 ha destacado por modificar nuestros hábitos de consumo relacionados con el trabajo y la comida. La mayoría pasaron a ser teletrabajadores, por lo que la vida se vuelve más cómoda sin necesidad de salir de casa. Esto también ha hecho que las preferencias en el consumo de comida varíen.

Según una encuesta realizada por Aecoc Shopperview, “Consumo y compra dentro y fuera del hogar después del COVID-19”, el teletrabajo está fomentando unos hábitos de consumo más domésticos e indulgentes. Esto indica que el 30% de los trabajadores hace sus obligaciones en modalidad de teletrabajo y estos consumidores se muestran más predispuestos a cocinar en casa y a darse caprichos que el conjunto de la población.

Los nuevos teletrabajadores prefieren pedidos delivery

La encuesta indica que el 66% de los teletrabajadores busca productos y comidas preparadas que ayuden a cocinar en casa. El 64% compra alimentos para hacer recetas de platos que antes comía en los restaurantes. En el caso de la población en general, estos índices caen hasta casi el 40% de los consumidores.

Así que es normal que la cocina en casa haya aumentado entre los hábitos de los teletrabajadores, aunque también están más predispuestos a pedir más comida a domicilio. De hecho, el 63% de los teletrabajadores son usuarios de pedidos delivery, unos datos que duplican el 37% de usuarios de este tipo de servicios que se registra en el total de la población. Seguramente, en el futuro, se comentarán los efectos negativos de consumir tanta comida a domicilio y el descuido de la dieta al trabajar en casa.

Y, siguiendo con la misma temática, los teletrabajadores también compran más platos de comida preparada en el supermercado que el resto de la población. En concreto, un 27% lo hace, un 10% más que en la población general. No se entiende muy bien por qué se ha aumentado el consumo de platos preparados, ya que podrían pasar más tiempo cocinando tranquilamente en casa. En cambio, antes de la pandemia, muchos trabajadores sacaban el tiempo necesario para cocinar y tener la comida lista al día siguiente.

teletrabajadores en casa

También prefieren darse más caprichos

Pero además de cocinar más en casa y optar más polos pedidos a domicilio, este segmento de población también se permite más caprichos en su dieta. Un 37% afirma que ahora picotea más entre horas de lo que lo hacía antes de la pandemia. Del mismo modo, el 27% de los que trabajan desde casa compra más productos premium, un 14% en el caso del total de la población. Al estar trabajando en casa, los gastos también disminuyen y preferimos darnos más caprichos que antes. Sin embargo, resulta llamativo que estos antojos sean para picotear entre horas y no para platos principales.

Sin duda, se trata de un perfil de trabajador con una posición económica normalmente más alta que la media. Como consecuencia de la pandemia, estos teletrabajadores están realizando toda o parte de su jornada laboral desde casa, por lo que crece su consumo de alimentos en casa y se permite caprichos con mayor asiduidad.