Lia es la primera prueba de embarazo biodegradable

Lia es una startup fundada por mujeres que desarrolla productos de salud y bienestar reproductivos ecológicos. Para suerte del medio ambiente, acaban de lanzar la primera prueba de embarazo biodegradable y desechable del mundo. Después de años de investigación y desarrollo, este esperado producto 100% libre de plástico que tiene como objetivo evitar los 20 millones de pruebas de embarazo desechadas anualmente solo en los Estados Unidos.

Lia ha anunciado el lanzamiento de la primera prueba de embarazo biodegradable y desechable del mundo después de seis años de desarrollo. A principios de marzo, la compañía comenzó a ofrecer las pruebas de embarazo sostenibles en su página web, disponibles a un precio de 13,99 $ por cada paquete de dos unidades.

Es la primera gran disrupción en el mercado de las pruebas de embarazo en más de tres décadas, según la firma, cuya actualización tecnológica con una tecnología de recubrimiento patentada que combina técnicas de papel y no tejido está “diseñada para ser discreta y buena para el medio ambiente, sin sacrificando la precisión”.

Una prueba de embarazo para desechar en casa

Descrita como el «futuro de las pruebas de embarazo«, Lia ha sido aprobada por la FDA y está hecha de fibras vegetales, las mismas fibras naturales del papel higiénico, y proporciona 99 % de precisión. Además, se degrada después de solo diez semanas.

Hemos modernizado la prueba de embarazo, abandonando el plástico derrochador y la electrónica innecesaria por una alternativa optimizada que es buena para el medio ambiente y más discreta para sus usuarios”, comentaba Bethany Edwards, cofundadora y directora ejecutiva de Lia.

prueba de embarazo biodegradable lia

Además de ser desechable, la versión dispersable en agua de Lia también es compostable en casa, aunque el envase, las instrucciones y la envoltura de prueba deben reciclarse, no lavarse ni transformarse en compost.

Las pruebas de embarazo convencionales, por otro lado, generalmente están hechas de plástico y no son biodegradables. Aunque no se suele pensar en ellas cuando se trata de la crisis de los desechos, estas pruebas, que suelen ser digitales, también están contribuyendo con enormes sumas de desechos electrónicos a los vertederos.

Lia es la única prueba de embarazo discreta hecha con cero fibras de vidrio, baterías, plástico o nitrocelulosa, elementos que se encuentran en casi todos los diagnósticos de un solo uso disponibles en el mercado hoy en día”, comentaba Anna Couturier Simpson, cofundadora y directora de productos de Lia

Mantiene la intimidad del resultado

La mayoría de los predictor son voluminosos, costosos y agregan dos millones de libras de plástico y desechos digitales a los vertederos cada año. Incluso la prueba tradicional ofrece poca discreción. «Es la misma reliquia rígida de plástico que se destaca en las películas por su falta de privacidad: alguien ve el resultado positivo en la basura y da la noticia antes de que puedas hacerlo tú«.

En Lia, hemos modernizado la prueba de embarazo, eliminando el desperdicio de plástico y la electrónica innecesaria por una alternativa optimizada que es buena para el medio ambiente y más discreta para sus usuarios”, continuó Edwards.

¡Sé el primero en comentar!