¿Cuál es el peor desayuno que puedes hacer?

Alrededor de todo el globo terrestre hay infinidad de tradiciones, gustos y preferencias a la hora de tomar la primera comida del día. El desayuno es importante, sí, pero más importante aún es qué comemos y cómo lo comemos. Vamos a dejar claro qué alimentos conforman el peor desayuno del mundo.

Desayunar marca el inicio del día y por lo tanto ha de ser un desayuno completo y variado, pero lejos de lo que muchos creen, no debe ser muy cargante. Comer en exceso es negativo, solo hay que comer hasta saciar el apetito. Por muy saludable que sea un plato, las raciones tiene que ser pequeñas y muy variadas.

Entre las mejores opciones para desayunar está el pan 100% integral, la fruta fresca entera, los lácteos de buena calidad o leches vegetales de buena calidad, lonchas de pavo o pollo donde haya mínimo 90% de carne, aguacate, salmón, cacao puro, crema de cacao saludable, etc.

El peor desayuno del mundo favorece la diabetes, el colesterol, la presión arterial alta, problemas renales, gastritis, diarreas, sobrepeso, etc. Hay que tener cuidado con lo que comemos y dar de lado los productos ultraprocesados y dar preferencia a las opciones frescas.

Peores desayunos

El peor desayuno del mundo

Cada país o región tiene sus costumbres y a medida que crecemos esas costumbres van variando. De hecho, hay muchísimos adultos que toman solo un café al despertar y no comen nada más hasta pasadas más de 4 horas. Eso ya se demostró que era perjudicial para la salud, entre otras cuestiones, porque altera los niveles de glucosa en sangre.

Algunos ingredientes de malos desayunos son:

  • Bacon: cuenta con grandes cantidades de grasas saturadas, de hecho, su consumo se relaciona con algunos cánceres en humanos.
  • Huevos fritos: los huevos son muy saludables, de hecho, deberíamos comer mínimo 3 a la semana, pero nunca fritos, en todo caso hacer huevos al microondas.
  • Mantequilla: también tiene grasas saturadas, aunque su consumo puede ser puntual. En todo caso, elegir una que sea de alta calidad con aceite de oliva virgen extra.
  • Cereales refinados: los cereales de desayuno, son de las peores opciones que tenemos para desayunar. No importa que nos lo vendan con el engaño de «ricos en fibra»», en realidad son ricos en hidratos, es decir, azúcares libres. Lo mejor es tomar avena, por ejemplo.
  • Pan blanco o refinado: el pan de molde, o pan blanco, está elaborado con harinas refinadas, muchos hidratos, azúcares y grasas saturadas por los aceites de baja calidad. Lo mejor es elegir pan 100% integral y si es elaborado con aceite de oliva virgen extra, mejor.
  • Bollería industrial: todo lo que sea muffins, sobaos, galletas, pasteles, gofres, tortitas, siropes, cruasanes, etc. Todo esto está hecho con harinas refinadas, aceites de baja calidad como aceite de palma, grandes cantidades de azúcar, mantequillas de baja calidad, etc. Hay que retirarlo del desayuno lo nates posible.
  • Zumos de frutas: hay que decantarse mejor por la fruta entera, la cual podemos mezclar con yogur, por ejemplo. Por un día que tomemos zumo de naranja, por ejemplo, exprimido por nosotros, no va a pasar nada, pero siempre mejor la fruta entera.
¡Sé el primero en comentar!