Las Olimpiadas aumentan la motivación para practicar deporte

El 23 de Julio dará comienzo a la nueva edición de los Juegos Olímpicos. Más que una fecha importante para los amantes del deporte, se ha descubierto que también sirve como motivación para practicar ejercicio físico. En concreto, un 30% más se animará a realizar deporte después de ver las competiciones.

La buena temperatura del verano y la posibilidad de tener más tiempo libre en estos meses ayuda a realizar más deporte, sobre todo si lo hacemos al aire libre o en temáticas acuáticas. Un estudio realizado por Top Doctors revela que un 20% de los encuestados asegura practicar más deporte en estas fechas, frente al 60% que mantiene las mismas rutinas que el resto del año, y el resto deja de hacer deporte durante estos meses.

Los Juegos Olímpicos animan a probar nuevas disciplinas

Tanto la Eurocopa como los Juegos Olímpicos de Tokio captan a muchos aficionados al deporte para pasar varias horas frente a la pantalla. De hecho, 8 de cada 10 encuestados aseguran que seguirán de cerca lo que ocurra durante las Olimpiadas. Además, el estudio deja ver que este tipo de competiciones aumenta la motivación para practicar ejercicio físico. Tanto es así que un 30% de las personas que ve este tipo de competiciones asegura sentirse más motivado e incluso a animarse con alguna disciplina nueva.

No obstante, debemos ser conscientes de que practicar un deporte nuevo implica una adaptación del cuerpo. Es aconsejable hacer una buena gestión de la carga y los días en los que nos ejercitaremos para aumentar de manera progresiva. Además, la capacidad que pueden tener los atletas profesionales está a años luz de lo que puede conseguir un deportista amateur. No obstante, es muy positivo aprovechar esa motivación para la práctica de ejercicio físico.

prueba de deporte en las olimpiadas

Un 33% no sabe qué deporte practicar

Casi la mitad de los encuestados asegura practicar deporte de manera rutinaria y un 23% lo hace, aunque no de manera constante. Además, el confinamiento favoreció a que se animaran un 8% de nuevos deportistas, aunque no todos han logrado mantener ese nuevo hábito.

Sin embargo, un 15% de las personas que realizaban deporte de manera habitual han reducido esa rutina a raíz de la pandemia. Los que no practican ningún tipo de disciplina o actividad aseguran no realizar deporte por la falta de constancia, de motivación, no contar con el tiempo o el aguante físico necesario.

El problema viene cuando el deporte se practica de forma inadecuada y sin conocer las capacidades de cada persona. Esto favorece al aumento del riesgo de padecer lesiones o tener problemas de salud. De hecho 3 de cada 10 personas no están seguros de cuáles son los deportes más adecuados, cuáles no son recomendables o cuáles son los aspectos a tener en cuenta a la hora de hacer deporte en verano.

El ciclismo, la natación o deportes de raqueta son los más aconsejables para realizar en verano, además de aquellos que están relacionados con el mar y la piscina. El running y el triatlón son deportes de más intensidad, pero también se recomiendan en las horas de menos calor.