¿Es peligroso tener golondrinos en la axila?

La depilación con cuchilla, compartir desodorantes o prestar la toalla de baño pueden ser los causantes de tener golondrinos en las axilas. Estos bultos molestos son la inflamación de las glándulas sudoríparas, que nada tienen que ver con la aparición de un simple grano.

El nombre médico que se le da a esta enfermedad es hidradenitis supurativa. Se estima que afecta a casi el 4% de la población, aunque es tres veces mayor en mujeres que en hombres. Normalmente aparecer después de la pubertad y tiene un gran componente genético. Es una patología grave ya que, aunque no pone en riesgo la vida de quien la padece, afecta tanto a la autoestima como a la calidad de vida de la persona.

¿Por qué las mujeres sufren más golondrinos?

Lo cierto es que los golondrinos provocan mucho dolor durante semanas o meses y, a veces, se acompaña de la segregación continua de un líquido de olor desagradable por esa zona.

Los estudios muestran que las mujeres son las que sufren este problema en mayor medida. Las oscilaciones hormonales durante el ciclo menstrual tienden a agravar la situación. Incluso, después de la menopausia, la mayoría de las mujeres tienden a sentirse mucho mejor. Otros factores que influyen son el estrés, el exceso de peso, la humedad y el calor.

No obstante, es importante que las mujeres se hagan autoexámenes mensuales en los senos y las zonas que los rodean. Un bulto debajo del brazo podría ser síntoma de cáncer de mama, por lo que se debería acudir de inmediato al médico. En este caso, el bulto de las axilas puede ser la denominada hidradenitis supurativa.

Los principales síntomas de los golondrinos dejan ver puntos negros o comedones, bultos rojos en la axila que duelen mucho al tocarlos, secreción de pus con olor desagradable o escozor en la zona. Incluso, con el tiempo pueden aparecer fístulas, que son una especie de túneles que conectan las protuberancias debajo de la piel.

mujer con golondrinos en axilas

No existe causa aparente

La inflamación de las glándulas sudoríparas de la axila parece no tener un origen exacto. Los conductos por donde se expulsa el sudor se obstruyen y se produce una infección en la zona, ya que el calor y la humedad favorecen la proliferación de bacterias.

Esta misma obstrucción hace que el pus formado por la infección se acumule y acabe formando un absceso debajo de la piel de la axila . Esto causa dolor e incluso puede dificultar el movimiento del brazo. Lo más habitual es que estos abscesos estallen y expulsen una secreción que huele mal y es muy desagradable.

Por desgracia no existe cura para esta enfermedad, pero sí hay opciones de tratamiento para controlar el dolor y ayudar a curar las heridas. Es importante acudir al médico para que recomiende el mejor tratamiento para cada caso. Generalmente se usan antibióticos para reducir la infección en el área, así como los esteroides inyectados para reducir la inflamación y el dolor. Además, también se administran analgésicos para aliviar las molestias. Sin embargo, no se recomienda la automedicación sin supervisión experta.

¡Sé el primero en comentar!