Tener frío en la oficina puede hacerte aumentar de peso

Tener frío en la oficina puede hacerte aumentar de peso

Carol Álvarez

Pasar frío en una oficina puede incrementar el aumento de peso al ralentizar tu metabolismo. Los científicos advierten que deberías considerar llevar una manta o poner un calefactor portátil para mantener una temperatura adecuada.

En The Conversation, el profesor de la Universidad de Binghamton, Kenneth McLeod dice que pasar tiempo en ambientes con temperaturas más bajas conduce a temperaturas centrales más bajas. Esto, a su vez, disminuye la tasa metabólica, que es la rapidez con la que quemamos calorías, y puede provocar un aumento de peso, especialmente cuando llevamos a un estilo de vida sedentario.

¿Es mejor pasar frío o calor en la oficina?

Muchas personas están comenzando a retomar el trabajo presencial en las oficinas de todo el mundo después de meses de teletrabajo debido a que la pandemia de coronavirus indujo a un nuevo estilo de trabajo desde casa. Estando en tu salón has podido mantener una temperatura ideal, por lo que es recomendable aumentar los grados de la oficina para mejorar la salud de los empleados.

La mayoría de las oficinas se mantienen a unos 20 ° C, que es una temperatura poco saludable y demasiado fría, lo que sugiere que debería estar entre 22ºC y 27ºC.

Los ingenieros biomédicos estudian cómo los factores físicos influyen en el metabolismo humano, incluidos los entornos compartidos como las oficinas. Cambiar tu entorno físico puede alterar sustancialmente la forma en que funciona tu cuerpo e impactar en la salud y el estado físico. Así que si no estás perdiendo peso, revisa el termostato donde trabajas o vives.

Los seres humanos mantienen una temperatura corporal central relativamente constante en el rango de 36ºC a 38ºC, incluso cuando estamos en un ambiente más frío. A medida que nuestra temperatura corporal aumenta, nuestra tasa metabólica aumenta y, por lo tanto, quemamos más calorías, lo que genera más calor y aumenta aún más nuestra temperatura corporal.

El proceso de retroalimentación positiva de la quema de calorías y el aumento del calor corporal mantiene nuestra temperatura corporal en un rango saludable.

hombres en una oficina pasando frío

Disminuir 1 grado corporal aumenta un 7% la tasa metabólica

Este proceso es muy sensible a la temperatura y, según la investigación, una caída de un grado en la temperatura corporal disminuye nuestra tasa metabólica en más de un 7%.

La tasa metabólica en reposo para alguien con una temperatura corporal de 38ºC es un 30% más alta que si tu temperatura fuera de 36ºC, en el extremo inferior del rango saludable. Aquí es donde entra en juego la idea de una oficina más cálida para tener empleados más saludables.

Aumentar la temperatura corporal en cuatro grados puede quemar más calorías durante el transcurso del día que las que quema una persona común como resultado de toda su actividad física diaria.

La media de 20ºC de la mayoría de los entornos de oficina es demasiado frío para las mujeres y muchos hombres, especialmente si se sientan en un escritorio todo el día. Los expertos proponen una temperatura ambiente correcta de entre 22ºC y 27ºC, tanto en inverno como en verano.

Las temperaturas más frías de la oficina dificultan la pérdida de peso, hacen que las personas se sientan lentas e incluso pueden reducir la respuesta inmunitaria. Si no tienes control sobre el termostato de tu trabajo, piensa en llevar una manta, un jersey o incluso dispositivos portátiles que calientan tu espacio personal.