¿Con qué frecuencia hay que ducharse?

¿Con qué frecuencia hay que ducharse?

Carol Álvarez

Algunas personas piensan que no es necesario hacer espuma todos los días. Otros dicen que ducharse cada dos días (o incluso intervalos más largos) está bien. ¿Quién tiene razón y quién simplemente apesta?

Resulta que no hay una respuesta única para la frecuencia con la que debemos ducharnos. Lo bueno es que los dermatólogos tienen muchos consejos que podemos usar para determinar la frecuencia con la que debemos lavarnos, y advertencias sobre lo que podría suceder si nos pasamos de la raya o no nos duchamos lo suficiente.

Todos los días, si es posible

La frecuencia de la ducha es definitivamente una cuestión personal, y la frecuencia con la que necesitamos hacer espuma depende de nuestro estilo de vida y otros factores. Ducharse puede ser una decisión individualizada. A algunas personas les va bien con varias duchas semanales, mientras que a otras les conviene ducharse todos los días. El número correcto para cada uno de nosotros puede basarse en:

  • El nivel de actividad. Si hacemos ejercicio vigoroso o practicamos deportes todos los días, el momento de las duchas debería coincidir. Eso es particularmente cierto si practicamos deportes de contacto, donde podemos estar expuestos a posibles infecciones bacterianas o virales de otros jugadores. Lo mismo ocurre con la natación, ya que el cloro puede irritar la piel si no se enjuaga. No obstante, si somos sedentarios por cualquier motivo, ducharnos cada dos días está bien.
  • El trabajo. Si estamos expuestos regularmente a la suciedad o los productos químicos en el trabajo, una ducha diaria tiene sentido. Además, eliminaremos todo tipo de polvo o contaminación que se queda en el pelo y la piel.
  • El tipo de piel. La piel seca o muy sensible puede irritarse con duchas más frecuentes, especialmente cuando usamos agua caliente, por lo que es mejor que nos lavemos menos por semana.
  • La accesibilidad al agua. Si vivimos en una zona propensa a la sequía y se fomenta la conservación del agua, ducharse cada dos días en lugar de diariamente puede ayudar a minimizar su uso. Incluso, puede venir bien cuando queremos ahorrar gastos de agua.

jabon para ducharse

No más de 10 minutos

Entre tres y cuatro minutos de lavado y restregado es todo lo que se necesita para asegurarnos de que el cuerpo esté completamente limpio. Incluso, puede no ser necesario aplicar jabón si no estamos sucios. En ocasiones sentimos que nos gustaría darnos varias duchas en el día, sobre todo en verano, pero el jabón puede hacer que se pierdan los aceites de la piel que nos mantienen hidratados.

Si preferimos un enfoque un poco más relajado, intentaremos que la ducha dure menos de diez minutos. Pasar más tiempo podría aumentar el riesgo de piel seca y con picazón. Además, se recomienda que sea con agua templada, ya que una temperatura demasiado caliente puede favorecer a la sequedad.

También es aconsejable usar productos que velen por el cuidado de la piel. Es decir, se aconsejan geles de pH neutro o con una buena base hidratante. Si nos vamos a depilar con cuchilla, es mejor hacerlo cuando los poros estén más abiertos y aplicar una crema hidratante al terminar.

¡Sé el primero en comentar!