¿Qué ocurre en el cuerpo después de un atracón?

mujer comiendo una hambruguesa por atracón

Ya sea por ansiedad, por gula o por ignorancia al acto de comer, hay ocasiones en las que nos damos un atracón de comida. Si llevamos un estilo de vida saludable, es probable que los pensamientos negativos afloren culpabilizándote de lo que acabas de hacer.

Así como la anorexia y las dietas restrictivas son problemas serios, hay otro extremos que suele pasarse por alto pero que es igual de serio. Aunque la gente usa frases como «sensaciones de comer», resulta que los atracones pueden causar estragos en el cuerpo. Por supuesto, todos somos víctimas de los atracones de vez en cuando, pero cuando darse un atracón se vuelve más frecuente, corremos el riesgo de desarrollar un trastorno.

Efectos de un atracón de comida

Realmente hasta que no pasan 20 minutos, el cerebro no recibe la señal de que estamos saciados, así que es muy probable que en ese tiempo nos hayas puesto hasta las cejas de comer sin tocar techo. El cuerpo es muy sabio y mientras comemos, descargamos dopamina. Nos sentiremos especialmente bien, sobre todo si los alimentos son ricos en azúcar o sal.

Esto provoca que, como nos sentimos bien, sigamos comiendo sin control. Ahí es cuando viene el atracón, y de la sensación genial pasamos al malestar corporal. De hecho, en este punto de fatiga y dolor de barriga, nos damos cuenta de lo sucedido.

El estómago es un órgano que se expande al comer y vuelve a su tamaño conforme realiza la digestión. El problema es que si de forma habitual comemos en exceso, es probable que el estómago se agrande de forma permanente. Cuanto más grande se vuelve el estómago, más alimentos necesitamos para llenarlo, y así comienza el ciclo del atracón. Asimismo, el ciclo circadiano se modifica y no descansaremos igual de bien.

Evidentemente, los atracones también afectan a tu digestión y a la acidez. Convertirlo en un hábito nos hará subir de peso y sentir malestar corporal.

niños con un atracón de helado

No hay riesgos de forma ocasional

Tomar caprichos de vez en cuando no es sinónimo de darnos un atracón. Al igual que tampoco estaremos tirando por la borda los objetivos físicos si una de tus comidas es un poco «menos saludable».

Aunque pensemos que todo se convertirá de forma inmediata en grasa, la mayoría es líquido y glucosa. Por eso es normal que al día siguiente nos sintamos más pesados y la báscula marque más kilos. En cuanto volvemos a la rutina alimenticia saludable y al ejercicio físico, los valores volverán a estabilizarse.

Lógicamente, este hecho sucede dentro de una alimentación saludable, si tenemos una mala dieta no habrá excusa alguna para no poner fin. Por eso, disfrutar de la comida en un cumpleaños o en fechas puntuales no supone riesgos en la salud (más allá del malestar físico de comer en exceso).


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.