¿Por qué cansa dormir con la televisión encendida?

Ir a dormir con la televisión encendida es un hábito que muchas personas tienen. Caer dormidos en mitad de una película no parece suponer ningún problema, excepto cuando nos levantamos extremadamente cansados. Un reciente estudio analiza el por qué sucede esto. ¿Se debe a las voces o a la luz del televisor?

El cerebro humano presta atención a las voces desconocidas durante el sueño para mantenerse alerta ante posibles amenazas, revela un nuevo estudio.

Escuchar voces desconocidas es el problema

Los investigadores en Austria midieron la actividad cerebral de adultos dormidos en respuesta a voces familiares y desconocidas. Escuchar voces desconocidas durante el sueño hizo que el cerebro humano se «sintonizara» durante el sueño sin movimientos oculares rápidos, la primera etapa del sueño.

Sin embargo, los investigadores no vieron el efecto durante REM, la etapa más profunda del sueño, probablemente debido a cambios en la microestructura del cerebro. Aunque nuestros ojos están cerrados, el cerebro continúa monitoreando el entorno mientras dormimos, equilibrando la necesidad de proteger el sueño con la necesidad de despertar.

Esto se logra respondiendo selectivamente a voces desconocidas sobre las familiares. Nos podemos remontar al largo proceso de la evolución humana y la necesidad de despertar rápidamente ante un peligro potencial, caracterizado por señales auditivas menos familiares. En general, el estudio sugiere que las voces desconocidas, como las que provienen de un televisor, impiden una noche de sueño reparador porque el cerebro está en alerta máxima. «Los resultados sugieren que la falta de familiaridad con la voz es un fuerte promotor de las respuestas cerebrales durante la primera fase del sueño».

Mientras dormían los voluntarios del estudio, se les presentaron estímulos auditivos con su propio nombre y con nombres desconocidos, pronunciados por una voz familiar (como un padre) o una voz desconocida (un extraño). Los investigadores descubrieron que las voces desconocidas provocaban más complejos K, un tipo de onda cerebral vinculada a perturbaciones sensoriales durante el sueño, en comparación con las voces familiares.

Aunque las voces familiares también pueden desencadenar complejos K, se encontró que solo aquellas desencadenadas por voces desconocidas iban acompañadas de cambios a gran escala en la actividad cerebral relacionada con el procesamiento sensorial.

mujer dormida con la televisión encendida

El cerebro continúa despierto

Sin embargo, las respuestas del cerebro a la voz desconocida ocurrieron con menos frecuencia a medida que avanzaba la noche y la voz se volvió más familiar, lo que indica que el cerebro puede aprender durante el sueño. Estos resultados sugieren que los complejos K permiten que el cerebro entre en un «modo de procesamiento«, en el que el cerebro permanece dormido pero conserva la capacidad de responder a los estímulos relevantes.

«Puede ser que el cerebro durmiente aprenda, a través de un procesamiento repetido, que un estímulo inicialmente desconocido no representa una amenaza inmediata para el durmiente y, en consecuencia, disminuye su respuesta», dicen los expertos. «Por el contrario, en un entorno de sueño seguro, el cerebro podría estar esperando escuchar voces familiares e inhibe constantemente cualquier respuesta a tales estímulos para preservar el sueño».

Además de los complejos K, la presentación de estímulos auditivos durante el sueño NREM aumentó la cantidad de «ejes» y «micro-despertares» en el cerebro. Los microdespertares son períodos del sueño durante los cuales la señal del electroencefalograma cambia de una actividad lenta y sincronizada del sueño a una actividad más rápida, similar a la de la vigilia. Estos duran de tres segundos a quince segundos; si son más largos se consideran despertares. Aparecen en todas las etapas del sueño.

Así que ya sabemos el por qué nos despertamos cansados cuando dejamos la televisión encendida. Si es tu caso, no olvides mejorar los hábitos para tener un mejor descanso.

¡Sé el primero en comentar!