Dormir en el sofá podría lesionarte a largo plazo

dormir en el sofa

La siesta del domingo en el sofá puede ser un verdadero placer, pero no es lo mismo que dormir en el sofá todas las noches. Este último hábito puede generar algunos problemas en el futuro.

A pesar de que el sofá puede parecer es mejor lugar para quedarse dormido, no es bueno para dormir ni para la columna vertebral, según dicen los expertos. Así que aprovecha la caída de ojos para llegar a la cama antes de que sea demasiado tarde.

Quedarse dormido en el sofá es más fácil

El sofá no es en realidad un espacio más agradable para dormir que la cama, pero a veces puede parecerlo. Es el final del día, estamos en casa después del trabajo o del gimnasio, hemos cenado y tenemos la televisión encendida. Al final nos quedamos dormidos porque estamos acostados y cansados.

El cerebro también puede llegar a asociar el sofá con el sueño si dormir en el sofá es algo habitual. Y cuando eso sucede, es posible que seamos propensos a caer dormidos más rápidamente cada vez que nos sentamos en él. El mejor momento para dormir en el sofá puede ser a las ocho o las nueve de la noche, después de cenar y estar sentado en el sofá para ponernos al día con nuestra serie favorita. El problema es que las ocho o las nueve en punto no es realmente la hora de acostarse, en realidad solo estamos tomando una siesta justo antes de dormir. Por eso, cuando te despiertas una o dos horas más tarde y vas a tu habitación medio sonámbulo.

dormir en el sofa peligros

Dolores y mal descanso

Se supone que las habitaciones son oscuras y tranquilas, pero el salón probablemente sea todo lo contrario. Están interrupciones de la televisión, las luces y otras personas, todo lo cual puede despertarnos. Y esos pequeños despertares pueden hacer que el sueño sea más ligero, más fragmentado y menos profundo.

Por otra parte, los sofás están diseñados para estar sentados, no para tumbarnos. Si nos tumbamos durante siete u ocho horas, es muy probable que nos despertemos con rigidez o dolor en el cuello, la espalda, los hombros o las caderas. El hecho de que los sofás tiendan a ser más cortos que las camas también puede ser problemático. Es posible que haya que doblar las rodillas, lo que puede causar tensión en los isquiotibiales y provocar más dolor de espalda.

Pero estos efectos no solo nos dejarán incómodos cuando nos levantemos. Si los dolores persisten durante la noche, terminarán haciendo que nos resulte aún más difícil conciliar el sueño la noche siguiente.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.