Dolor de cabeza al comer algo frío: ¿por qué sucede?

Muchas personas experimentan un dolor de cabeza repentino, insoportable y breve después de comer algo frío. Sin embargo, los dolores de cabeza por comer helado, o la congelación del cerebro, es más una peculiaridad desagradable.

Los dolores de cabeza por estímulos fríos son breves y punzantes, y pueden aparecer cuando comemos, bebemos o inhalamos algo frío. Comer un cono de helado es un desencadenante frecuente, pero comer o beber otros productos helados, como polos, granizadas y bebidas heladas medio derretidas, puede tener el mismo efecto de congelación cerebral.

Conocido oficialmente como cefalea por crioestímulo, este dolor también puede producirse cuando exponemos la cabeza sin protección de manera repentina a temperaturas frías, como cuando buceamos en agua fría. Por suerte, la mayoría de los dolores de cabeza por estímulos fríos desaparecen con la misma rapidez con la que se manifiestan.

El frío altera el flujo sanguíneo

Los dolores de cabeza por estímulos fríos se producen al exponer la cabeza al frío extremo y repentino o si algo frío se mueve por el paladar y la parte posterior de la garganta, como cuando tomamos un helado o una bebida fría con rapidez. Los científicos tienen dudas sobre el mecanismo exacto que causa este dolor.

Una teoría es que el frío altera, de manera temporal, el flujo sanguíneo en el sistema nervioso, lo que causa un breve dolor de cabeza. Los vasos sanguíneos se contraen para prevenir la pérdida de calor corporal y después vuelven a relajarse para permitir que el flujo sanguíneo se eleve, lo que provoca una sensación de dolor que desaparece una vez que el cuerpo se adapta al cambio de temperatura.

Se cree que los nervios del ganglio esfenopalatino, alrededor del nervio trigémino, son responsables de la congelación cerebral. Además de esto, hay nervios dentro de la nariz que causan dolor de cabeza. Una razón probable de su alta sensibilidad es para proteger el cerebro.

mujeres con dolor de cabeza por comer algo frio

¿Cómo aliviarlo rápidamente?

A cualquiera se le puede congelar el cerebro. Congelarse el cerebro podría ser un riesgo mayor en los niños porque no saben cómo reducir la velocidad cuando comen alimentos divertidos, como los polos. Los congelamientos cerebrales aparecen y desaparecen rápidamente, a diferencia de otros dolores de cabeza. En la mayoría de los casos, el ataque dura solo unos segundos o dos minutos. Esta condición se resuelve sola sin necesidad de medicación o reposo.

Si estos dolores de cabeza aparecen repentinamente, hay una forma de cortarlo rápidamente: intentando que la temperatura de la boca y garganta vuelva a la normalidad. Algunos de los trucos más comunes son:

  • Dejar de comer o beber el alimento frío, o sacarlo de la boca.
  • Beber un líquido tibio o a temperatura ambiente (ni frío ni caliente).
  • Presionar la lengua o el pulgar contra el paladar para transferir calor.

Lógicamente, la única forma de prevenir la congelación cerebral es evitar los cambios repentinos y extremos de temperatura en la boca, la garganta y la cabeza. Por ejemplo, evitar congelar alimentos, o comer y beber cosas muy frías lentamente.

¡Sé el primero en comentar!