¿Deberíamos comer a la misma hora siempre?

¿Deberíamos comer a la misma hora siempre?

Carol Álvarez

Todos los expertos recomiendan tener un horario para las comidas, ya sea porque queremos bajar de peso, ganar volumen muscular, mantenernos o definir. ¿Pero es necesario comer a la misma hora todos los días?

Si no nos gusta la rutina, es posible que pensemos en reconsiderar nuestro enfoque diario, especialmente si somos propensos a cenar tarde después de un ajetreado día de trabajo o si nos saltamos el desayuno. Según la ciencia, no comer a la misma hora siempre podría estar afectando totalmente a la salud. De hecho, las comidas irregulares pueden provocar obesidad, presión arterial alta y diabetes tipo 2.

Previene ciertas enfermedades

La Universidad de California realizó un estudio que afirma que comer a la misma hora siempre puede ayudar para combatir la demencia o la enfermedad de Huntington. Guiarnos por un horario para comer, mejora la capacidad de la región del cerebro asociada con el control del cuerpo.

Por otra parte, otros científicos hicieron unos estudios con ratones. A la mitad les ponían un suministro constante de alimento diario durante tres meses. El resto recibía la misma cantidad de comida, pero solo se la dejaban durante 6 horas al día. Se vio que los que tenían un tiempo controlado mejoraban sus habilidades motoras y su calidad del sueño. Equiparándolo a los humanos, controlar el tiempo en las comidas es necesario para nuestro ritmo circadiano.

Además, la ciencia defiende que los adultos que consumen comidas a la misma hora todos los días son menos obesos y tienen mejores niveles de colesterol e insulina, a pesar de que consumen más calorías en general. El momento de comer parece ser tan importante como lo que comemos.

personas que comen a la misma hora

Ayuda a perder peso

Regirnos por horarios prefijados no implica que haya alguna excepción por algún imprevisto o porque nos apetezca salir de la rutina un día puntual. Lo que es importante es crear hábitos para que nuestro cuerpo se mantenga funcionando a un nivel óptimo. Es por eso que es necesario tener unas horas de sueño, de comer, etc. De hecho, seguro que cuando hemos estado con horarios cambiados, el cuerpo se ha resentido.

Además, tener un horario para comer ayudará a que no tendremos sensación de hambre constante. Podemos ser flexible entorno a una hora antes o después de lo establecido, pero no más. Se recomienda saltarnos las comidas principales para no notar a la larga síntomas negativos.

Comer de manera inconsistente puede afectar nuestro reloj corporal interno. Esto se debe a que el proceso metabólico, incluido el apetito, la digestión y la velocidad con la que el cuerpo procesa la grasa, el azúcar y el colesterol, sigue un patrón que se repite cada 24 horas. Una vez que interrumpimos ese proceso al comer en momentos aleatorios todos los días, corremos el riesgo de aumentar de peso y otros riesgos para la salud.

Dividir las comidas a lo largo del día hace que recarguemos energía cada ciertas horas. Hay que pensar que el alimento funciona como un combustible, si no recargamos a lo largo del día nuestra energía irá decayendo. Por eso, comer a la misma hora puede ayudarnos a adelgazar y perder peso.

¡Sé el primero en comentar!