Qué engorda más, ¿una cerveza o una copa de vino?

La Navidad, el verano, los fines de semanas, los festivos, los puentes, las vacaciones, salir con amigos, reencuentros familiares, salir después del trabajo, etc. Cualquier momento es una buena excusa para tomarnos una cerveza o una copa de vino, es por esto por lo que hemos querido saber cuál de las dos opciones engorda más y la verdad es que nos hemos sorprendido un poco.

A la cerveza se le llama, pinta, rubia, birra, caña, etc. y al vino, solo vino, ya sea blanco o tinto. La cerveza es una bebida más de diario y el vino suele tomarse en ocasiones especiales, aunque en realidad, cada uno tendrá sus costumbres y sus gustos.

Sea como fuere, es interesante saber cuántas calorías tiene una cerveza estándar y cuantas calorías tiene una copa de vino. Para ello hay que desmigajar dos cosas, la primera, la cantidad de cada bebida y el alcohol que hay en cada vaso o copa.

La cantidad de alcohol es la clave

Como espóiler diremos que es más común beber varias cervezas en una tarde que varias copas de vino, por lo que la fama de la cerveza, le viene sola. Una lata estándar de cerveza tiene en torno a unos 333 ml de contenido y eso significa que tiene un volumen de alcohol de 5%. Esto se multiplica por la densidad del alcohol (0,8 gr/ml) y nos da unos 4 gramos de alcohol por cada 100 ml de cerveza.

1 gramo de alcohol equivale a 7 kilocalorías, por lo tanto, una lata de 333 ml nos aporta 28 kilocalorías por cada 100 ml de bebida, en total son unas 92,4 kilocalorías por cada lata. Lo que sucede es que cuando vamos a un bar, no nos ponen una lata, sino un botellín y eso suele tener una medida de 200 ml, por lo tanto, se calculan entre 50 y 60 kilocalorías.

Con respecto al vino, se cree que es mucho más saludable, y lo es, ciertamente, ambas tienen beneficios, lo malo es el alcohol, que afecta negativamente a nuestro organismo. Se debe hacer un consumo muy esporádico y muy responsable de las bebidas alcohólicas.

Bindar con copa de vino

Una copa de vino suele contener 125 ml de vino, ya sea blanco o tinto y para hacer los cálculos sabemos que en 100 ml de vino hay 14% de volumen de alcohol y la densidad del alcohol es de 0,8 gramos/ml. También sabemos que 1 gramo de alcohol equivale a 7 kilocalorías, por lo tanto, los 14ml x 0,8 gr/ml nos da unos 11,2 gramos de alcohol por copa de vino de 100 ml.

Es decir, que en una copa tenemos casi 79 kilocalorías por solo 100 ml de vino. En conclusión, el vino tiene más calorías y engordaría más. Lo que pasa es que es más habitual tomarnos varias cervezas en una tarde que varias copas de vino, así que, por cantidad, la cerveza engorda más.

El vino es más sano

Los beneficios del vino son muchos y proceden de la uva. Por ejemplo, el vino tinto ayuda a liberar estrés; también combate el acné; actúa como antioxidante con todas las células de nuestro cuerpo; ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo, etc.

A pesar de sus bondades, también pueden afectar a nuestro sueño, y si consumimos alcohol, afecta también a nuestro organismo, como al hígado y a los riñones. Además, son bebidas con azúcares, por lo que, si somos diabéticos, no deberíamos tomar muchas copas de vino.

Por ejemplo, el vino tinto es el que menos azúcar tiene, seguido del vino blanco y los vinos espumosos son los que más azúcares contienen en una sola copa.

¡Sé el primero en comentar!