¿Por qué tienes ganas de ir al baño al despertar?

Levantarnos en mitad de la noche con ganas de orinar es bastante habitual, ¿pero qué ocurre si te despiertas con ganas de ir al servicio para hacer caca? Pasa a muchas personas, y la historia no se debe normalizar.

Lo habitual es intentar descifrar qué causa estas ganas de defecar. ¿Podría estar tu salud en riesgo? Los movimientos intestinales nocturnos se consideran un síntoma de alarma y pueden indicar que algo anda mal. Puede haber algún factor que active los receptores intestinales para estimular una evacuación intestinal durante la noche.

Factores que provocan ir al servicio de noche

Cuando vivimos un episodio de este tipo, somos conscientes de que nuestro cuerpo se siente raro. No debería ser un hábito, ni deberíamos pasarlo por alto. Si te despiertas con ganas de ir a hacer caca, alguna de estas razones podrían ser las causas.

Tienes una infección

Una infección gastrointestinal puede estar causada por bacterias o virus. Si te contagias de la gripe estomacal, por ejemplo, la diarrea acuosa puede ser uno de los síntomas junto con calambres abdominales, náuseas y vómitos, o fiebre baja. Puede ser difícil de escuchar, pero hay que aguantar esto.

En la mayoría de los casos, las infecciones gastrointestinales vitales se alivian por sí solas. Tan solo hay que tomarse las cosas con calma y reponer los líquidos de manera constante. En este caso de puede tomar agua natural y suero oral para reponer vitaminas y minerales. Acude a un médico por si fuera necesario tomar una muestra de heces para identificar la bacteria o el virus y recomendar un tratamiento que alivie los síntomas.

Tienes una afección digestiva

Algunas enfermedades inflamatorias intestinales pueden ser la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Estas están marcadas por una inflamación a largo plazo que eventualmente daña el tracto gastrointestinal. Los brotes de estas afecciones pueden afectar por la noche y despertarte para hacer caca.

Hay que estar atento a otros síntomas que acompañan a las heces para saber diferenciar una enfermedad intestinal de otra causa. Algunas personas pueden presentar otros síntomas como pérdida de peso, dolor abdominal, diarrea con sangre, urgencia fecal o úlceras orales además de las deposiciones nocturnas.

Despertarse para hacer caca de vez en cuando no tiene por qué ser un problema, pero si se convierte en un hábito crónico y regular en la que duermes y te despiertas y te ves obligado físicamente a hacer caca, podría ser una señal de que necesitas la atención de un médico. Normalmente se realizan pruebas como endoscopia, colonoscopia, resonancia magnética o tomografía, así como las muestras de heces y los análisis de sangre, para usarse en el diagnóstico.

mujer tomando medicamentos que provocan hacer caca

Medicamentos con efectos secundarios

Si estás tomando un medicamento nuevo, es posible que sufras impulsos en mitad de la noche. Valora cualquier medicamento recetado recientemente o de venta libre que estés tomando. Normalmente, los medicamentos como los antibióticos, los AINE (como el ibuprofeno), los medicamentos de quimioterapia y los que contienen magnesio pueden ser todos los culpables.

Los antibióticos, por ejemplo, pueden modificar el equilibrio de las bacterias intestinales y provocar diarrea. Es por eso que algunos médicos recomiendan tomar algún protector de estómago previamente.

Intoxicación alimentaria

Normalmente suele ser esta una de las principales causas de ir al servicio en mitad de la noche. Quizá sea el pollo que pediste para comer, una lata de atún o un par de copas de alcohol. Cualquiera de estas razones podría hacerte pasar la noche corriendo hacia el baño.

Las infecciones gastrointestinales transmitidas por los alimentos provocan la activación del sistema inmunológico y la liberación de citocinas que pueden actuar directamente sobre el intestino y estimular la diarrea. También pueden producir toxinas que dañan el intestino, otro factor que contribuye a las heces blandas y a la necesidad de urgencia. Pero no te preocupes, te recuperarás lentamente.

Si no cesa en 24 horas o tienes fiebre y sangre, acude a un médico para analizar realmente la intoxicación.