¿Por qué es malo tomar café antes del desayuno?

Mucha gente está acostumbrada a tomarse un café nada más levantarse y al cabo de unas horas, parar para desayunar o, al menos, comer algo sólido. Esta costumbre puede acarrearnos algún que otro problema de salud y debemos dejar de hacerla desde hoy mismo.

El café es una bebida muy extendida en todo el mundo y su rival más fuerte es el té, pero no alcanza la fama ni las cifras que tiene el café. Una bebida adorada y odiada a partes iguales y que está llena de beneficios, a la par que de contraindicaciones si nos excedemos en su consumo.

Beber café nada más abrir un ojo en la cama es algo que hacen cientos de miles de personas en todo el mundo. Un nuevo estudio explica por qué no deberíamos beber café antes de desayunar y las razones son bastante convincentes, ya que podríamos sufrir consecuencias a corto y largo plazo, sin importar la edad y el sexo.

Inconvenientes del café antes de desayunar

Tomar café antes del desayuno

La Universidad de Bath concluye, tras su estudio en casi 30 adultos voluntarios publicado en el British Journal of Nutrition , que tomar café antes de desayunar afecta al metabolismo de la glucosa en el organismo. Por lo tanto, es mejor desayunar algo, y después tomarnos el café.

En el estudio se hicieron varias comprobaciones, separando a los participantes en diferentes grupos, de manera que todos tomaban una bebida nada más despertarse. Lo que se comprobó es que dormir bien o mal y tomar una bebida azucarada al despertar no alteraba en exceso el metabolismo. Sin embargo, tomar café nada más despertar aumentaba en un 50% la respuesta del azúcar en sangre. Así pues, los expertos indican que, para contrarrestar el potencial del nivel de azúcar en sangre, lo mejor es desayunar y después tomar café.

Tomar café en ayunas, también es negativo para nuestro estómago, y más aún, si padecemos algún trastorno digestivo. Al tomar café antes de desayunar lo que se consigue es aumentar la producción de ácido en el estómago y eso se traduce en molestias puntuales a corto plazo y graves a largo plazo como úlceras, gastritis y similares.

Otras consecuencias de tomar mucho café

También, el abuso de café durante el día y eso alargado en el tiempo, puede dar lugar a un fallo en la glándula suprarrenal por exceso de estímulo. Normalmente se toma café para estimular el cerebro, estar alerta, no dormirnos, tener más energía, etc. A la larga, se ha demostrado que la glándula suprarrenal que es la encargada del cortisol, reducirá la secreción de esta hormona porque no lo verá necesario.

El cortisol es esencial para nuestro organismo puesto que ayuda a responder al estrés, combate las infecciones, regula el azúcar en sangre, mantiene la presión arterial, etc. Si los niveles de cortisol están bajos, el organismo no es capaz de regular la glucosa, la presión arterial, tendremos anemia, fatiga, falta de apetito, etc.

Además, el café tiene otras consecuencias como la adicción, y es que consigue la alterar la química del cerebro y poco a poco (y sin darnos cuenta) vamos necesitando beber más tazas de café al día para lograr los mismos efectos que antes conseguíamos con una taza o dos. Según los expertos, el máximo son 4 tazas de café al día para un adulto sano.

¡Sé el primero en comentar!