Los botes para especias son los artículos más sucios de tu cocina

Los botes para especias son los artículos más sucios de tu cocina

Carol Álvarez

Según un nuevo estudio, los recipientes de especias pueden ser los artículos con más gérmenes en una cocina. Los investigadores descubrieron que los cierres de los grifos también eran propensos a la contaminación, pero a niveles mucho más bajos que los recipientes de especias. Los cocineros caseros pueden tocar artículos como recipientes de especias antes de lavarse las manos. Por lo que la bacteria se propagaría a los otros artículos antes de tocar el grifo.

Incluso si limpiamos la cocina después de cocinar, los microbios dañinos pueden acechar en lugares inesperados. La salmonela, la E. coli y otras bacterias que pueden provocar náuseas, diarrea o la muerte pueden sobrevivir en las superficies de la cocina durante meses. Las cocinas caseras son solo uno de los muchos lugares a lo largo del ciclo alimentario donde puede ocurrir la contaminación, pero también es la zona donde las personas tienen más control.

Este nuevo estudio destacó cómo los lugares de la cocina más propensos a las bacterias pueden no ser siempre obvios. Las técnicas adecuadas de limpieza y desinfección pueden reducir significativamente el riesgo de contraer enfermedades transmitidas por los alimentos. Cualquier cosa que toquemos mientras cocinamos, sobre todo si estamos manipulando carne cruda, tiene el potencial de contaminarse con microbios dañinos.

Las esponjas, los paños de cocina, las tablas de cortar y los utensilios son objetivos fáciles para la contaminación cruzada. Los teléfonos también pueden contaminarse si buscamos recetas online mientras cocinamos. Si no nos hemos lavado las manos entre la manipulación de alimentos, las bacterias también pueden contaminar otros electrodomésticos de la cocina, la tapa del bote de basura y el mango del frigorífico.

La contaminación cruzada también puede ocurrir cuando no estamos cocinando. Hay que tener cuidado de abastecer adecuadamente el frigorífico. Por ejemplo, nos aseguraremos de colocar las carnes crudas en el estante inferior para que no goteen sobre otros alimentos ya preparados. Si usamos bolsas de supermercado reutilizables, verificaremos la envoltura de la carne cruda en una bolsa desechable antes de colocarla en una bolsa reutilizable.

bote de especias contaminado

Cómo prevenir la contaminación cruzada

El consejo más importante es simple: lavar las manos con frecuencia con agua tibia y jabón. Las superficies también se pueden desinfectar con toallitas antimicrobianas para matar los gérmenes restantes. Se recomienda acostumbrarnos a lavarnos las manos, llevar los artículos contaminados al lavavajillas y desinfectar las encimeras mientras cocinamos.

También es importante separar los artículos contaminados de los alimentos que comeremos. Como la carne cruda puede contener bacterias que causan enfermedades, usaremos tablas de cortar separadas para la carne cruda y los productos frescos. Nunca colocaremos carne cocida u otros alimentos en el mismo plato que se usamos para la carne cruda.

Para asegurarse de que las carnes estén cocidas y sean seguras para el consumo, usaremos un termómetro para carnes. Por ejemplo, las aves de corral deben alcanzar una temperatura interna de 73 grados. Es fácil distraerse al cocinar. Sin embargo, seguir precauciones simples puede ayudar a reducir en gran medida la probabilidad de enfermarse por una enfermedad transmitida por los alimentos.

¡Sé el primero en comentar!