¿Se puede beber alcohol en la menstruación?

Una mujer bebiendo alcohol en la menstruación

Muy lejos quedaron esos días en los que tener la regla nos impedía disfrutar de una vida normal como bañarnos en la piscina o en la playa, hacer deporte, mantener relaciones sexuales, beber alcohol, etc. A pesar de todos los avances, sigue habiendo una duda que traspasa fronteras, y es que no queda claro si teniendo la regla se puede beber alcohol.

Salir con amigos y tomarnos una copa es algo relativamente normal, pero puede que la situación cambie cuando estamos con la menstruación. Aunque no lo creamos, sobre todo los más jóvenes, el alcohol es una droga legalizada que tiene unas consecuencias muy negativas sobre nuestro organismo y nuestro cerebro. La consecuencia más famosa y directa es la resaca, pero… ¿qué pasa cuando bebemos alcohol teniendo la regla?

Hoy vamos a responder a esta pregunta y es que es necesario. No solo la sociedad necesita hacerse consciente de lo malo que es beber alcohol, sino que sus consecuencias directas se acrecientan cuando estamos menstruando.

El alcohol nos eleva a un estado mental donde los problemas no existen, estamos más relajados y nos sentimos tranquilos. Sin embargo, cuando el alcohol desaparece de nuestro organismo, aparte de las huellas a corto y largo plazo, también nos hunde en un estado de tristeza, desánimo, malestar generalizado, etc. Y si ya de por sí las hormonas nos dejan así, al mezclar esa situación con el alcohol, pocas buenas pueden salir de ahí.

Alcohol no, gracias

Beber alcohol en la menstruación

Antes de explicar por qué los expertos no recomiendan beber alcohol en la menstruación, vamos a aclarar algunos motivos por los que nos podemos ver afectadas.

Si padecemos cólicos muy severos, entonces no es buena idea tomar alcohol durante esos días. La deshidratación que produce el consumo de bebidas alcohólicas, empeora los cólicos, aumenta los dolores y alarga el periodo.

Por otro lado, no hay una relación demostrada entre el consumo de alcohol y los efectos en las mujeres con menstruación. En ese caso solo queda nuestra propia experiencia, ya que la ciencia sigue estudiando posibles conexiones y de momento no ha demostrado nada en lo referente a beber alcohol en la menstruación.

Hay diferentes tipos de alcohol, no es lo mismo tomarse 1 o 2 copas de vino o 2 cervezas, que tomarse 2 gin tonics, cubatas, chupitos de vodka o tequila, o lo que sea que tomemos. Las consecuencias en nuestro cuerpo no son las mismas.

El alcohol es un depresor, es decir, mientras estamos ebrios sentiremos relajación, felicidad, libertad, no habrá dolores, estaremos cómodos (depende de las cantidades de alcohol, claro). Sin embargo, cuando volvamos a estar sobrios, sentiremos mucha presión mental, tristeza, depresión, desgana, malestar, etc.

Todo eso unido a la deshidratación, los dolores musculares de la noche anterior y la menstruación, crean un coctel molotov muy poco recomendable, y más si ya de por sí nuestra regla es dolorosa. Además, podríamos aumentar nuestro sangrado, lo que puede llegar a provocarnos hasta anemia, más hinchazón, más dolores, mayor sensación de malestar, etc.

El alcohol disminuye los niveles de magnesio y si estos están bajos, también se reducen los niveles de azúcar en sangre lo que se traduce en posibles mareos y en antojos de comida golosa.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.